La propuesta de Bono

Jesús Cabrera | 10 de junio de 2011 a las 7:00

La propuesta del presidente del Congreso, José Bono, de reducir en un días las sesiones plenarias forma parte de esas típicas ideas que cuando se escucha se saben que no van a llegar a ningún sitio pero nos tienen entretenidos durante unos cuantos días. Así se distrae el foco de atención de otro punto, que a la postre es el verdadero objetivo. Durante el periodo parlamentario, que es muchísimo más corto que un año laboral o que un curso escolar, los plenos del congreso son tres días en los que la asistencia es manifiestamente irregular. Cuando está previsto que intervengan el presidente del Gobierno o el líder de la oposición los escaños se llenan hasta la corcha. Cuando toma la palabra un diputado de segunda o tercera fila, la desbandada carece de disimulo alguno. Esto se produce durante tres días a la semana y el resto se dedica a las comisiones, grupos de trabajo o al dolce far niente. Algunos partidos tienen la tradición sobre el papel de que sus diputados dediquen el resto de días que les quedan libres, que son muchos más que un fin de semana normal y corriente para cualquier mortal, a recorrer su territorio, a tener contacto con las personas, a recoger sus inquietudes, a explicar su trabajo. ¿Con un día menos de trabajo en el Parlamento tendrán un día más para trabajar en su correspondiente circunscripción? Me temo que no. Aparte del “Viva Cartagena” de Bono, detrás de sus palabras no hay más que una incitación a la molicie.

Tradiciones populares

Jesús Cabrera | 9 de junio de 2011 a las 7:00

El gobierno municipal que ha diseñado José Antonio Nieto para los próximos cuatro años hará que los cordobeses nos acostumbremos a un esquema que no tiene nada que ver con lo conocido hasta ahora. Aunque unas páginas más adelante encontrarán ustedes la magnífica información que firma Rafa Ruiz sobre esto, me quedo con un detalle de este gobierno que es el más me ha impactado: la creación de la concejalía de Tradiciones Populares que estará a cargo de Amelia Caracuel. Si Rafael Jaén, como lleva soñando desde hace años, será el edil de Fiestas qué puñeras será entonces lo de tradiciones populares. Quitando el Mayo Festivo, la Semana Santa y Navidad queda muy poco para el trabajo futuro de Caracuel. Pero como ella es trabajadora no se limitará a los actos de las peñas y a las verbenas estivales sino que realmente se currará las tradiciones populares. Para empezar, en su delegación debería estar la instalación de los puestos de caracoles, ya que no hay tradición más cordobesa. También debería coger las competencias sobre las colas del Viernes de Dolores y el servicio de repostería de los cines de verano. Como tradición popular debería velar por el mantenimiento de las tertulias que montan los vecinos en las puertas de sus casas en las noches de verano. Y si de verdad quiere pasar a la posteridad que inicie la creación de un consejo regulador para la denominación de origen del vargas, que es una tradición que se están cargando con eso de echarle tantos hielos al vaso.

El último Pleno

Jesús Cabrera | 7 de junio de 2011 a las 7:00

Esta mañana celebra la actual Corporación su último Pleno. Que nadie piense que va a ser una sesión interminable, con intervenciones de todos los portavoces, con votaciones y un puñado de asuntos aprobados. No, no es así. Será una sesión rutinaria en la que se aprobarán todas las actas pendientes. A lo sumo, habrá algunas palabritas de despedida, corteses, de agradecimiento a todos. Aunque algunos concejales repitan, ya no será lo mismo. No sólo cambia el color del gobierno municipal, sino que también muchos capitulares inician a partir de ahora una nueva etapa en sus vidas. Pese a las diferencias políticas surgidas entre unos y otros –y entre los de una misma formación política– estos cuatro años pasados han quedado marcados en todos y en cada uno de los que han pasado por el Ayuntamiento en este mandato. La experiencia indica que el paso del tiempo acaba limando las diferencias que puedan existir y que dentro de poco todos sentirán que han formado parte de un mismo trabajo. El tiempo es así de benéfico. El sábado tomará posesión la nueva Corporación y, como es normal, habrá unos concejales con más trienios a sus espaldas y otros que serán nuevos en esto de la política municipal. Estarán condenados a convivir cuatro años, a discutir, a disentir y a consensuar todo aquello que sea bueno para la ciudad. Cuando pase ese tiempo también una parte de ellos se despedirá y la vida municipal seguirá adelante. Todo sea por Córdoba.

