Nombres huecos

Jesús Cabrera | 8 de julio de 2012 a las 7:00

La sociedad, y los periodistas en su nombre, somos muy respetuosos con todos los colectivos, porque en teoría representan a una parte de la población. Esta norma elemental es vulnerada por quienes se arropan con la grandilocuencia de un nombre rimbombante tras el que no hay nada. Llámese, plataforma, colectivo, observatorio, unión, junta, asociación, lobby o agrupación que la nomenclatura es un traje tras el que en muchas ocasiones hay una persona, o dos; no más. Sus notas de prensa están siempre encabezadas por frases grandilocuentes de condena, respaldo, denuncia o aplauso que sirven para tomar el pulso a la sociedad. Pero no es así. Los condenados, respaldados, denunciados o aplaudidos desconocen que en muchas ocasiones sólo existe el impulso de una persona que busca la notoriedad permanente o que actúa en nombre de otros. A muchos de estos colectivos tendríamos que darles un golpe con los nudillos para ver si suenan a hueco.

Los comentarios están cerrados.