El aripaq

Jesús Cabrera | 19 de mayo de 2011 a las 7:07

Una foto junto recién reformado circuito del Parque Cruz Conde ha servido como acto inaugural, pero discreto, no vaya a ser que la Junta Electoral o cualquier otro partido se ponga de morros y fastidie el asunto. Ha sido como un quiero y no puedo junto al césped, mucho césped, como sinónimo de jardín; un paseo, que no una carrera, por donde los atletas sudan ya desde ayer; un susurro, que no un grito, de que se ha hecho algo. La terminación de la reforma de este circuito, conocido entrañablemente como el del Cola Cao es el cierre de una agria disputa en la que un colectivo de deportistas consiguió que se reformase el proyecto inicial para atender sus reivindicaciones. Esto no fue fácil, puesto que costó infinidad de protestas y cruces de fuertes declaraciones entre ambas partes hasta culminar con una tensa reunión en la Alcaldía, cuya grabación se puede aún escuchar en internet. El elemento de fricción era el taquete, que en aquellas fechas adquirió una popularidad inusitada. Los atletas no querían destrozarse las piernas en los cruces de la pista con los paseos peatonales. La presión, al final, logró su efecto y el taquete fue sustituido por el aripaq, un producto nuevo, revolucionario, que dejaba satisfechos a todos. Los deportistas volvieron ayer a corren y otros muchos acudieron para ver el famoso aripaq y sus cualidades casi medicinales. La pena es que no se pudo inaugurar como algunos hubieran querido.

Un moreno para la Feria

Jesús Cabrera | 17 de mayo de 2011 a las 7:07

El mal tiempo de casi el último mes ha impedido que muchos aprovechen para preparar su piel ante la llegada de la Feria de Nuestra Señora de la Salud. Es éste el momento en que se suelen ver los primeros bronceados como preludio del verano y de la temporada de piscinas que se abre a continuación. Esta totalidad se iba ganando poco a poco, para no quemarse la piel, en estas semanas en las que se han visto más paraguas que bronceadores. Los preparativos comenzaban en Semana Santa, para quienes el Viernes de Dolores o el Miércoles Santo ponían rumbo a Fuengirola para airear el apartamento y pillar los primeros rayos de sol. Como esto se frustró y prácticamente no ha habido buen tiempo desde entonces, este año se verán en el recinto ferial de El Arenal más pieles pálidas que en una película de indios. Una de las escasas treguas que ha habido fue la del pasado domingo, una jornada en la que el Mayo Festivo brilló en la Cata, en los Patios y en la romería de Linares. En ésta última, muchos aprovecharon para coger buen color y entre ellos está el inefable concejal de Ferias y Festejos, Marcelino Ferrero, quien apura sus últimas jornadas en el cargo después de 12 años en los que ha marcado estilo de cómo se disfruta del calendario festivo de la ciudad. El domingo, en las inmediaciones del santuario, Marcelino comentó en un corrillo que estaba cogiendo color para lucirlo en la Feria de la Salud. Con su clavel, claro está.

El valor de la risa

Jesús Cabrera | 16 de mayo de 2011 a las 7:07

Los efectos positivos que provoca la risa en cada uno de nosotros es algo bien conocido de todos por la repercusión favorable que tiene en la salud y en el bienestar general. Una buena risa a tiempo soluciona muchos problemas, lo que ocurre es que Dios no ha llamado a todo el mundo por el camino del arte para generar este estado. En aquellos sitios donde el ánimo alegre no impide que se trabaje con rigor la productividad es más alta que en donde el mal genio es una nota común. En política pasa lo mismo. Los candidatos con cara de permanente cabreo –que los hay, oiga– no llegan al ciudadano de forma tan directa como aquéllos que tienen una sonrisa franca y no forzada. A la risa hay que tomársela en serio, porque es un arma muy potente. Un grupo de personas que saben de esta componente decidieron reunirse el sábado en Madrid para protestar contra los políticos, los sindicalistas, los banqueros, la crisis o las hipotecas y lo hicieron con una sonrisa en el rostro. Con la filosofía de que “la risa es un potencial para el cambio” demostraron a los transeúntes con que se cruzaron en su camino que hay otras formas de decir las cosas con una efectividad mucho mayor. Cuando se tiene la razón de su parte, una sonrisa es el mejor respaldo para unos argumentos. Ojalá muchos aprendan esto tal elemental y dejen de aparecer en público con una cara que invita a que les recomendemos un yogur Activia.

