El cine ha muerto » Archivo » Pifias doradas

Pifias doradas

Hyde | 16 de diciembre de 2010 a las 12:57

La prensa extranjera debe de trabajar mucho en Hollywood. Y ver muy poquita televisión. Sólo así se explican cada año algunas de las nominaciones de esta asociación para los Globos de Oro, la única razón por la que cada diciembre todo el mundo mira a ese grupo de noventa periodistas que tienen la suerte o la desgracia de trabajar en la meca del celuloide. Las últimas elecciones no han sido una excepción a la regla. Vuelve a haber omisiones escandalosas, impropias de un colectivo que se supone especializado en el negocio del entretenimiento. No cabe en mente razonable que ‘Breaking Bad’, cumbre de la televisión como aquí venimos postulando desde hace tres años, se quede otro año sin optar al premio a la mejor serie, mientras que sí lo hacen ‘Dexter’ por una cuarta temporada muy irregular, que sólo salvó la cara al final, o los recién llegados zombies de ‘The Walking Dead’. No hay derecho, oiga. Al menos los miembros de la asociación sí han nominado este año a su protagonista, Bryan Cranston, pero se han olvidado del resto del casting perfecto de la serie de Vince Gilligan, empezando por Giancarlo Esposito, uno de los mejores malos que ha dado la pequeña pantalla. Lo normal, en todo caso, es que gane Jon Hamm. No es la única categoría en la que parece que los corresponsales hayan estado viendo las series del año pasado y no las de éste. Resulta absurda la nominación de la gran Katey Sagal, que mereció llevarse el premio el año pasado -cuando la olvidaron- y no por esta tercera temporada errática, en la que su marido, Kurt Sutter, apenas le ha dado juego en los ‘Sons of Anarchy’.

Y el olvido de ‘Fringe’ merece que varios de esos corresponsales sean enviados a un universo alternativo. John Noble debería estar al menos entre los mejores secundarios, e incluso Anna Torv y la propia serie entre los candidatos. Doy por sentado que ninguno de los periodistas extranjeros ve una obra tan americana y al mismo tiempo tan dramáticamente europea como ‘Friday Night Lights’. Si lo hiciera tendría que aparecer en alguna categoría. En cuanto a otras nominaciones, parece ridículo incluir a Ian Mcshane entre los mejores actores de miniserie por su horrenda actuación en ‘Los pilares de la tierra’, cuando sólo se repetía a sí mismo, y no considerar a James Badge Dale, bastante decente en ‘The Pacific’.

  • St. James

    Estimado Hyde:

    El trabajo de analista de cine o tv conlleva numerosas satisfacciones, al igual que no pocas responsabilidades, y creo que tiene usted ya bien claro que en ambos gremios se agradecen mucho las primeras, pero no suele atenderse a las segundas. No voy a dar nombres, pero sabe bien que en la propia España contamos con no pocas “plumillas celebrities” que se han dormido en los laureles, han hecho de su criterio (parcial y poco profesional) norma y no hacen los deberes en casa.

    Usted sabe del coste de tiempo personal que exige visionar la cantidad de material interesante que se produce en ambos medios. Desde hace años existe un debate sobre los analistas del audiovisual (le remito a la vital pieza publicada en “Sight and Sound” bajo el titular “Who Needs Critics?”), que empieza a llegar a nuestras fronteras (y a los Consejos de los medios, que es peor) y flaco favor hacemos potenciando, manteniendo y perdonando diariamente a estos divos superados, incuestionables y tirados a la bartola. Imagino que de la cuerda de estos “titanes del periodismo patrio” debe haber a manta en USA, y endiosados en mayor medida, sospecho. Y el problema no son sus exabruptos gratuitos, sus prejuicios y pataletas. El problema, querido Hyde… llega cuando les toca votar.

    Un abrazo,
    St. James

  • St. James

    PD: Me consta que el bueno de Miguel Marias se ve entre 3 y 5 filmes cada jornada (o que usted se trasiega una cantidad de episodios semanales que supera con mucho lo que ven muchos teleadictos amateur), mientras otros, endiosados e hiperbien pagados, nos relatan con desenvoltura lo bien que se lo pasan de copitas, eventos y futboleos varios. Sirva para decir que en el momento en que usted empiece a obsequiarnos con perlas sobre su equipo, sus noches de farra, sus experiencias con las drogas en el pasado, o lo que quiere a su novia, servidor se da de baja. Ahora bien… igual lo contrata PRISA. ;)