El día de los sapos

Jesús Cabrera | 27 de marzo de 2012 a las 7:00

El día de ayer fue completamente diferente a cualquier otra jornada posterior a unas elecciones, por más que nos quieran convencer de lo contrario. Como sabrán de sobra, nada ha sido como se preveía y todos han intentado recomponer el paso para que no se note mucho que han quedado en evidencia. Desde los sondeos preelectorales, que aventuraban un horizonte que en nada se parece a la realidad, y de los que habría que cuestionarse su utilidad, hasta los políticos de todas las tendencias que han vendido las pieles antes de cazar el oso. A todo esto hay que sumar los comentarios de las personas normales y corrientes que se dejaban llevar por sensaciones que nunca tuvieron, visto lo visto, la menor similitud y de los que una victoria del contrario les arroja más dudas que la propia. Nada es como era y las elecciones autonómicas de 2012 en Andalucía han marcado un punto de inflexión que a día de hoy es más bien una incógnita. El comportamiento soberano del electorado hay que analizarlo con frialdad para sacar consecuencias para el futuro, que está a poco más de tres años cuando sean las próximas municipales. Los analistas de laboratorio están actualmente desfasados porque sus intuiciones son papel mojado. Todo ha cambiado. Por más que ayer nos dedicáramos todos a justificar los imprevistos, lo cierto es que muchos sapos han sido tragados en estas horas gracias a la voluntad libre del electorado que ha sido el único que no ha quedado con el culo al aire.

Los comentarios están cerrados.