Versos municipales

Jesús Cabrera | 19 de abril de 2012 a las 7:00

Lo que hizo el concejal socialista Francisco Alcalde en el Pleno del martes fue un golpe de timón en toda regla en la oratoria que en los últimos años se gastan nuestros munícipes. Es posible que algunos capitulares de antaño, como Casas-Deza, García Lovera o Salcedo Hierro pudieran recurrir al verso en alguna de sus intervenciones, pero esto es algo inédito para las generaciones actuales, más acostumbradas a la política de laboratorio. Lo que ahora se estila es tirar de argumentario, de comparación, de dato aportado por el asesor de turno. Así no hay manera de comprobar las dotes oratorias de nuestros concejales, que convierten las sesiones plenarias en una interminable sucesión de argumentos predecibles. Alcalde fue recriminado por Blanca Córdoba, quien dijo que “corren malos tiempos para la lírica” cuando está en cuestión la permanencia de la Oficina de Atención al Inmigrante. El socialista respondió con la archiconocida frase de Gabriel Celaya de que la poesía es “un arma cargada de futuro”. Esto provocó que a partir de este momento, todo concejal que pidiera la palabra advirtiera con antelación que su intervención iba a ser en prosa. Lo cierto es que todos los capitulares deberían aprender del edil socialista y que las intervenciones fueran en verso, pero en vez de un romance de varios folios que preparen un soneto. Con esa brevedad todos saldríamos ganando y los plenos no durarían casi siete interminables e injustificadas horas.

Los comentarios están cerrados.