Que venga el Lynce

Jesús Cabrera | 21 de junio de 2011 a las 7:00

Cada vez que hay una manifestación del tipo que sean siempre surge la polémica. Ya es un clásico que los organizadores tiren hacia arriba y la Policía, hacia abajo. Es realmente difícil hacer un aforo de una masa humana en un espacio abierto, por muchas técnicas que existan. Uno de los sistemas más tradicionales es el de calcular el número de metros cuadrados y multiplicarlos por la densidad de personas estimada. Éste ha sido el método más usado hasta ahora y siempre se redondeaba al alza para dejar a todo el mundo contento. Pero las nuevas tecnologías han dejado en evidencia esta práctica casi artesanal de medición de personas. Un empresa inventó hace poco el sistema Lynce, consistente en una serie de fotografías aéreas en las que un programa informático recuenta las cabezas que aparecen, con índices correctores para las que se encuentran bajo un árbol, en zona de sombra o bajo un paraguas. La aparición de Lynce ha derribado todos los tópicos, porque ofrece unas cantidades que en nada se parecen a las estimaciones realizadas por la Policía o por los organizadores. El problema es que esta tecnología es muy cara, pero si se aplicase en Córdoba nos evitaríamos disputas estériles como la de ayer por cuenta de la manifestación del domingo. Si se generaliza el uso de Lynce podríamos poner en cuestión mitos como el de las 250.000 personas de la Noche Blanca del Flamenco.

Querétaro

Jesús Cabrera | 20 de junio de 2011 a las 7:00

La elección de Querétaro como la palabra más bella en español ha despertado una curiosa polémica. A la vez que se valora su exotismo se reconoce que dificilmente se recuerda si se ha usado alguna vez en la vida. Además, tampoco está en el diccionario de la Real Academia. En los días previos a la celebración del Día E, con el que el Instituto Cervantes homenajea la lengua española, se promocionó la elección de la palabra más bella del idioma. Lógicamente, todo el mundo pensó en palabras de uso común –libertad, madre, gracias– hasta que el astuto actor mexicano Gael García Bernal lanzó Querétaro y tuvo fortuna. Este vocable cayó en gracia e inmediatamente comenzó a subir como la espuma hasta quedar triunfadora. Gracias a este éxito hemos colocado a Querétaro en el mapa, con su 1,5 millones de habitantes, con su larga historia en pro de la independencia del país y como lugar donde los niños se asomaron a la tapia tras la que fusilaron al emperador Maximiliano, según inmortalizó Manet en un sobrecogedor lienzo, entre otros hitos. Si el año que viene se vuelve a repetir la experiencia habría que limitar la presencia de topónimos, porque la guerra sería encarnizada, desde los más sonoros hasta los más dificilmente pronunciable. ¿Quién no considera que el nombre de su pueblo es el más bonito de todos? ¿Tener pocos habitantes puede ser decisivo para perder? No sería justo.

En defensa de los Conguitos

Jesús Cabrera | 18 de junio de 2011 a las 7:00

 

Hay materias en las que uno no se puede pronunciar a la ligera, porque se deja llevar de impulsos que finalmente se demuestran erróneos. Uno de estos casos es el racismo. Cualquier acusación de este tipo cuenta inmediatamente con un respaldo unánime que en muchas ocasiones carece del análisis de ver si está ajustada o no. Un músico de jazz norteamericano llamado Orrin Evans se ha tirado una rajada espectacular después de un viaje a España. Hace unos días colgó en su muro de Facebook una foto de una bolsa de Conguitos que ha desatado una auténtica cascada de comentarios, lógicamente dirigidos a acusar a los españoles de racistas por consumir un producto de estas características. Los políticamente correctos estarán de enhorabuena, pero los que usan el sentido común no lo pueden celebrar igual. Esta noticia está tomada de un blog español en la que se han detallado con toda objetividad los hechos y, del mismo modo, se ha provocado un aluvión de reacciones en sentido contrario, lógicamente. Cuando el papel de fumar se usa para todas las acciones se acaba entrando en una espiral del absurdo. Si esto sigue así, podremos asistir dentro de poco a situaciones esperpénticas como que un teatro de Estados Unidos suspenda la representación de La casa de Bernarda Alba porque un colectivo de afroamericanos se siente ofendido por el vestuario de la obra.

