Los pilares se derrumban

Hyde | 17 de septiembre de 2010 a las 16:31

STARZ ENTERTAINMENT PILLARS OF THE EARTH¿Qué extraña conjunción astral ha propiciado el éxito de audiencia de ‘Los Pilares de la Tierra’ en España? ¿Acaso se tratará del habitual gatillazo después de unas expectativas muy altas por la novela y los protagonistas? Algo parecido ocurrió con el triste remake de ‘V’. Hasta ahora no hemos diseccionado aquí la adaptación del best-seller de Ken Follet, y eso que uno de sus intérpretes es nuestro querido Ian Mcshane y además la producen los hermanos Scott, también detrás de ‘La Buena Esposa’. Hemos hecho bien. Tras tres capítulos, la serie se deja ver, pero no es gran cosa. Todo lo más, un correcalles en el que los acontecimientos ocurren a demasiada velocidad, sin tiempo para que conozcamos a los personajes. Incluso Mcshane se caricaturiza a si mismo. Y mira que es difícil que nos desagrade su trabajo.

El colmo lo hemos visto esta tarde, una pifia de época, que no ocurre ni en ‘Águila Roja’. No, no aparece un reloj Casio en la muñeca de los canteros. Es casi peor. En el segundo episodio, le cortan una oreja al hijo del conde de Shiring, que interpreta Donald Sutherland. En el tercero, el cartílago auditivo ha vuelto a crecer. ¿Un milagro de San Adolfo? ¿Brujería? No. Simple cutrería. Lamentable.

  • Javi F

    Es cierto que la serie se queda corta de tiempo, y que muchas cosas se las saca de la manga y no tienen nada que ver con el libro. Te acepto también la pifia de la oreja. Pero en el global de la serie, es una buena adaptación. Refleja muy bien la época y mantiene el espirítuo del libro hasta el final (que, por cierto, no es igual que en la obra de Ken Follet).

    Es una adaptación muy digna y, personalmente y después de haberla visto entera, creo que no es, precisamente, de lo peor que se haya hecho en los últimos tiempos. Ojala en España se hicieran cosas similares y puedieramos ver series como esta sobre nuestra historia.

    Por cierto, la mejor serie veraniega de este 2010 ha sido, sin duda, Sherlock (BBC) ¿se verá en España?

  • Hyde

    Tengo que darle la razón, querido lector. Mi comentario está demasiado influenciado por la ira que sentí al ver el apéndice incólume (en un capítulo siguiente se cuidan mucho de enseñarlo cercenado parcialmente). La serie mejora, aunque mantengo que no es la mejor creación de Mcshane y que no le dan la suficiente cancha a Rufus Sewell. Podría haber sido una gran miniserie y desde luego no está a la altura de otras series históricas como ‘John Adams’. Está bien, se deja ver, pero no emociona demasiado. Los malos están demasiado caricaturizados, y ya hemos visto que el maniqueismo no sólo no existe, sino que mata una buena creación de ficción. Nadie es malo malo del todo ni bueno santísimo. Y el obispo de Shiring, por mucho que se fustigue, no nos provoca la más mínima simpatía, como sí hacía el tabernero Al Swearengen de ‘Deadwood’ o el rey de ‘Kings’. Pero le acepto completamente que es una serie digna y no es precisamente de lo peor que se ha hecho en los últimos tiempos. Si fuera así, no la habría seguido viendo hasta el final. Pero por eso me indigna especialmente la pifia de la oreja. Saludos

  • St. James

    The Fast and the Furious, Mr. Hyde. Aquí la norma es hacer las cosas rápido y con poco coste, y no se me escapa que mi reacción ante el apresurado lanzamiento de la serie de Starz se parece demasiado a la que tuve al enterarme de que se “Watchmen” llegaba a las salas mucho antes de lo esperado. El resultado estuvo, y está también aquí, a la altura de aquellas sospechas.

    Producción rápida, producción realizada en Europa del Este y con profesionales de allí… Sus reservas, Hyde, están muy bien justificadas.

