Es un crimen que pase desapercibida

Hyde | 16 de junio de 2011 a las 12:36

Hace unos días, Mary McNamara, especialista en televisión del siempre bien informado en esto del ‘entertainment business’ LA Times, descubría las razones por las que los ejecutivos de la cadena AMC estaban dispuestos a “darse cornadas” el tiempo que fuera necesario con Matt Weiner, el creador de ‘Mad Men’, para el contrato de la quinta temporada. Don Draper ya no es el único gallo en el corral de la joven pero excelente televisión por cable, la máxima competidora de la HBO. Y no hablamos de ‘Breaking Bad’ y el profesor Walter White, sino de ‘The Killing’ y Sarah Linden, esa pequeña joya que la semana que viene termina su primera temporada y que acaba de ser renovada para otro año. Adaptación de una serie danesa, a propósito de ‘The Killing’ y otras novedades de este año se ha abierto un debate entre los críticos televisivos americanos: ¿Son mejores las series de las televisiones de pago (cable) o las de las grandes cadenas (networks) en abierto? La pregunta incluye una propuesta: los Emmy deberían diferenciar ambas cuando se vota al mejor drama y comedia del año. No es justo comparar series que duran prácticamente medio año, con 23 o 24 episodios, con otras que sólo llegan a 13. Producciones de alto coste que si bajan de los diez millones de espectadores sufren para ser renovadas mientras que otras, a pesar de sólo llegar a los 3 millones de audiencia por capítulo, tienen su continuidad garantizada. La presión sobre unos y otros guionistas y creadores debe de ser muy distinta.

El caso es que, ahora que se ha abierto el periodo de votación de las candidaturas para los Emmy entre los miembros de la Academia de la Televisión, ‘The Killing’ podría entrar en la competición. A tenor de otras nominaciones de asociaciones de críticos, competirá desde luego contra su ‘hermana’ ‘Mad Men’, ‘The Good Wife’, ‘Juego de tronos’, ‘Boardwalk Empire’ y, si el mundo es justo, con ‘Justified’ (con una segunda temporada que quita el hipo) y ‘Friday Night Lights’ (buen homenaje de despedida a un show incomprendido por el gran público y amado por una fiel minoría).

A ‘The Killing’ se le reprocha que es muy lenta, que se centra demasiado en explorar a sus personajes, que nos ha llevado a aparentes callejones sin salida en la investigación del asesinato de Rosie Larsen, que abusa de la (falsa) atmósfera opresiva de la lluviosa Seattle. Pero incluso episodios en los que realmente no ocurre nada, como el 11 (‘The missing’), son una maravilla de interpretación, de iluminación, de guión. Con el ruido de espadas de la estupenda ‘Juego de tronos’, a casi todo el mundo se le está escapando esta fenomenal (y modesta) serie.

  • watanabe

    No creo que la clave esté en si es justo o no que las series de Network y de cable deban estar juntas, sino más bien si hay seis candidatas a mejor drama en Network que merezcan ser nominadas. En ese caso The Good Wife no tiene a ninguna otra serie en abierto que le llegue ni tan siquiera a la altura de los talones.
    Todavía no he visto The Killing pero cada vez tengo más ganas.

  • Marco

    The Killing es de las grandes. Me da rabia no haber visto la original (y encima no tener ganas de verla). Por cierto, esa es otra cuestión que se podría plantear a la hora de dar premios. ¿Vale lo mismo una serie original que otra adaptada que, en cierta manera, va con la ventaja de partir de una idea buena y hasta premiada? En los Oscars el guion adapatado y original se premian por separado. Lo justo entonces sería que The Killing, por ejemplo, compitiera en una categoría distinta.

    Separar series de cable y de canales en abierto… no sé. Si una cadena quiere y puede invertir más pasta en hacer sus series, cuidarlas más, y otras no, eso también se tiene que ver reflejado en los premios. Al dividirlas haríamos divisiones, como en el fútbol, y si todas quieren jugar en la misma liga, pasará como en España, donde casi siempre gana el Barsa o el Madrid… y no hay demasiadas quejas. No sé, hablo por hablar, sin darle demasiadas vueltas al tema, así es que quizá lo que digo no tiene mucho sentido. Ya me diréis.

  • Hyde

    Quizá a las network les falte valor para emitir algo como Mad Men y Breaking Bad. Seguramente se les echarían encima los anunciantes (¿os imagináis el capítulo de la sobredosis de Breaking Bad emitido en abierto?), los políticos y hasta la audiencia. Lo que me parece claro es que las series de 13 episodios y las de 23 o 24 deberían competir en categorías distintas. Y también que debe de ser durísimo batallar todas las semanas pendiente de los índices de audiencia, de si te renuevan o no, mientras que en las de cable la renovación casi es automática a la mínima que funcione bien la trama (salvo el triste caso de Rubicon) y haya una mínima audiencia. Y sí, Marco, tienes razón, al no ser original debería competir en otra categoría. Yo estoy en la misma tesitura con Forbrydelsen o como se llame la versión sueca. Me ocurre igual que con Wallander

  • St. James

    Estoy de acuerdo con Hyde en que la dependencia/servilismo con respecto a los anunciantes, asociaciones de espectadores, etc… hace imposible a las networks emitir ciertos contenidos. Las únicas series que pueden “permitírselo” son las que veteranas que están más allá del bien y del mal, pero las nuevas lo tienen crudo. Así que me apunto a ir compartimentando de un modo más justo los premios.

    Con todo, miren los Oscars: tantos años y siguen mareando la perdiz con categorías y número de contendientes. Probablemente un síntoma de que Hollywood hace tiempo que perdió el contacto con la realidad, y una lección de la que debería ir aprendiendo el medio televisivo.

  • St. James

    Estimado Hyde:

    Aprovecho su último post (dado que no viene a cuento) para celebrar una muestra ejemplar de amiguismo profesional con criterio (ya lo quisiéramos por nuestro Sur). Acabo de leer que Martin Freeman (Watson en “Sherlock”) le ha comido el tarro a Peter Jackson para que sea Benedict Cumberbacht (Sherlock himself) el que ponga voz a al Dragón Smaug en “El Hobbitt”.

    Con eso y Evangeline Lilly de “orejitas”, sólo me falta que le dé un cameo a Julie Fowlis.

    Un abrazo,
    St. James

  • breikin bar

    Veo que las polémicas de este blog son de primero de teleserie, es decir, banales, frívolas y sin sustancia. Aquí lo que hay es mucho fan friki más preocupado por los premios, las injusticias y las comparaciones innecesarias (ej: ¿cuál es mejón, la original o la americana?) que por analizar con un poco de seriedad el fenónemo de las teleseries más allá de los tópicos de siempre. ¿Y qué pasa, que en Europa no hay series buenas? Moda pasajera, al tiempo, señor (o señora) Hyde.

  • Hyde

    Estimado breiking, le rogaría un repaso al blog antes de entrar en descalificaciones gratuitas. En Europa claro que hay series estupendas, la inmensa mayoría británicas, e incluso hace poco hemos tenido la suerte de ver ‘Crematorio’, fantástica pero lamentablemente una raya en el agua de la triste producción televisiva española. Por lo demás, nuestras preferencias y nuestra disponibilidad horaria nos obligan a ir a lo seguro y a perder el menor tiempo posible. En cualquier caso, súmese al debate y apunte series europeas que a su juicio son dignas de ver. Es bienvenido.