Los macacos

Jesús Cabrera | 14 de junio de 2012 a las 7:00

En estos días en que los gibraltareños se regodean de la posesión ilegítima del Peñón, el Ayuntamiento de Córdoba ha desarrollado una sutil venganza. El concejal de Patrimonio Histórico y Natural, Rafael Jaén, presentó ayer las novedades del zoológico, como el reptilario o el nuevo espacio para las tortugas mediterráneas. Esto puede parecer una noticia intrascendente que adquiere una dimensión internacional cuando presentó la cría de macaco gibraltareño que nació hace unos días. El mensaje lanzado fue que estos animales, considerados como un símbolo en la colonia británica, estaban entre rejas, sometidos, para satisfacción de su compañero de partido el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, que tiene una espinita clavada con Gibraltar y con Córdoba de refilón. Porque fue en Córdoba donde su antecesor Miguel Ángel Moratinos organizó aquella conferencia en la que por primera vez en 300 años de conflicto diplomático se pusieron tres banderas y no dos en torno a una mesa de negociación. La foto de los macacos entre barrotes es la réplica a la instantánea que se hizo Moratinos en el Peñón, acariciando estos ariscos animalitos y dando carta de naturaleza a la presencia británica en esas tierras gaditanas. Esto demuestra que hay que estar atento a todo, porque hasta la más inocente visita a un zoológico puede tener una carga de alta política internacional.

Los comentarios están cerrados.