Teléfonos y Europa

Jesús Cabrera | 21 de junio de 2012 a las 7:00

Dijo ayer el secretario de Estado de Telecomunicaciones, Víctor Calvo-Sotelo, que España está muy bien preparada tecnológicamente ante la próxima revolución del móvil que afectará a toda la sociedad. Este técnico-político está en todo su derecho de hacer esta afirmación, del mismo que los usuarios de los teléfonos móviles podemos replicarles con nuestras dudas. Expuso unos datos de cobertura que son superiores a la media y que España puede acoger sin problema la cuarta generación de estos teléfonos. Por una parte, la cobertura no es tal, puesto que los problemas son crónicos en pleno centro de muchas ciudades. Haga usted la prueba cualquier día de estos desde el interior del Ayuntamiento, en Capitulares. Intente hacer una llamada sin interrupciones o busque el rincón desde el que poder conectarse a internet. Operación imposible. Calvo-Sotelo, podría tener razón en sus postulados si las operadoras no estuvieran en la cabeza del ranking de las reclamaciones de los consumidores y usuarios. ¿Quién no ha sufrido todo un calvario al intentar cambiar de compañía? ¿Quién no ha mantenido un absurdo diálogo con quien al otro lado del teléfono se dedica a echar balones fuera para esquivar una queja? Además, ¿cómo puede estar España preparada para dar un nuevo salto tecnológico cuando ninguna autoridad se ha preocupado de apretar las tuercas a las operadoras para que no tengamos una de las tarifas más altas de Europa?

Los comentarios están cerrados.