El tabú del alcohol

Jesús Cabrera | 3 de abril de 2012 a las 7:00

Ahora que estamos en Semana Santa vemos cómo hay un sector de la sociedad –muy minoritario, por cierto– que se dedica a poner en solfa esta multitudinaria celebración y a despojarla de toda connotación religiosa para paganizarla a su antojo. Este ataque se puede realizar con las mismas armas sobre cualquier disfrute colectivo, ya sea el fútbol o la Feria de Mayo, lo que ocurre es que con la gran mayoría de las celebraciones se aplica una especial autocensura para esconder su lado negativo, que en este caso sí lo tienen. Verán que durante todo el año se habla de las fiestas que hay en toda la geografía española, desde los carnavales de Cádiz hasta la tomatina de Buñol, pasando por los sanfermines o la tamborrada de Hellín. Siendo tan diversas estas celebraciones todas ellas tienen un denominador común: el consumo desmesurado de alcohol, algo que los amantes de la transgresión silencian. Los picos de asistencias hospitalarias por coma etílico se dan en estas fiestas en las que, además, se hace la vista gorda a su ingesta por unos menores que adquirirán el hábito para todo el año. La ONG Proyecto Hombre hizo público este fin de semana una serie de datos que ponen los pelos de punta, como que uno de cada tres adolescentes entre los 14 y los 18 años se había emborrachado en el último mes, entre otros muchos. Una sociedad responsable y madura no lo será hasta tanto no ponga los medios para frenar esta evidencia que se nos quiere ocultar.

Los comentarios están cerrados.