Comienzan los cambios

Jesús Cabrera | 6 de junio de 2011 a las 7:00

 

Después de un par de semanas de cierta y aparente calma tras los resultados de las elecciones del 22 de mayo, el Ayuntamiento de Córdoba comienza hoy a decidir quién será quién en los próximos cuatro años. Hasta ahora se sabía los nombres de quienes no estarán en la próxima Corporación, pero poco, o casi nada, se sabe de cómo será ésta a partir del Pleno de constitución del próximo sábado. Efectivamente, el cambio en Capitulares ha sido profundo, muy profundo; más incluso de lo que podamos imaginar. La llegada del nuevo gobierno municipal conlleva una lógica reestructuración que tiene a más de uno de los nervios. Los que formarán parte del equipo de gobierno de José Antonio Nieto no tienen todavía notificación oficial de cuál será su cometido, aunque la cosa está lo suficientemente clara para conocer los nombres que ocuparán cada puesto, salvo sorpresas de última hora. En los escalones inferiores la incertidumbre es mayor aún. Los anuncios de recortes y de austeridad que de forma machacona e insistente ha prodigado el PP durante los últimos meses harán que la configuración definitiva no tenga nada que ver con la que hemos conocido hasta ahora. Un cambio profundo, en definitiva, que conoceremos en esta semana que ahora arranca y con el que conviviremos en los próximos cuatro años. (Lo de la Diputación dará para una novela, seguro).

El vídeo de la Capitalidad

Jesús Cabrera | 5 de junio de 2011 a las 7:00

 

Muchos de los que asistieron el viernes a la proyección del audiovisual en tres dimensiones Córdoba, vida y genio no paran de piropearlo. Y eso que son cordobeses. Así será la impresión que ha causado en los miembros del jurado que, seguro, nos va a dar la Capitalidad Cultural de Europa en 2016. Este trabajo de Hervé Timarché cuenta con la presencia nada menos que de Vicente Amigo, El Pele y Javier Latorre, tres figuras indiscutibles del flamenco con una proyección internacional. Pero esto no es todo, puesto que la imagen que ofrece de la ciudad es uno de los aspectos más valorados por quienes han tenido la suerte de verlo. Este audiovisual está coproducido por la Fundación Córdoba Ciudad Cultural, el Consorcio de Turismo y el Patronato Provincial de Turismo. Servirá para la promoción de Córdoba en el extranjero, pero aquí también queremos disfrutar de él.

La Córdoba que vio el jurado

Jesús Cabrera | 4 de junio de 2011 a las 7:00

Algo más que intenso fue el día de ayer. En cualquier sitio, donde menos te lo esperabas te encontrabas un guiño más o menos explícito sobre la candidatura para la Capitalidad. Los armarios se vaciaron de ropa azul y casi todo el mundo lució este color en su más variada gama. Las banderolas flamearon desde ventanas y balcones y a cada dos por tres te sacaban el tema de la visita del jurado. Ellos eran los más buscados. Es lógico que se mantuviera el sigilo sobre el programa preparado para que conocieran lo mejor de la ciudad. Quienes se cruzaron con ellos por la calle dieron brincos de alegría, como si fueran unas estrellas del pop o miembros de la realeza más rancia de Europa. Todo estaba cuidado y medido para que nada fallase, como en efecto fue. Las calles por las que iban a transitar fueron sometidas a un intenso trabajo de limpieza por parte de Sadeco. No hubo rincón ni resquicio en que quedara una mota de polvo, porque los evaluadores tenían que ver que más que limpios somos escamondados. Tan bien quedaron estas calles que los propios vecinos estaban encantados con el trabajo de Sadeco y con la visita del jurado, hasta el punto de que alguno, con cierta guasa, decía que iba a cambiar la banderola azul del balcón de su casa por una pancarta que pidiera que el jurado visitara Córdoba todas las semanas. Así su calle estaría siempre de dulce.

Falta de vista

Jesús Cabrera | 3 de junio de 2011 a las 7:00

Los expertos, siempre tan acertados, no se cansan de repetir que el principal valor de la candidatura de Córdoba a la Capitalidad Cultural de Europa es la unión a nivel político, institucional y, sobre todo, social en pro de la misma. Desde un principio se vio esta fusión en la que todo el mundo ha arrimado el hombro desde un primer momento hasta el día de hoy, en que se echa la suerte a la espera de la decisión definitiva. En todo este tiempo no ha habido fisuras de ningún tipo y los trapos sucios, si los ha habido, se han lavado con discreción. Por todo esto choca la nota de prensa que envió ayer la Junta de Andalucía para anunciar la presencia de dos consejeros en la visita del jurado. La titular de Obras Públicas, Josefina Cruz, y el de Cultura, Paulino Plata, están hoy en Córdoba para participar de este acontecimiento en el que tanto nos jugamos todos. Y lo curioso del caso es que en dicha nota de prensa se rompe de manera implícita ese consenso institucional y social porque parece que los miembros del Comité de Selección sólo vienen a ver lo que ha Junta ha hecho por Córdoba, como el Centro de Creación Contemporánea, el museo de Medina Azahara o la reforma del entorno del Puente Romano. Si alguien se cree a pie juntillas este comunicado de la Junta parece que el resto de administraciones, de colectivos ciudadanos, de artistas o la propia historia de la ciudad no han hecho nada por la Capitalidad. Estas cosas ocurren cuando se vive alejado de la realidad.