    Si su admirada “John Adams” es uno de los mayores trallazos recientes de la industria televisiva es porque cuenta con profesionales de primer orden. No es casualidad que esté en todos los episodios, sólo o acompañado, el insigne Tak Fujimoto, que no sólo sonará a los cinéfilos como reputado director de fotografía, sino que es responsable en un porcentaje nada desdeñable de la calidad visual de los filmes de M. Night Shyamalan. Si aquí la iluminación de interiores es soberbia y los “cartone” (y no hablo de cartoné, sino de cartóne, en hitano) de los croma cantan al mínimo (por lo general, defecto de iluminación) es porque detrás hay un señor que tiene años de oficio en estas lides.

    No voy a entrar en detalles de adaptación (hace siglos que leí la novela de Follet), pero hay muchos detalles que me escaman. En todo caso, insisto: mi principal reserva aquí es visual, pues veo un producto sin lustre, donde se huele el barniz de haberlo pintado todo la tarde antes y hay unos cuantos croma que parecen de plató de televisión local. ¡Oh, esto es TV! De acuerdo, pero no el tipo de TV que nos estaban vendiendo, un modelo cuasi cinematográfico y con valores tanto estéticos como de producción.

    Lo único reseñable, para mí, de esta adaptación, es el haber apostado por intérpretes nada conocidos pero bien solventes. De McShane ni hablamos, Sutherland está más o menos a su nivel, y Sewell demuestra que es lo más alejado a un histrión, aunque es capaz de alcanzar momentos de cierta intensidad interpretativa. Pero hablamos de “primeros espadas”, y quienes me han sorprendido aquí han sido el fraile y una potentísima Natalie Wörner, capaz de fundir el Golden Gate con esos dos globos oculares que Dios (o el Diablo) le dieron. Si yo fuera el obispo McShane no iba a ganar para silicios, disciplinas y látigos de nueve colas, téngalo por seguro. Y ésa iba a la hoguera de cabeza.

    Los fallos de continuidad… bueno, ahí tienen “Braveheart”, colmo y paroxismo del anacronismo, el caniferio histórico, los “pelucos” al aire, los espadeos de patio de colegio, y las gaitas que hacen bonito pero no son las que están sonando…. Y bien que gusta… Con todo, lo de la oreja es un poco de juzgado de guardia, vaya que sí, pero es lo que menos me preocupa.

    Y hablando de pelucos, cierta revista que regala su grupo editorial los fines de semana ha establecido el justo parecido razonable entre McShane con melena y Lauren Postigo. Espero que no lo viera usted desayunando, como fue mi caso, porque casi tienen que practicarme la maniobra de Heimlich.

    Un abrazo,
    St. James

  • Hyde

    El fraile ya lo vimos en ‘Un funeral de muerte’. Y sí, a mí también me llamó la atención que el 80% del equipo sea de Chequia, Hungría y Alemania, que la producción sea germano-canadiense-británica, un guirigay. También leí hace siglos la novela, por lo cual no entro en valorar la fidelidad: no me acuerdo de casi nada, querido St. James, aunque sí recuerdo que había un protagonismo mayor del proceso constructivo, de la alta siniestralidad laboral (llevo cinco capítulos y aún no he visto un accidente en el tajo). Esto no quiere decir que sea tan ingenuo de esperar una serie sobre el diseño y construcción de la catedral, pero algo más de juego sí que podrían haberle dado al personaje de Tom Builder…

  • Javi F

    La fidelidad al libro es mejor dejarla un poco al lado. Se han saltado a la torera toda la historia de amor entre Jack y Aliena, pero bueno. La historia no es mala y el personaje del obispo (además de ser un fiel reflejo del peor Torquemada) es magnifico.

    Cierto que no sabía lo de la producción checa, pero respecto a la alemana, allí hay muy buenos profesionales. No sé, no es una obra maestra, desde luego que no, pero tampoco para quemarla a las primeras de cambio.

  • Hyde

    Querido Javi F: Le recomiendo la visión o revisión de ‘Deadwood’ y ‘Kings’. Ahí encontrará a Mcshane en todo su esplendor. Lo del obispo es una caricatura fácil, impropia de su talento, una copia burda de trabajos anteriores suyos, pero sin tacos.

