Guerra al ‘foie gras’

Jesús Cabrera | 7 de julio de 2012 a las 7:00

Se veía venir. En los muy puritanos Estados Unidos ya han prohibido el foie gras. California ha dado el pistoletazo de salida y de aquí a poco se irán encadenando los estados que convertirán en clandestino uno de los mayores placeres gastronómicos que existen. La prohibición no afecta al popular producto que se vende en unas latitas redondas y aplastadas, sino al más caro y que se extrae directamente de la oca y del pato. Este acuerdo se adoptó en 2004, cuando Arnold Schwarzenegger era gobernador de California, pero hasta ahora no ha entrado en vigor. El fondo del asunto, como habrán imaginado, no es otro que el maltrato que se ocasiona al animal para su engorde artificial, algo que los legisladores californianos no quieren ver en el caso de los pavos, su alimento nacional. Esta absurda situación ha puesto en pie de guerra a los franceses, como era de esperar, en defensa de uno de sus orgullos nacionales. Aunque parezca mentira, los galos, heridos en lo más hondo de su ser, han puesto en marcha toda su maquinaria jurídica para hacer valer uno de sus productos estrella. El Ministerio de Agricultura francés, la embajada y todo lo que han pillado por delante se han convertido en los primeros defensores del foie gras frente al hipócrita ataque sufrido en California. De un país que vende las gambas sin cabeza, porque consideran cruel descabezarlas en público, se puede uno esperar cualquier cosa.

Los comentarios están cerrados.