Mitos electorales

Jesús Cabrera | 17 de junio de 2011 a las 7:00

Los resultados electorales del 22M son una auténtica mina para hacer análisis de todo tipo. Los expertos en la materia tienen más trabajo que nunca para interpretar lo que nadie se esperaba, ni los propios ganadores. Además, estos resultados han hecho que queden hechos añicos los mitos electorales de los que nos hemos estado alimentado todos, los que entienden de encuestas y los que no. En los últimos años, incluso décadas, quienes no teníamos un conocimiento profundo en esta materia nos dejábamos llevar por quienes nos llenaban la cabeza con bonitas palabras como techos de cristal, suelos, feudos, además de dinámicas que estaban poco menos que demostradas por la vía empírica, como que fulanito se beneficia de una baja participación o menganito no puede pasar sociológicamente de un determinados número de votos. Todo esto sin entrar en los estereotipos pedestres que adjudicaban un determinado color político a barrios o distritos porque la tendencia de una serie de comicios se tenía ya que repetir toda la vida así. Los resultados del 22M se cargan todo esto y nos fuerzan a todos a romper las etiquetas facilonas con que hemos estado funcionando hasta ahora. Ya no valen los tópicos ni las frases comunes a la hora de hablar de esta materia. Lo único verdaderamente cierto es que cuando se abre una urna para contar los votos lo que se abre es una auténtica caja de sorpresas que no deja a nadie indiferente.

Plata y los Patios

Jesús Cabrera | 16 de junio de 2011 a las 7:00

La visita del otro día del consejero de Turismo, Paulino Plata, a San Basilio para mostrar su confianza en que los Patios serán declarados Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco tiene lecturas muy positivas. La implicación de la Junta de Andalucía en esta cuestión es fundamental si queremos llevar a buen puerto esta iniciativa. Todos los esfuerzos que se sumen son pocos para alcanzar un reconocimiento para una de las señas de identidad más personales que tiene la ciudad de Córdoba. Plata estuvo optimista, redujo los posibles riesgos y aplaudió el trabajo que se ha realizado hasta el momento. Con esta visita a San Basilio se acaban los titubeos que la Junta ha mantenido en algunos momentos sobre esta cuestión. Posiblemente, el hecho que haya motivado este fortalecimiento haya sido la visita del jurado evaluador de la Capitalidad el pasado 3 de junio. El consejero de Cultura, junto a su compañera de Obras Públicas, fueron testigos no sólo de algo que conocían, sino de algo que ni se esperaban, como era el respaldo masivo, espontáneo y convencido de los cordobeses en la sucesión de actos programados para dicha jornada. Esa tópica marea azul ha surtido sus efectos y demuestra que la sociedad unida puede conseguir lo que quiera, por encima de partidismos estériles. Si el día 28 Córdoba consigue la Capitalidad Cultural, que es lo previsible, después vendrá la declaración de los Patios como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Seguro.

El valor de una coma

Jesús Cabrera | 15 de junio de 2011 a las 7:00

Aunque muchas los ignoren, los signos ortográficos son capitales a la hora de escribir con un mínimo nivel de corrección. La ausencia o no de una coma, por ejemplo, puede hacer que una frase tenga un sentido o el contrario. Ejemplos los hay a miles y sobre esto se pueden encontrar en internet infinidad de frases a las que cambiándoles los signos de puntuación alteran su significado. Si esto es importante en cualquier tipo de escritura, en un texto administrativo lo es más aún. Me refiero al decreto que delega las competencias municipales en tenientes de alcalde, concejales y miembros no electos del gobierno municipal, que es algo así como el manual de instrucciones del Ayuntamiento para los próximos cuatro años. Este documento se firmó el lunes por el alcalde y está redactado con total corrección, pero la falta de una coma en un artículo hace que las competencias que asume Carmen Sousa pasen de la normalidad al disparate. A ella se le atribuye la potestad sancionadora, por infracciones leves en materia de higiene pública, tipificadas en parte del artículo 8 de la “Ley sobre Actividades de Ocio en los Espacios Abiertos del Parlamento Andaluz”. Lógicamente, hace falta una coma, porque si no Sousa tendría que estar todo el día con su libretilla de multas correteando por los patios y jardines del Hospital de las Cinco Llagas para que nadie miccione, por ejemplo, en un arriate.

La reforma electoral

Jesús Cabrera | 14 de junio de 2011 a las 7:00

Quienes reclaman una nueva ley electoral no andan en absoluto equivocados. La normativa tiene que cambiar cuanto antes, porque hay situaciones que deben buscar remedio. Señalan que el sistema actual castiga a las formaciones pequeñas y perjudica a algunas medianas cuando las circunscripciones son más amplias. Pueden tener razón. En lo que tiene que ser tajante la nueva ley es en buscar una solución a las rencillas ancestrales que se acumulan en los pueblos, lo que puede desvirtuar sobremanera el resultado de las urnas. Que lo recojan en un articulado específico o en un anexo, pero que contemplen remedio a situaciones como las de Baena, en las que las siglas y los programas electorales no son en absoluto decisivos. Los problemas tienen nombre y apellidos, y en estos días se acumulan los casos similares que han ocurrido en toda España. ¿Cuál es la causa más inmediata? Por una parte que la combinación de formaciones en el gobierno municipal es la más rocambolesca posible para evitar que determinada persona se haga con el bastón de mando, así como que las direcciones de los partidos quedan total y absolutamente desautorizadas. No es por meter el dedo en la yaga, pero a muchos partidos con responsabilidad en provincias, comunidades autónomas o de ámbito nacional se han quedado con cara de haba después de ver que sus concejales no les han hecho ni puñetero caso. ¿Qué pasa, entonces? Que los partidos se fracturan en estos municipios.

