El lado oscuro de los suecos

Hyde | 17 de enero de 2009 a las 20:37

No me extraña que haya tantos crímenes horrendos, o que al menos se escriba últimamente tanto bestseller sobre ellos, en la que creíamos modélica sociedad del Estado del bienestar. Es lo que ocurre cuando uno se pasa todo el día montando muebles de Ikea: afloran los peores instintos. La nueva versión del famoso investigador sueco,  Wallander, realizada por la BBC británica de nuestras envidias, cuenta con un protagonista de lujo: Kenneth Branagh.

Aquí lo queremos y criticamos por igual. Su trayectoria de niño prodigio del cine británico, de nuevo apóstol de Shakespeare, hasta convertirse en un muñeco comercial de Hollywood y acabar en la ahora redentora televisión es digna de estudio. El norirlandés nos regaló pequeñas joyas como ‘Los amigos de Peter’ (en la que compartía pantalla con un Hugh Laurie muy diferente, por cierto), ‘Mucho ruido y pocas nueces’ o ‘En lo más crudo del crudo invierno’. Pero después llegaron las superproducciones, la muy entretenida pero muy tramposa ‘Morir todavía’, la pretenciosa ‘Frankenstein’, nunca bien comprendida y demasiado cercana al ‘Drácula’ de Coppola, la infumable ‘Hamlet’… Nuestro admirado y fracasado Branagh se nos ha hecho viejo (tiene ya 48 años, pero aparenta más) y por eso encarna perfectamente al detective creado por Mankell. La serie, más bien la sucesión de minipelículas, está grabada con sobriedad, con distancia, con calidad, con frío. Como si fuera sueca. Buena, buena televisión.

  • St. James

    Estimado Hyde:

    Tengo a buen recaudo este “Wallander” del amigo Kenneth Rana, por puras razones de “spoiler”. El proyecto me llama, pero se topa de bruces con mis escasas ganas de que me destroce la lectura de algún libro del ínclito yerno de Bergman, de quien sólo he leído los dos primeros.

    Aún así, contando con su buen juicio, en cuanto lleve dos o tres más libros más de Mankell le echaré un vistazo a la serie.