Filósofos de la isla

Hyde | 25 de mayo de 2010 a las 13:50

Al igual que ocurrió con ‘Avatar’, nunca el ‘charco’ había sido tan profundo entre la crítica norteamericana y la europea. El final de ‘Perdidos’ ha encantado mayoritariamente a los analistas televisivos estadounidenses -con las lógicas excepciones y con la admisión de que demasiadas preguntas se quedan sin responder, but who cares?- y horrorizado a los exigentes europeos. En este lado del Atlántico por lo general se ha despellejado sin piedad a los guionistas por ‘The end’. Y eso que seguramente sea el mejor capítulo de la terrible sexta temporada, que empezó de forma lamentable, con ese templo de cartón piedra, y remontó ligeramente el vuelo con algunos capítulos, salvo ese ‘Across the sea’ del supuesto génesis, con esa Allison Janney, la C.J. Cregg de ‘El Ala Oeste’, pero con unos pelos terribles.

A partir de aquí, volvemos a avisar, seguiremos con las teorías sobre el final de ‘Perdidos’. Así que si aún no lo han visto, no sigan adelante. Como diría Jacob sobre la cueva de la luz dorada: “enter at your own risk”.

ESPOILER, ESPOILER, ESPOILER

Tras digerirlo durante toda la jornada de ayer, por aquí cada vez nos gusta más el final de ‘Lost’. Sí, admitimos que nos han robado la cartera, que tenemos que elaborar la mitad de la película en nuestra cabeza, de forma individual, que quizás suframos el síndrome de Estocolmo. Pero es un buen y bonito final. Murieron felices (algunos no tanto) y comieron perdices. Algunos se van al infierno, otros siguen en el purgatorio (¿dónde irá ese Ben Linus a la puerta de la iglesia, que no es tan mal chico at the end?), pero nuestros queridos personajes (aunque la novia de Sayid estaba bien muerta y en el infierno, con lo insufrible que era) se reúnen de nuevo, tras haber salvado Jack el mundo.

Ahora nos queda el futuro sufrimiento, o alegría, de seguir las carreras de los actores de la serie. En numerosos foros y páginas especializadas se pide, y desde aquí casi lo exigimos, que le den una serie propia al gran Henry Ian Cusick. De los diez mejores capítulos de ‘Lost’, al menos cinco los protagoniza el escocés Desmond Hume.

– Todd Van der Werff, uno de los críticos del ‘Show Tracker’ de Los Ángeles Times (al periódico de la capital mundial del Show Business siempre hay que prestarle atención), apunta una teoría que a servidor le gusta creer: Hugo, el nuevo pero mejor Jacob, les da un final digno y emotivo a sus amigos, esa redención que buscan desde el principio de la serie.

– Mike McHale, del New York Times, tras ver el final por segunda vez, revisa su teoría. Ya no cree que todos estuvieran muertos desde el principio. Sigue siendo duro con la resolución de la trama, pero no con la ejecución de la vida paralela, el purgatorio, o lo que fuera esa existencia lejos de la isla que hemos visto esta temporada. Admite su belleza y emotividad, pero concluye que la serie debió durar dos temporadas si quería ser coherente con el guión. McHale reconoce que era imposible atar en un capítulo todos los cabos sueltos, y termina su nuevo artículo con una buena conclusión: ‘Lost’ ha sido inestable en ‘the big picture’ (la gran foto, la trama general), pero tremendamente hábil con los primeros planos, las pequeñas historias, “que al fin y al cabo es lo que cuenta en el medio televisivo”.

-El incansable Hernán Casciari, de Espoiler, de momento no se pronuncia. Pero hace una proclama interesante: 2010 está siendo uno de los mejores años de la historia de la televisión. Tiene razón Hernán al hablar maravillas de ‘Treme’, de David Simon, de la evolución de ‘Fringe’ -la criatura de J.J. Abrams, que ya está trabajando en otro proyecto de agentes infiltrados para la NBC- y, sobre todo, de la actual reina de la pantalla: ‘Breaking Bad’. En su tercera temporada el profesor White, Los Pollos Hermanos, Hank y los dos hermanos sicarios nos están alucinando. Hay pocas obras audiovisuales mejores que la de Vince Gilligan.