‘Agradaores’

Jesús Cabrera | 13 de junio de 2011 a las 7:00

Desde que el PP ganara las elecciones el 22M no paran de salirle agradaores por todos sitios. La condición humana se comprueba en situaciones como ésta, en las que los concejales del PP llegan por la noche a sus casas con las costillas amoratadas de tanto abrazo. Cuentan quienes lo han visto que hasta en la Diputación hacen la ola a los del PP cada vez que aparecen por un pasillo. El sábado, en el Ayuntamiento, se vivieron escenas curiosas de conversiones saulinas a la fe de Nieto. Esto me recuerda la conocida anécdota que se cuenta de Isabel II. Cuando se fue al exilio a París, prácticamente no recibía visitas en su casa de la avenida Kléber. Nadie quería tener contacto con un personaje que estaba en horas bajas. Ahora bien, en cuanto su hijo Alfonso fue proclamado Rey de España, el Palacio de Castilla se inundó de agradaores por la mañana, por la tarde y por la noche. La Reina se percató desde un primer instante que lo que buscaban era influencias cerca del monarca para medrar, en definitiva, de una manera o de otra. Isabel II los recibía con cordialidad y a modo de saludo les dejaba caer: “¿Parece que el sol ha vuelto a calentar, no?” Quienes comprendían el verdadero mensaje de la pregunta se ruborizaban de inmediato; los que no la entendían lo achacaban a algunos de los casticismos de la Reina. De aquel modo espantó a los agradaores, una especie muy española que en estos días vive uno de sus momentos de mayor expansión.

Citas para iniciar un mandato

Jesús Cabrera | 12 de junio de 2011 a las 7:00

Parece que se habían puesto de acuerdo, oiga. Los cuatro intervinientes en el Pleno de investidura de ayer recurrieron a las siempre bien valoradas citas para dar una nota de calidad a unos discursos que inauguraban una nueva época en el Ayuntamiento. Qué pena que esta costumbre no arraigue y en unos días estén de nuevo a la gresca, echándose en cara el “y tú más” de siempre o lo que hacen otros en Valencia o en Mercasevilla. Ayer fue muy agradable escuchar a José Antonio Nieto hablar de Kennedy, lo mismo que a Juan Pablo Durán hacerlo de Pablo Iglesias o de Antonio Jaén Morente. Francisco Tejada estuvo muy en su línea sacando a la palestra a Kierkegaard, a Galeano y al mismísimo Rajoy; sí, el del PP. Quien pensara que los de UCOR iban de pardillos se equivocó de pleno, puesto que Juan Miguel Alburquerque terminó sus palabras con una cita de Cicerón. Que no se pierda este nivel.

El traspaso

Jesús Cabrera | 11 de junio de 2011 a las 7:00

La foto clásica de toda toma de posesión de un nuevo gobierno es la del traspaso de poderes. Los ministros ceden las carteras a sus sucesores y los consejeros autonómicos hacen lo mismo. En los ayuntamientos, no. Unos dejan de ir un día y otros llegan al siguiente. El protocolo es otro y aquí no hay carteras. Por tanto, en pro de la operatividad municipal y del bien de la ciudad estos encuentros se producen en las vísperas. Sin carteras. Y sin cámaras. Los futuros miembros del gobierno popular han estado estos últimos días entrevistándose con los capitulares salientes del cogobierno. El balance no es unánime, porque en estos momentos es en los que de verdad se comprueba la verdadera calidad humana de las personas, más allá de las siglas políticas de cada uno. Están desde quienes se han comportado con una altura admirable, facilitando toda la información y respondiendo a todas las dudas, hasta quienes han demostrado su verdadera personalidad en el trato a sus sucesores. Unos han recibido los datos esenciales para comenzar el lunes a trabajar de lleno en sus respectivas concejalías; otros, como anécdota divertida, han entregado hasta el mando del televisor para que no se pierda; también los ha habido que han tenido más de dos y de tres reuniones exhaustivas para que todo quede claro. Unos caballeros, oiga. Pero en el otro extremo está quien no se dignó salir de su despacho y ordenó que fuese un funcionario quien atendiera al nuevo concejal. Qué poca clase, ¿no?