Apellidos

Jesús Cabrera | 13 de mayo de 2011 a las 7:07

Los apellidos son muy importantes, y no es así porque lo diga el Derecho Administrativo, sino porque en la vida corriente son una herramienta fundamental para las relaciones sociales, aunque ahora sea muy moderno que estén en desuso. ¿Quién no ha recibido la llamada de una tal María de no sé qué empresa que después ha sido imposible localizar porque en la misma trabajan decenas de mujeres con ese nombre? Los apellidos no son elementos restringidos en exclusividad a las personas, sino que hay elementos inanimados que si carecen de apellido se genera confusión. Desde que fuera rehabilitado hace más de medio siglo, el Alcázar es conocido como el de los Reyes Cristianos. La denominación no es gratuita, en absoluto, porque responde al elemento que lo distingue del otro Alcázar, del Califal, que aunque se encuentre muy cerca no tiene nada que ver. En las últimas décadas se van conociendo más datos de este último edificio que se encuentra bajo el actual Palacio Episcopal, con una parte importante bajo el jardín y que podría ser excavada sin mayor problema. La reciente inauguración del espectáculo de luz y sonido en el Alcázar, el de los Reyes Cristianos, se publicita por parte del Consorcio de Turismo como el Alcázar, a secas. En un primer momento parece que este asunto no tiene mayor importancia, que es un pego, pero cuando el Alcázar Califal sea redescubierto vamos a tener un problema que aún estamos a tiempo de solucionar.

Políticos sin imaginación

Jesús Cabrera | 12 de mayo de 2011 a las 7:07

Los argumentarios han sido la tabla de salvación que han encontrado los políticos que andan fritos de creatividad a la hora de intervenir en público o de responder a la prensa. Los que usan estas muletas en sus faenas se les nota y mucho porque empobrecen el discurso político hasta límites que ellos no son capaces de calibrar. Si el uso de argumentarios cuando está en el candelero algún asunto de importancia uniforma todas las respuestas, el uso de estos artificios en cuestiones de menor cuantía deja en evidencia la formación y la solvencia de quien recurre a ello. ¿Hay algo más inocente que la presentación de un candidato? Se acude al acto, se dicen cuatro palabras bonitas de la persona en cuestión y ya está. El problema está cuando esas cuatro palabras se repiten en un sitio y en mil más. El martes estuvo aquí la secretaria de Organización del PSOE-A, Susana Díaz, un peso pesado, afirman quienes la conocen, de su formación. Dijo de Juan Pablo Durán que “es honrado y tiene la mirada limpia”, una frase muy bonita para ser original. Tras un rato de búsqueda en Google se descubre que está en el manual del PSOE, que la dijo Griñán cuando presentó al candidato de San Juan de Aznalfarache, Fernando Guzmán; Susana Díaz al de Almería, Juan Carlos Usero; Mario Jiménez al de Alosno, Sebastián Silgado; Manuel Mata al de La Pobla de Farnals, Narciso González; Verónica Pérez al de Guadalcanal, Manuel Casaus, y así una larga nómina. Qué poco originales, Dios mío.

Hazaña magistral

Jesús Cabrera | 11 de mayo de 2011 a las 7:07

El presidente del Real Centro Filarmónico Eduardo Lucena, José Carrasco, realizó en la tarde del lunes una de las más importantes acciones que se pueden realizar en favor de la entidad que encabeza. Reivindicó ante los máximos responsables de la cultura de Andalucía y de España la situación por la que atraviesa esta formación musical que, a la falta de ayudas, padece la precariedad de una sede que pueden perder de la noche a la mañana. Carrasco fue invitado a la presentación del programa en materia de cultura del PSOE con la asistencia del consejero Paulino Plata y de la ministra Ángeles González Sinde. Además, en el salón del hotel había representantes de los más diversos colectivos culturales que fueron testigos de la reivindicación que planteó el presidente del Centro Filarmónico. Levantó la mano y detalló que está en vilo su permanencia en el teatro Principal, lo que pondría en riesgo la continuidad de esta institución municipal. El candidato a la Alcaldía, Juan Pablo Durán, remarcó todos los extremos delante del consejero y de la ministra, subrayando la importancia que el Centro Filarmónico, con 130 años de historia, tiene en la vida cultural de la ciudad. Esto surtió efecto y allí, en público, tanto Plata como González Sinde se pusieron a disposición de Carrasco. Estamos en campaña electoral, sí, el tiempo en que los políticos son más asequibles que nunca, pero si este compromiso no llega a buen puerto hay muchas personas que fueron testigos del mismo.