  • Javi F

    Bueno, es que Kings juega en otra liga. Aún así, sigo pensando que el personaje del obispo es lo mejor de la serie y que, con un poco más de protagonismo, Los Pilares hubieran ganado mucho. Pero cuando digo que es magnifico, me refiero a que refleja a la perfección la figura de los obispos medievales, mientras que el resto de personajes no llegan a ese nivel. Vamos, que no iba tanto por la interpretación como por el hecho de ser fiel reflejo de la Historia. Deformación profesional, me temo.

  • St. James

    Estimado Javi F:

    Mi más sincero respeto a los profesionales de Alemania, Chequia, Hungría, Rumanía y el Alto Volta, pero si la industria americana y británica, tanto en cine como en tv, está llena de eslavos, árabes, orientales y un nada despreciable número de españoles, es porque los mejores van a trabajar a aquellos lugares donde hay una industria que aprecia y paga (y esto es sumamente relevante) su talento.

    La escena del supuesto milagro en la cantera haría ruborizarse a un profesional del CGI de provincias, pero no sólo porque el trabajo infográfico no entre dentro de ciertos parámetros de calidad, sino porque cuando en un plano coinciden elementos reales y artificiales hay que iluminar con mucho cuidadito (por eso en Hollywood se precipitaron a oscarizar a un recién llegado como Andrew Lesnie por su labor en la trilogía de Tolkien-Jackson), y aquí el encargado parece haber pasado olímpicamente. O no sabe o le da igual, dos posibilidades que no le honran en absoluto.

    No hablamos de nacionalidades, sino de industrias, y a los países centroeuropeos y eslavos les están llegando muchos rodajes, por una simple cuestión económica, que se suma al atractivo y las posibilidades de sus elementos históricos y naturales. Son naciones con un amplio bagaje cultural, donde el teatro, por ejemplo, se toma muy en serio, dando lugar a excelentes actores; o con magníficos conservatorios, capaces de darte compositores que harían que se le cayese la baba a más de un adocenado y ya creativamente estéril sinfonista hollywoodense. Pero en materia de industria audiovisual siguen, lamentablemente, en pañales, y sus profesionales carecen de los medios, las referencias, los docentes o el ambiente adecuado para evolucionar o destacar. Y los que destacan, como aquí, se van fuera.

    En todo caso, le apuesto lo que quiera, JaviF, que allá donde se ha rodado “Los Pilares de la Tierra” hay, a poco que rebusque, más de un profesional sobradamente más solvente que los que aquí se han elegido. El factor nacional tiene su peso, creo, pero me da que aquí ha lastrado más esa dinámica de hacer las cosas a la que me referí en mi anterior comentario como “The Fast and the Furious”. Los profesionales de la tv siempre dijeron que sus productos no destacaban y no merecían el aprecio de la gente del cine porque tenían la obligación de trabajar demasiado rápido, y así no pueden hacerse ciertas cosas. Volver a caer en aquellos pecados, sobre todo en una serie que ha generado tanta expectación, hace desandar lo andado a toda una industria y pone su futuro en entredicho.

    Ahora sólo me queda esperar que cierto producto “incoming” (usted sabe bien de qué hablo, Hyde) no nos deje helados de indiferencia, ni nos queme antes de tiempo.

    Un abrazo,
    St. James

    PD: Sigo esperando, Hyde, la crónica de esos pedazos de tostada o ese trago de cerveza desviándose a sus fosas nasales con el parecido razonable de marras. Y Javi, hágale caso al webmaster con lo de “Deadwood”, que merece muchísimo la pena.

