El cine ha muerto » Archivo » Matar al padre

Matar al padre

Hyde | 9 de abril de 2009 a las 12:28

No tengo claro si ser hijo de García Márquez es una suerte o una bendición. Desde luego tiene que abrir muchas puertas que tu padre tenga el Nobel, que todo dios haya leído con devoción ‘Cien años de Soledad’. Pero después llegan las comparaciones, los complejos, el afán freudiano por ‘matar’ al padre. Y en el caso de ‘Gabo’ eso es imposible, por mucho que podamos criticarle su amistad con el dictador Castro, sus incoherencias y sus últimas pedofilias literarias. Sería un deicidio.

Rodrigo García se ha labrado una sólida carrera en Hollywood como guionista y director. Cierto que ya no es un chaval (cumple 50 años en agosto), pero ha dirigido capítulos de ‘Los Soprano’ y ‘A dos metros bajo tierra’, un par de convincentes películas, y es el creador, director y guionista principal de ‘In treatment’. ‘En terapia’ es la serie más simple y más compleja que he podido ver últimamente. Un terapeuta y sus pacientes, uno por capítulo, en su consulta. Planos cortos, el cerebro y las emociones humanas a examen, duelos dialécticos, desafíos, toda la tensión que es posible en una habitación. El siempre excelente Gabriel Byrne -aquí lo queremos desde ‘Muerte de las flores’- es el protagonista, un psiquiatra que empatiza con sus clientes, que tiene sus propios problemas y frustraciones, obligado a aguantar carros y carretas en cada sesión. El propio actor, que hace una extraordinaria y agotadora interpretación, estuvo a punto de dejarlo, aunque finalmente cientos de cartas de ‘enganchados‘ fans lo obligaron a renovar por una segunda temporada.

Sé que este post llega con mucho retraso (el trabajo se le acumula a este bloguero con lo último de ‘lost’, ‘damages’, ‘breaking bad’, ‘supernatural’, ‘battlestar’, ‘how I met your mother’ y otras series), pero merece la pena ver ‘in treatment’. Es sano. Aunque todavía no haya visto a ningún paciente empeñado en matar a su padre.

  • St. James

    Miedo me da Rodriguín, estimado Doc. Sus películas “para mujeres” son carne de Canal Cosmopolitan que sólo sirven para que él intente ligar actrices y los demás quedemos bien con tiernas e ingenuas gafapastas cinéfilas que aún no han aprendido a reconocer la hipocresía (“Me encantan sus películas, son tan… tan… embust… perdón, envidiables…”). Espero que en TV lo esté haciendo mejor.

    Gracias a Dios, en el pack entra Don Gabriel, ese actor genial e inquietante al que últimamente sólo le daban basura. Esta claro que antes que hacer TV Movies (y no de HBO) mejor hacer TV directamente. Que le pregunten si no a Baldwin, a Spader o al ínclito Donald Sutherland.

    La pongo en la lista y gracias una vez más, Doc.

    Un abrazo,
    Hyde

    PD: ¿Cuándo se va a aficionar usted a The Big Bang Theory? Yo estoy en vías de registrar legalmente el lema “Menos Prozac y más TBBT”. No hay crisis económica, jefe coñazo, ni familia política insufrible que pueda con ella.

  • Hyde

    Celebro volver a leerle, St. James. Sus propuestas son órdenes para este blog. Apuntada queda TBBT, especialmente con esa última referencia que le hace.

    Por cierto, la Mia Wasikowska de ‘In treatment’, la próxima Alicia de Tim Burton, lo haría genial en nuestra Canción de Fuego y Hielo. Apúntela para nuestro casting. Saludos

  • St. James

    La Wasikowska promete, Doc, y sería una Daenerys más que interesante. Espero que no sea otra fallida “promesa del Este”, como la inquietante Nutsa Kukhianidze de “El Buen Ladrón”, de Jordan. Da la impresión de que estas niñas tienen el tiempo de vida que tarde en fijarse en ellas un millonario ruso dispuesto a retirarlas. ¡Cabestros con suerte!

    Sobre TBBT le daré algún detalle más en mi respuesta a otro de sus posts.

    Un abrazo,
    St. James

    PD: Espero que el hecho de que vayan a rodar “Canción de Hielo y Fuego” en Irlanda no derive en una recopilación de inanes sonoridades pancélticas. Si quieren hacerlo bien, que paguen a Michael Danna y a su hermanito, aunque mi referente sonoro para la saga seguirá siendo un belicoso tema de la Bagad Kemper. ¡Esas bombardas, que suenen!