Los otros chinos

Jesús Cabrera | 10 de mayo de 2011 a las 7:07

La relación que mantenemos con las otras razas que, aparentemente, son distintas a la nuestra es bastante singular. Aunque se diga lo contrario, el color de la piel no es un elemento tan diferenciador como la actividad económica que desarrollen. Para esto está el típico ejemplo de que al moro que vende alfombras por la playa se le mira de diferente manera que al que vive en un chalé de lujo a escasos metros de la arena. ¿Pero no son ambos de la misma raza? Casos como éste los hay a miles y el que vamos a inaugurar dentro de poco es el de los chinos. Hasta ahora los orientales, más allá de la componente exótica, son vistos como competidores infatigables. Tanto el de la tienda de barrio que vende de todo a cualquier hora del día como el que produce los mismos productos que aquí se hacían, aunque con la diferencia de que con unos precios tirados por el suelo. Unos competidores, vamos. Pero dentro de poco comenzaremos a verlos con algo más de simpatía porque empezarán a dejarse su dinero aquí como turistas. El año pasado vinieron a España poco más de 100.000 chinos, una cifra que se triplicará dentro de un año, lo que no está nada mal. De éstos, una parte importante pasarán por Córdoba y comenzarán a hacer gasto en nuestros hoteles, nuestros restaurantes, nuestras, tiendas y nuestras tabernas. Cuando esto suceda, los chinos, en general, ya no serán medidos bajo el mismo rasero de la competencia.

El milagro de San Álvaro

Jesús Cabrera | 9 de mayo de 2011 a las 7:07

Ayer la romería al santuario de Scalacoeli, como es sabido. Y se obró un nuevo milagro de San Álvaro, que derramó sus gracias durante la jornada. Por una parte, fue el primer domingo soleado en muchas semanas, sin que el agua afectase gravemente tanto el desarrollo del programa festivo como la economía de los numerosos negocios que esperan la llegada de estas fechas como agua de mayo, aunque sea contradictorio. Por otra parte, y debido a la proximidad de las elecciones municipales marcó una tregua pasajera para que la fiesta no se viese enturbiada por la disputa política. Como debe ser. Al mediodía, como manda la tradición, llegaron los caballistas, las carrozas; los romeros, en definitiva. En el santuario se oficiaba la misa en honor de San Álvaro y en las laderas de las inmediaciones se desperdigaban las criaturas bajo la sombra para preparar las viandas con las que echar el día. Y llegaron los políticos, de toda cualidad, de todo color, de toda condición. Sonrieron, besaron, saludaron y abrazaron a todo lo que se le puso por delante. El milagro que obró ayer el santo dominico fue que les permitió que dieran la tabarra al personal y por eso se dedicaron a comer y a beber, permitiendo fotografías que serían impensables en plena campaña electoral de cualquier otra ciudad. Hasta hubo un grupo, compuesto por personas de siglas rivales, que se dieron un paseo que levantó muchos comentarios. Otro milagro.

Los visitantes de los Patios

Jesús Cabrera | 8 de mayo de 2011 a las 7:07

Montar guardia durante unos minutos en la puerta de cualquiera de los Patios que estos días se abren al público es una experiencia recomendable por cuanto supone de conocer de primera manos qué impresión se llevan los turistas de este atractivo tan cordobés. De lejos se les advierte con el plano en la mano para comprobar que aquella puertecita les dará acceso a la meta ansiada. Tras unos minutos en su interior salen del mismo y lo primero que hace es una valoración. Si se presta atención se verá que todos salen maravillados y que si llevan algunas horas de recorrido hasta se atreven con algunas críticas o sugerencias. Si hay de algo de lo que más se quejen es de la masificación que hay y que impide que se pueda disfrutar plenamente de estos pequeños paraísos vegetales. No es la primera vez que se pone el dedo en esta llaga, pero sí es hora ya de buscarle solución.

¿Jardinería?

Jesús Cabrera | 7 de mayo de 2011 a las 7:07

La ciudad de Córdoba ha acogido estos días el III Encuentro Internacional Hispano Árabe de Jardinería. Más de 300 expertos han llegado a la ciudad en el mejor momento del año, siempre y cuando luzca el sol y la lluvia no la fastidie, para sumergirse ese fenómeno conocido en el mundo entero como son los Patios. Estos técnicos, procedentes de los 15 países del mundo que quizás sepan más de jardines, han tenido también la oportunidad de conocer el Alcázar de los Reyes Cristianos y Medina Azahara. Muchos de ellos habrán cogido su plano y se habrán dirigido a recorrer las manchas verdes que aparecen en el papel pensando que son jardines. Habrán llegado hasta el paseo de la Victoria, el Campo de la Merced, Vallellano, Los Patos y otros en los que apenas encontraron una sola flor. Y eso que estamos en mayo. Desencantados, cabe la posibilidad de que se dirigieran a las típicas plazas cordobesas, conocidas hasta hace poco por su eclosión primaveral. Llegaron a la del Doctor Emilio Luque y se les cayeron los palos del sombrajo, porque sólo había un seto de relleno para simular lo que no existe. Después, en las plaza de Capuchinas echaron en falta la celinda que la perfumaba hasta el año pasado y admiraron la dispersión de trozos de corteza en unos huecos llamados arriates. Pero no se llevaron, a pesar de esto, una mala impresión de Córdoba, ya que comprendieron que la jardinería, lo que se dice jardinería, sigue existiendo, aunque en manos privadas. Viana es un ejemplo.