La agonía de Perdidos

Hyde | 25 de mayo de 2009 a las 1:50

Lo sentimos, pero definitivamente ‘Perdidos’ acaba de entrar en la categoría que menos nos gusta en este blog, la de SCRAQUETEQUEHAACHAMUTI (Series Con Respiración Artificial Que Tenían Que Haber Acabado Hace Mucho Tiempo). Hace ya un par de temporadas que ‘Lost’ perdió el rumbo y se convirtió en una telenovela de suspense, en un ‘pasen y vean el nuevo salto triple mortal’. Sí, ‘Lost’ inauguró una nueva era en la televisión. Sí, cualquiera de sus capítulos y guiones de microondas supera seguramente a cualquier otra de las alternativas que ofrezca la tele. Sí, da pena rendirse y dejar solos en la isla a nuestros Robinsones del siglo XXI. Pero leñe, cada vez que termina una temporada uno tiene la impresión de que le han vuelto a tomar el pelo, de que le han robado la cartera.

La primera temporada de ‘Perdidos’ quitaba el hipo. Somos legión quienes desde entonces sufren la adicción a las series. Uno se compraba el pack de DVD por curiosidad y era incapaz de irse a la cama sin tragarse cuatro o cinco episodios seguidos. La segunda temporada nos desvelaba un poco más el pasado de los personajes, alargaba la trama y se hacía un poco tostón. Sin embargo, llegó la tercera y ‘BOOM’, los guionistas decidían inyectarnos adrenalina y no se cortaban un pelo, matando incluso a uno de los protagonistas. Nada como una tragedia para que volviéramos a alistarnos en la Corporación Dharma. La cuarta temporada volvía a ir cuesta abajo, aunque con un par de episodios memorables, de alta tensión. Pero después llegó la quinta y la depresión. Esta serie no tiene pinta de levantar cabeza, y los personajes empiezan a ser un fastidio. Jack nos tiene cansados de su vena autodestructiva, Kate podría aclararse de una vez, y Locke ha dejado de ser interesante. Incluso Benjamin Linus da pena. Sólo Sawyer, quién lo diría, mantiene el nivel.

Propongo crear un grupo en ‘facebook’ de fans locos por que la isla estalle, se hunda o se vaya a hacer carajo. El filón se ha agotado pero ni la ABC ni los productores quieren parar la máquina de hacer dinero. Prometen que la próxima temporada, que se emite a principios del año que viene, será la última. Ojalá acaben con este sufrimiento.

Etiquetas: ,

  • Chema

    La verdad es que no es mala idea lo de volar en pedacitos la isla después del final de temporada que nos han dado.

  • Álvaro

    En mi vida he visto un post de tan mala calidad. Sin argumentos, sin base lógica ni capacidad de análisis.
    Te puede gustar o no la serie, pero decir que la serie empezó su declive a partir de la segunda temporada… madre mía…
    Supongo que detrás de ese pseudónimo hay una persona que está escribiendo para 20 blogs más donde tendrá mayores recursos para exponer sus ideas, porque hijo éste se te queda grande.
    Espero que seas lo suficientemente profesional para rectificar a tiempo de estas barbaridades que dices respecto a una de las series más importantes que se han hecho.
    Un saludo.

  • Fernando

    Increíble. Álvaro no sólo tiene toda la razón del mundo, sino que incluso con menos argumentos que usted, señor Hyde, le pone en su sitio.

    ¿Cómo se puede estar enganchado a una serie que desde la segunda temporada le parece floja?

    Sólo hay que ver esta quinta temporada para comprender que una serie como “Lost” está cerrada desde el mismo momento en que se graba el capítulo piloto. Y que no sólo está cerrada, sino atada y bien atada. Y eso ya dice mucho de una serie de televisión.

    Y en cuanto a que tiene la sensación de que cada vez que ve un final de temporada le han robado la cartera, no será porque lo están haciendo bien los guionistas: ¿acaso no tiene mérito que después de tanto y tanto y tanto nos la sigan colando como la primera vez de buena forma, todo explicadito pero a la vez abriendo nuevos caminos?

    Hablaré desde el fanatismo, pero incluso el final que usted propone, si cuadra con lo que hasta ahora están haciendo, no me parecería mal.

    Un besito.

  • St. James

    No sé cómo pueden ustedes seguir elucubrando. Al final todos, los protagonistas y el resto del mundo mundial, serán devorados por un enorme monstruo alienígena, que convertirá nuestras ciudades en campos de tréboles; mientras, el Agente Cooper es poseído por una entidad absurda y Hannah Montana ingresa en una cárcel birmana por intentar pasar jaco.

    Disculpe la interrupción, pero me llaman a la puerta. Deben ser los del frenopático.