  • David

    Creo que el Cine no está muerto,sino que repite los mismos
    esquemas narrativos,los cuales algunos ellos ya cansan.
    Por ejemplo:las nuevas versiones de SUPERMAN ó BATMAN.Pero,
    hoy día aún atraen al público todo tipo de producciones
    cinematográficas:(películas policiacas,de Ciencia-Ficción,
    Cine de Terror,Cine de detectives,Cine de Aventuras,Teleno
    velas,etc…).No obstante,aunque algunos esquemas narrativos
    cansen,no implica que los géneros en general lo hagan.
    Yo soy guionista cinematográfico,y la verdad es que conside
    ro que la narración clásica de Hollywood tiene aún un éxito
    rotundo.Tan sólo hace falta mayor ingenio de los guionistas.
    Y ahora aprovecho para promocionar mi empresa:
    ¿Les gustaría que le llevaran la compra a casa?.Soy distri
    buidor de SUPERONLINE,S.L,cuya empresa se dedica a la comer
    cialización de productos alimenticios de domicilio y a cual
    quier tipo de establecimientos.A precios de supermercado.
    A toda España.
    Sitio Web:http://www.superonline.es
    Tlfno fijo:953660547 Tlfno móvil:661680937

  • Hyde

    Esta misma noche veré el ‘incoming’ del que me habla. Le reconozco, querido St. James, que esta mañana sólo he podido vislumbrar cinco segundos de los créditos de arranque y aún así se me han puesto los pelos de punta, esas botellas flotando en la orilla, esos zapatos de Buscemi saliendo del agua. Magnífico. El jueves intentaremos hacer la crítica del asunto ‘BE’.

  • Javi F

    Aceptaré sus consejos y, en estos tiempos huerfano de buenas series, volveré mis ojos a “Deadwood”.

    Aun así, y pese a la supremacia de la BBC que le hace a uno replantearse su odio histórico a la perfida Albión, sigo pensando que, al menos en Alemania, hay buenos realizadores.

    Por lo demás, me han hecho ustedes adoptar un tono formal que uno no acostumbra a usar en estas tierras virtuales.

  • Hyde

    Querido Javi F, si está huérfano de series, permítame una recomendación: Breaking Bad. No se arrepentirá. Si le gusta el estilo BBC, Wallander es magnífica. O vea John Adams, de la HBO. O Friday Night Lights, una serie que empezó para público masivo y acabó siendo producto minoritario de culto, o Dexter, o Mad Men, o Entourage, o The Big Bang Theory, o Galáctica, o Six Feet Under, o Los Soprano, o The Wire, o Treme… Hay tanto donde elegir…

  • St James

    Estimado JaviF:

    Alemania ha sido cuna de directores (de cine, ojo), absolutamente imprecindibles, desde los que emigraron a Hollywood hasta los representantes del Nuevo Cine Alemán (Herzog, Kluge, Wenders), e incluso puede llevarse una agradabilísima sorpresa si repasa el cine de la Alemania del Este, siempre que vaya vacunado contra su infame parcialidad ideológica (en serio, he visto mucho de Hollywood, desde donde también nos mentían por sistema, pero a los commies nadie les ganaba a maniqueos y poco sutiles).

    Y no, no he olvidado a Fassbinder. Había que citarlo al final para destacar que, a pesar de que la tv alemana nunca fue nuestra favorita (por buenas y sobradas razones), él nos regaló uno de los productos para las (entonces) 25 líneas más sublimes de la historia del medio: “Berlin Alexanderplatz”. Pero claro, hay truco: tanto esta obra, como las “Historias de un Matrimonio” de Bergman, como “El Decálogo” de Kiewslowski, y algunas otras, nacieron de la necesidad de contar historias de más de 2 y 3 horas, posibilidad que les daba la floreciente televisión. Pero écheles un ojo o repáselas y verá que se trata, ni más ni menos, que de cine para ser proyectado por tv en formato miniserie. Los medios y los modos son puramente cinematográficos.

    En cuanto al formalismo, no haga caso. El mismo Hyde le confirmará que nuestro tono tiene más de viejunismo academicista de pega, y que aprovechamos la mínima para salirnos del tiesto. Sea usted mismo o esto va a parecer la hora del té en el Club Diógenes.

    Un abrazo,
    St. James

  • Javi F

    Querido Hyde, efectivamente Wallander es maginfica, tanto que ya está en mis estanterias, con un Keneht inconmesurable que crea un Kurt mucho más conseguido que en su versión sueca.

    Del resto, muchas ya las he visto, aunque he de reconocerle que Dexter no se haya entre mis favoritas, como sí Big Bang Theory -que por cierto, vuelve mañana-.