El cine ha muerto » Archivo » Doctor, tengo un problema

Doctor, tengo un problema

Hyde | 9 de agosto de 2009 a las 11:57

Tras varias sesiones consecutivas, puesto que mi enfermedad compulsiva me impide aceptar sólo veinte minutos de tratamiento, he hecho un parón en este momento para proclamar ante el mundo entero que Gabriel Byrne se merece no el Emmy, sino el Oscar, por su interpretación del terapeuta Paul Weston en ‘In treatment’. La segunda temporada de esta magnífica serie de la HBO, quién si no, supera en ocasiones a la primera, y mira que eso parecía imposible.

Nuestro pobre doctor se ve sometido a toda suerte de calamidades, y sus cuatro pacientes y su propia terapeuta lo someten a mil y una presiones. Si el año pasado hubo interpretaciones excepcionales por parte de los secundarios, esta edición no le va a la zaga. Me atrevo a decir que ningún otro producto televisivo alcanza ese nivel. Y no me extraña que Byrne quisiera dejar la serie en la primera temporada por agotamiento. Pero afortunadamente no lo hizo. Me apunto a la próxima lista de fans que le reclame en el New York Times que acepte la tercera temporada. No podemos vivir sin él.

Los comentarios están cerrados.