Raíces que lo resisten todo

Hyde | 5 de mayo de 2011 a las 13:34

¿Puede un huracán, por enorme e histórica que sea su potencia destructora, arrancar de cuajo el corazón de una ciudad? ¿No sólo tirar abajo edificios, meter el mar en las casas y matar a miles de personas, sino también aniquilar las almas de los supervivientes, su sentimiento de arraigo? Si ‘Treme’ tiene acaso una premisa conductora, es ésa. No se trata de una serie fácil ni nadie esperaba que lo fuera. Como no lo es ninguna obra de David Simon, periodista de sucesos aupado con justicia a la categoría de santo maestro de la nueva televisión, como creador de ‘The Wire’ y ‘Generation Kill’. “Que se joda el espectador medio”, es el lema de Simon, niño bonito de la HBO, tipo comprometido que se ha especializado en radiografiar a la sociedad urbana estadonunidense de su tiempo, sea en la Baltimore arrasada por las drogas y las bandas o la Nueva Orleans post Katrina, como es el caso que nos ocupa.

‘Treme’ no se parece a nada que usted haya visto antes. No está claro si es un tratado sobre la magia de la música negra, el jazz de la Luisiana francesa, si es un gran reportaje sobre el fiasco de la respuesta del Gobierno de Bush al desastre, si se trata de una nueva denuncia de Simon sobre la degeneración de la clase política o un retrato de los héroes anónimos que intentan levantarse a pesar de que todo se ha derrumbado alrededor. Seguramente es todo eso y mucho más. Por muy oscuras y terribles que nos pinte las cosas esta serie, viéndola asaltan unas ganas enormes de conocer esta ciudad, carismática y especial donde las haya.

Sentados en el sofá asistimos al Mardi Grass, a los preparativos del digno grupo de indios que intentan hacer su desfile pese a todo, a los característicos y peculiares funerales que se celebran allí, a una serie de conciertos en los bares que hacen las delicias de cualquier amante de la buena música. Pero si algo nos acerca de verdad a la vida en ‘Treme’, el barrio negro histórico de la ciudad, son las dificultades a las que se enfrentan sus protagonistas. Allí se llama Katrina. Aquí lo podríamos llamar crisis, paro. A la rabia que sienten cuando algún turista, o cuando alguien de otra ciudad cuando hacen un tour, tira de tópicos para referirse a su ciudad. “Yo puedo meterme con Nueva Orleans, ellos no”, dice un trompetista indignado en la Gran Manzana tras escuchar la piedad cargada de malicia de unos amigos. Como andaluz, sé perfectamente de qué habla.

  • satrian

    Yo degusto cada capítulo como si fueran delicatessen, es una serie maravillosa, la música, la cultura, los personajes, cada semana paso un ratito ameno en Nueva Orleans

  • St. James

    “I feel like funkin´ it up!”

    Voy a llevar ese arranque de serie en las venas hasta que me muera.

  • Hyde

    Ese Antoine Batiste con el trombón es sencillamente genial. Wendell Pierce, con sus sudores y su panza, es uno de los actores más carismáticos de la tele

  • Leticia

    Pues tendré que verla, a ver si comparto vuestras opiniones! ;)

  • St. James

    Por cierto, ¿llegó Wendell a pagar aquel taxi? XDD