El cine ha muerto » Archivo » El supervillano

El supervillano

Hyde | 7 de junio de 2012 a las 11:22

Hoy debuta como firma invitada en este blog el gran Simón Cano Le Tiec, con una oportuna reflexión sobre ‘Sherlock’. Ahí os la dejo:

El público se ha visto enamorado por uno de esos villanos que necesitan sobrevivir para orquestar la anarquía entre sus enemigos, y ese es Moriarty. Jim para los amigos, o bien Andrew Scott para los que le idolatran, se ha convertido en uno de los personajes más carismáticos de la televisión británica. Hace casi una semana, mientras la mayoría de periodistas, cinéfilos y críticos de todo el globo tenían puestos sus ojos en Cannes y en como Haneke sujetaba su segunda Palma de Oro, se entregaban los premios Bafta a lo mejor de la temporada televisiva inglesa, y si se trata de hablar de excelencia interpretativa, el nombre de Scott no podía faltar en el palmarés. Si tenía que caer algún premio tras el de Martin Freeman como mejor actor secundario hace ya un año, era ése. Scott, entregado en su totalidad a un papel que debería pasar a estar en los libros de interpretación, se ha asegurado de perfilar el caos, el control y la manipulación en un personaje idílico, casi lírico para tratarse de una moderna adaptación de los relatos de Arthur Conan Doyle. A él tampoco le iban mucho los escándalos internacionales. Irene Adler bien pudo ser la única que consiguió darle una buena tunda a Sherlock Holmes, pero tampoco tambaleó el frágil equilibrio de su persona. Moriarty, sin embargo, no solo lo hizo, sino que también consiguio que el pequeño mundillo que Holmes había formulado hasta la fecha, se derrumbara en el acto. De hecho, casi nada en Sherlock transcurre realmente como Doyle escribía, y aunque Moriarty siempre haya actuado desde las sombras, Scott vive para lucirse ante una cámara hechizada por su temida sonrisa, su tragicómico histrionismo y sus one-liners tan perfeccionados como por parte de los guionistas (Mark Gatiss y Steven Moffat) como por su asombrosa expresividad. Por suerte, vive rodeado de talento, o lo que es lo mismo, de Freeman y de Benedict Cumberbatch, cuyo Bafta seguramente le caerá por la última temporada de la serie.

 

El Londres de Moffat, de Gatiss, y lo que es más importante, el de Scott, no es como el pozo de aristócratas del Londres de Woody Allen, pero bien podría parecerse en algo. La violencia se encuentra sometida una presión tal, que el caos impera en las calles, Moriarty se vuelve loco, revienta los códigos de seguridad de los edificios más emblemáticos de la capital, y sigue sonriendo a las cámaras que le graban como uno de esos pocos supervillanos que enamoran por lo bien que les van las cosas. Scott se encaja en un rol complejo, y al final es Moriarty el que acaba vistiéndose como el actor irlandés. Ser tan frenético es lo que le hace tan trascedental. Cumple la mayoría de las exigencias que debería tener un personaje como para tener su propia serie. Sería un Dexter Morgan, un Jack Bauer o un Don Draper que no quiere resaltar porque ya lleva consigo ese estatus de protagonista. Hacerle sombra a Cumberbatch no es tarea fácil, y como antagonista, muchísimo menos. Se trata de uno de esos ejercicios de estilo que se convertiran en ídolos de culto con el paso de los años. En cuanto al trabajo de Scott, todo aspirante a actor debería verle decir: ‘Tú estás en el bando de los ángeles’.

 

  • St. James

    Estimado Le Tiec:

    Tras hacerme mirar la entrada de Scott en la imdb, descubro que intervino en un remake de 2005 de “El Experimento Quatermass”, donde para colmo figuran David Tenant (It is defended!) Mark Gatiss (Mycroft) y el pibón de Indira Varma. Agradecería que usted u otra alma frikaritativa me oriente con respecto a cómo conseguir una copia. Por que yo, por Quatermass… ¡mato!

    Un abrazo,
    St. James

  • Simón Cano Le Tiec

    Estimado St. James:
    Con respecto a su pregunta, recuerdo haber visto alguna copia en DVD de una tal ‘El experimento Quatermass’protagonizada por el Mr. Hyde de Jason Flemying en ‘La liga de los hombres extraordinarios’ (ejemplo a citar que tampoco se lo merece) en los confines de las estanterías de oferta del URENDE de Málaga. No creo que trasladasen esas cintas a su nuevo y actual emplazamiento, pero podría seguir estando ahí.
    Con respecto a Scott, le recomiendo que vea una serie que se emitió en Reino Unido a principios de siglo, que trataba sobre dos amigos, de los cuales uno vivía la vida como si fuese una película. Creo que se llamaba ‘My life in film’. Hace poco, Scott protagonizó un corto irlandés llamado ‘Silent Things’, en el que interpreta a un joven autista. Maravillosa interpretación en esta última. Una de sus interpretaciones más aclamadas es la de ‘Dead Bodies’…estoy totalmente de acuerdo. Si no me equivoco, todos los ejemplos que le recomiendo pueden verse en Youtube…
    Abrazo
    Simón

  • St. James

    Gracias, Simón. Aparte de sus recomendaciones, de las que tomo seria nota, le agradezco que me indique que el producto no sólo está a mi alcance, sino que me va a costar 4 pavos. En esas condiciones, me arriesgo a comprármelo, aunque acabe siendo un churro.

    De camino, aprovecho para reivindicar ante los Quaterhooligans, fans del fantastique y la tv británica la miniserie de finales de los 70 “The Quatermass Conclussion”, protagonizada por el ínclito John Mills y de la que se editó un montaje reducido, casi más interesante que la propia serie, para el mercado de vídeo.

    http://www.imdb.com/title/tt0078129/

    Y quienes vayan más allá en su interés por el personaje no pueden perderse el montaje televisivo donde esta última historia se presentó antes de pasar a la gran pantalla, editado hace años en DVD. Una muestra de la seriedad y profesionalidad con la que los ingleses se tomaban sus productos para la pequeña pantalla, ya a finales de los 50, y de la fuerza y credibilidad que se pueden obtener de cuatro pavos y unas paredes de cartón piedra, cuando se cuenta con buenos actores, un realizador solvente y los textos de Kneale.

    http://www.imdb.com/title/tt0051305/

    Un abrazo,
    St. James

    PD: Si después de ver “Quatermass and the Pit” siguen ustedes con ganas de hacer caso a un avezado amigo gastrónomo y atreverse a probar los “chapulines”, tienen ustedes más “taleguilla” que el caballo de Espartero.

    http://en.wikipedia.org/wiki/File:Chapulines.jpg