– Alberto Rey, el ‘asesino en serie’ de El Mundo, con su mordacidad habitual, pone a parir la serie en general. Y en parte tiene razón, aunque no estemos de acuerdo con él. Sí, los guionistas y creadores han roto el pacto de ficción, se lo han pasado por el forro, nos han podido tomar el pelo hasta dejarnos más calvos que a Locke. Seremos unos masoquistas.

  • rita

    Recomiendo el análisis exhaustivo que ha hecho Pjorge:
    http://pjorge.com/2010/05/24/lost-17-18-the-end/ que desmonta la teoría de que Hugo creó ese limbo (yo también lo había pensado) y recuerda el final de Juliet cuando dice “It worked”, no se refiere a la bomba sino a la máquina expendedora:

    “Al fin comprendemos el sentido exacto de las palabras de Juliet en el primer episodio de la temporada, su enigmático “It worked” mientras agonizaba, comentando también ir a tomar café y pagar a medias. Resulta, como sospechábamos, que al agonizar entrevió la línea X. Pero el “It worked” no se refería a la bomba, como podríamos haber pensado, sino a una simple máquina de chocolatinas. Cuando James Ford la desenchufa y la vuelve a enchufar, el truco funciona y es posible recoger el chocolate (una chocolatina Apollo, por cierto, ya saben, como el dios de la luz y el sol). Inmediatamente después hablan de ir a tomar café, antes de recordar al fin. Todo eso mientras muere en brazos de Sawyer…”

    Ahora, huérfanos sin Lost, nos quedan muchas teorías que elaborar, aunque yo ya lo tengo bien clarito

  • Alex

    Me uno a la recomendación de Rita, por si alguien quiere leer un completo y excelente análisis del final de ‘Lost’ (y no sólo del final), algo que no hemos visto en los dos artículos que se han dedicado en este blog al tema.

    Por cierto, estaría bien que su autor incluyese los enlaces de los textos que ‘resume’.

  • Jaime Lannister

    ¿Qué hay del final de “Verano azul”? ¿Quién con algo de sangre y lustros en las venas no lloró con el final de David el gnomo y señora? Dejan que estas listas las haga cualquiera.

  • rita

    La primera vez que lloré con un final fue con el final de La Aldea de Arce. El de David el Gnomo, no lo entendí, era demasiado pequeña…Pero al margen del humor (necesario siempre), creo que el final de Lost ha sido un momento histórico en la televisión mundial, no sé si me equivoco, pero es la primera vez que el mundo entero vive en simultáneo (o casi) el final de una serie, algo que en otro tiempo hubiese sido imposible. Así que al margen de la trama, que nos haya gustado más o menos el final, que hayamos llorado, reido o mandado a los guionistas a la isla, no podemos negar que fue un momento único, que algún día cuando seamos viejos contaremos a los que vengan detrás. “Yo vi el final de Lost al mismo tiempo que en EEUU”.

  • Hyde

    Rita, podrás decir que lo viste antes incluso que en EEUU… nos adelantamos gracias a no tener cortes publicitarios (los que nos levantamos sin ir al cuarto de baño los echamos de menos) y a los 6 minutos que nos hurtó Cuatro!!!

  • rita

    hablando de esos seis minutos, hay un detalle que no entiendo (que ocurre en ese intervalo), ¿en qué momento Richard pierde la inmortalidad? La teoría más lógica sería que pierde su “don” cuando Jacob muere… Es un detalle sin importancia, pero ¿qué pensais?

  • Hyde

    Es que se lleva un disgusto con el final de la serie…