La clave del verano

Jesús Cabrera | 16 de julio de 2012 a las 7:00

El otro día veíamos en este recuadro cómo un porcentaje considerable de la población seguía trabajando en sus días de vacaciones. Si le damos credibilidad a la encuesta también tenemos que dársela a quienes no han visto en la playa un tornero fresador, un neurocirujano o un técnico agrícola en plena acción ya sea en la playa o en la montaña. Pero parece que debe ser así, ya que todas las informaciones van en este sentido. Ahora, psiquiatras y psicólogos hablan de la “amenaza psicológica” verano, que no es otra que la denominada “depresión de la tumbona”. Esto consiste en que hay personas que cuando llega su tiempo anual de descanso no saben relajarse y estas semanas se convierten en una pesadilla de la que no saben salir. Los expertos hablan en términos graves, como tensión, ansiedad y angustia. La clave está en la crisis, en sus consecuencias, y en el futuro incierto que dibuja para la sociedad. El punto de partida es, por tanto, el de la intranquilidad que se genera al pesar que cuando uno se va de vacaciones se desconecta de la empresa y ya no está al día de lo que sucede, de los síntomas que pueden predecir tanto la tranquilidad como la incertidumbre para el futuro más inmediato. Con estas claves ya me explico el hecho de que más del 60% de los españoles digan que siguen trabajando durante sus vacaciones, porque es la única manera de aferrarse a a la esperanza de un futuro laboral estable.

Los comentarios están cerrados.