La campaña de Bildu

Jesús Cabrera | 2 de junio de 2011 a las 7:00

Es normal que en estos días en Córdoba se guarde la respiración ante la visita mañana del jurado que nos evaluará para concedernos –seguro que sí– la ansiada Capitalidad Cultural de Europa. La intención es que todo sea una sorpresa para que se lleven la mejor impresión de Córdoba y por eso está cuidado hasta el más mínimo detalle. En todo este proceso no puede haber el más mínimo desliz para que la ciudad no pierda puntos frente a sus competidoras. En cambio, éstas sí están sufriendo situaciones que nos benefician a nosotros porque pueden perder buena parte de los méritos que pudieran tener. Éste es el caso de San Sebastián, una de las principales competidoras de Córdoba. Desde que la muy extraña coalición de Bildu se alzó como la candidatura más votada en las elecciones del pasado 22 de mayo, todos las noticias sobre esta ciudad nos benefician una enormidad. Lo primero fue que la fuerza mayoritaria en el consistorio donostiarra sea la que por activa y por pasiva se ha hinchado de proclamar que no querían ver ni en fotografía nada que tuviera que ver con la Capitalidad Cultural. Después vino su conversión saulina a la candidatura y ahora son los mayores defensores de la iniciativa. Eso es firmeza de criterios. Por último está su afirmación sobre una posible visita de los Reyes a San Sebastián. Ahí sí lleva ventaja Córdoba, porque aquí no hay “seres” tan limitados en sus entendederas.

Museo Universal

Jesús Cabrera | 1 de junio de 2011 a las 7:00

La propuesta que la Fundación Cajasur realiza a los cordobeses a partir de esta noche puede parecer un poco redundante. Hablar en Córdoba de Museo Universal es hablar de los mismos términos, puesto que la ciudad ya tiene este carácter que es el que vienen buscando las legiones de turistas que llegan cada día. Si un paseo nocturno es recomendable en cualquier momento del año, Cajasur viene a enriquecerlo durante cuatro días con una tecnología que enriquecerá a buen seguro los rincones escogidos para desarrollar esta iniciativa. El Bailío, Orive, Viana, la Fuenseca, la Compañía o Jerónimo Páez son lugares que de por sí merecen ser visitados porque disponen de unos valores que los singularizan. Si a esto le añadimos el siempre atractivo de las nuevas tecnologías y la posibilidad de ver en tres dimensiones un puñado de obras maestras del arte universal completa, resulta que las calles estarán de bote en bote. Porque en Córdoba gusta mucho todo lo que se haga por la noche. Y gratis. Ahí tenemos desde la Semana Santa a los Patios, pasando por la Noche Blanca del Flamenco y las verbenas de los barrios. Pero esto es diferente, porque es la oportunidad de ver una técnica pionera que se desarrolla por primera vez en España. La única pega que tiene esta experiencia es que con lo noveleros que somos en Córdoba nos acostumbraremos a que se haga todos los años, en vez de disfrutarlo este año como algo excepcional. Cuando alcancemos la Capitalidad habrá más, seguro.

Alegría frustrada

Jesús Cabrera | 31 de mayo de 2011 a las 7:07

Es lógico que todas las formaciones políticas concurran a las elecciones con la intención de ganar. Ésa es la norma y después serán los votos los que se encarguen de poner a cada uno en su sitio. Es también normal que en cada campaña electoral se desate la euforia y se vea la victoria al alcance de la mano, por más que las encuestas avisen de que las tendencias de la sociedad van por otro lado. En toda esta ficción que los políticos viven en las vísperas de los comicios tiene su justificación que haya quien piense en que va a arrollar conforme se conozcan los resultados, aunque después ocurra lo contrario. Históricas son las botellas de cava que durante años estuvieron guardadas en una alacena de la sede de IU en Ambrosio de Morales esperando una noche en la que celebrar lo que sea. Algo parecido ocurrió el pasado día 22 en un pueblo de la provincia. Una de las candidatas a la Alcaldía se veía con el bastón de mando en la mano y con una oposición minúscula, casi insignificante; vamos, el sueño de todo político. Para celebrar este triunfo su formación encargó un buen número de camisetas con una inscripción relativa a la mayoría absoluta. La intención era llenar por la noche las calles del pueblo con gente luciendo este lema para pavonarse así frente a los demás adversario. Pero los ciudadanos prefirieron las siglas contrarias y las camisetas se las han comido con papas. Ahora bien, o se las regalan a Cáritas o se las comerán los ratones.