Nuevos robos

Jesús Cabrera | 27 de julio de 2012 a las 7:00

Cada día aparecen indicadores nuevos que nos reflejan con toda crudeza hasta dónde está llegando la crisis. El dato de ayer hace referencia a que cada uno de los 125 puntos limpios que hay en Andalucía sufre una media de tres robos a la semana. Los puntos limpios es el eufemismo con el que se designa a aquellos lugares a los que uno va a depositar todo tipo de basura, ya sea orgánica, inertes, escombros o electrodomésticos. El objeto de estos robos no es otro que hacerse con una chatarra que en muchos casos es necesaria para subsistir. Antes, era frecuente ver esos carrillos hechos con dos somieres antiguos esperar junto a una obra o a la puerta de un bloque donde había un piso en reforma a la espera de unos metros de tubería, de un termo inservible o de una silla de cocina que ha quedado anticuada. La crisis ha reducido hasta límites inesperados tanto las obras como esas pequeñas obras domésticas y los buscadores de chatarra se buscan la vida por otros lares. La salida que les queda es directamente la del robo, ya sea el cable del alumbrado público o la chatarra seleccionada que llega a estos puntos limpios. La alto valor de algunos metales, como el cobre o el aluminio, hace que estos lugares, de los que hay varios en la capital, se vean concurridos una vez que cierran sus puertas para descuartizar el televisor anticuado o destripar el sofá desfondado. Curiosamente, estos robos han permanecido en silencio hasta ahora porque no eran a particulares. Las administraciones deben ponerse las pilas.

Los comentarios están cerrados.