Nadie te pide que te quedes

Hyde | 29 de abril de 2010 a las 9:09

Cualquiera diría que David Simon, en lugar de ser uno de los nombres clave para entender la televisión en el siglo XXI, sigue siendo periodista de sucesos. Ya sea entre los sórdidos y durísimos barrios de Baltimore con ‘The Wire’, enclaustrado con una división de marines en Iraq con ‘Generation Kill’, o en la Nueva Orleans herida de muerte por el Katrina con su nueva ‘Treme’, las series de Simon parecen más un documental que una obra de ficción. No por aburridas, sino por su realismo absoluto. Con Simon siempre parece que nos infiltramos entre sus personajes. Como dice James Poniewozik en Time, hay que abordar Treme como un documental de ficción. Y aunque hay una docena de personajes que nos contarán su historia de supervivencia y superación -¿acaso hay una historia mejor que la del que lucha por volverse a poner en pie?-, los verdaderos protagonistas de la serie son la música de Nueva Orleans –y en el piloto ahí tenemos a Elvis Costello haciendo un bonito cameo de espectador en un bar- y su viejo barrio.

El primer episodio de ‘Treme’, de noventa minutos de duración, bien podría pasar por una película de Clint Eastwood. No en vano se encargó su dirección a la veterana Agnieszka Holland. A pesar de los escombros, los tejados desaparecidos, las manchas de humedad, el barro en el suelo, el desastre absoluto, es de una belleza impactante. Las escenas más emotivas nos las brindan dos viejos conocidos de ‘The Wire’. El personaje del veterano Clarke Peters empeñado en limpiar en un bar que ni siquiera en suyo, para lo que no duda de disfrazarse de carnaval para conseguir ayuda, y el siempre convincente Wendell Pierce, un trompetista buscavidas que vive día a día y no tiene ni para pagarse los taxis. Su irrupción en la primera actuación de una banda callejera tras el Katrina, momentos iniciales de la serie, es antológica. Como ocurre en toda la obra reciente de David Simon, en ‘Treme’ no hay trampas. No hay cliffhangers al final de los episodios ni forzados giros de tuerca a la trama. En lo que quizás sólo sea aún posible en la HBO, su propuesta es sumergirnos entre los habitantes de una de las ciudades más singulares del mundo y su lucha por seguir a flote tres meses después de la catástrofe. Cuando ya se han ido las cámaras, cuando ya no es noticia. Y si no te gusta, nadie te ha pedido que te quedes.

  • Okr

    Pelotazo total. Es esa manera de contar las historias, transparente, real, desde la piel, lo que engancha en la obra de Simon. El capítulo podría durar horas que no me dejaría de verlo. Una historia realista, fluida, con personajes geniales y la música, que es el personaje principal, la música y la ciudad, cogiditos de la mano, resucitando tras el desastre.

    Esperaba que Treme me decepcionara. Pasa cuando esperas tanto algo. Pero qué va… está a la altura y espero que así siga.

  • Hyde

    Conforme pasan los días, mejor me va pareciendo el piloto, lleno de matices, de momentos, el funeral, la cocina sin materias primas, el dj poniéndole el tema toda pastilla a los vecinos, incluso el Goodman con los periodistas británicos, el músico que es feliz tocando en el garito, bebiendo cervezas y hartándose de barbacoas, cuando podría ser una estrella mundial. Lo dicho, si Clint Eastwood hiciera una película sobre la Nueva Orleans post Katrina y su música, no podría ser mejor que este episodio. Grande, grande

  • Hyde

    ¿Y qué me dices del momento del disfraz? No es cómico, es absolutamente emocionante, la dignidad con la que va a pedirle al vecino que le ayude todo emplumado… la leche

  • Travis Bickle

    ¿Que el cine ha muerto? hijo mío… ¿Pero de quién eres pariente para que te den este blog en un grupo editorial con nueve periódicos? anda que… también algunos…

  • Manfred Pichota

    Travis, te conozco, bacalao, aunque vengas disfrazao. Confiesa que lo que a ti te jode es el título y que el público se haya decantado por el serial televisivo ante el fracaso del cine comercial de Hollywood. Pero bueno, las collejas te las daré la próxima que nos veamos, pollo-pera. Al menos, has conseguido que vuelva a escribir algo aquí, lo cual tiene su mérito.

  • Horselover Fat

    Estuve un tiempo con el primer capitulo, sin atreverme a verlo, hasta ayer y a los 10 minutos ya queria irme a New Orleans. Tratando del Katrina esperaba que entraria la clasica sensibloneria americana cuando hablan de catastrofes, pero me equivocaba. Nunca debi dudar de David Simon. Como penitencia vere un capitulo de Glee para comparar. (musicalmente hablando)

  • Hyde

    Estimado Horselover, Glee es una pequeña cucada, pero compararlo con ‘Treme’ es como comparar ‘American Pie’ con ‘El Padrino’. Por favor, no lo haga. Evítese el sufrimiento. Y siga viendo ‘Treme’. Llevo tres capítulos y es colosal, un huracán… :)