El mejor trago seriófilo

Hyde | 9 de enero de 2013 a las 22:42

‘Justified’ es como un buen bourbon de esos que se tragan de un buche sus protagonistas en la barra de uno de los muchos bares de Harlan a los que nos lleva: al principio puede costar un poco que entre, pero luego uno va cogiéndole el gusto, apreciando sus matices, incluso paladeando el sabor a madera vieja, disfrutando de lo duro de una de las mejores series de la actualidad, una mezcla entre un western moderno y una novela negra. El martes se estrenó en Estados Unidos la cuarta temporada de esta serie basada en los relatos de Elmore Leonard, veterano escritor que ha acabado de productor y guionista con la colaboración del ‘pata negra’ televisivo Graham Yost (‘Hermanos de sangre’, ‘The Pacific’). Posiblemente sea la serie con los mejores diálogos de la televisión, nada que ver con el estilo ‘Sermonorkin‘. Aquí no escucharán largas y perfectas, utópicas, parrafadas morales y éticas: los personajes de ‘Justified’, además de exhibir un riquísimo acento cerrado sureño -tan apreciable como el bourbon-, hablan como pelean. Cada frase es una bala de plata, una cuchillada, una advertencia de muerte envuelta en terciopelo.

También compite, junto con ‘The Good Wife’, por el título del mejor casting de la tele. Como presuntamente ocurre también con Julianna Margulies y su Alicia Florrick, en ello ha tenido que ver la generosidad de su protagonista y productor, Timothy Olyphant, un actor que ha madurado en barrica de roble, pero no doce años, sino menos de la mitad: apenas han pasado seis años desde su ‘Deadwood’ y dios, qué diferencia entre su tosco Bullock y este Raylan Givens, uno de los mejores héroes de la parrilla actual. Porque tanto la estrella como los responsables de la serie han entendido la importancia extrema de los villanos y su desarrollo. Y en eso ‘Justified’ da lecciones al resto de series. Empezando por uno de esos malos-buenos a los que uno inevitablemente coge cariño, uno de esos asesinos con los que el espectador se iría de copas: el Boyd Crowder de Walton Goggins. Luego, solo en la estelar segunda temporada, apareció Mags Bennet (Margo Martindale), con un personaje antológico. Tan especial como su propio bourbon destilado, el pastel de manzana, y su pequeño Dickie (Jeremy Davies). Y el año pasado introducimos a dos más, a Robert Quarles (Neal McDonough), un tipo inquietante donde los haya, y al carnicero Limehouse (Mykelti Williamson), que ya querría para su trama cualquier serie de primera. A Raylan Givens no le faltan rivales de altura, ni tampoco complicaciones con falda o vía paterna. Y cuanto más débil se vuelve el otrora US Marshal más duro de Kentucky y alrededores, más atractivo y rico resulta el personaje.

Beba o no bourbon, ‘Justified’ es una serie que no se puede perder. Eso sí, verla doblada es como echarle coca-cola. Una verdadera lástima. Un crimen.

  • AlbertoNahum

    Joer, brillante. Lo suscribo en fondo y en estilo. Esto es escribir un post adecuándose al tono de la serie. Bravo.

    Ya vi el primero anoche y me lo pasé de lo lindo. Creo que, compitiendo con BBad, es la serie en la que mejor me lo paso.

  • Hyde

    Gracias maestro.

  • ainhop

    Pedazo de entrada, qué maravilla! La serie es tan fantástica como nos cuentas. Y menos mal que alguien ve que el casting de Justified no tiene nada que envidiarle a las niñas mimadas de la crítica.

    Como yo digo siempre, Raylan es EL hombre y Boyd EL personaje. Y la temporada dos siempre será la mejor serie de drama que vi aquel año. Insuperable.

  • Elena

    Adoro esta serie y tienes toda la razón al alabar al reparto al completo, porque Raylan Givens es un protagonista que por sí solo ya hace que “Justified” sea una gran serie, pero si le añades a Boyd Crowder, Ava (mujer de armas tomar), Art (jefe resignado), Arlo (premio al padre del año) y los villanos que han ido circulando, con mención especial para la grandiosa Mags Bennet, la serie alcanza el nivel para estar en el Olimpo, aunque curiosamente no esté tan reconocida como otras que en mi opinión no pasan de correctas (… ejem “Homeland”…).

  • St. James

    Le odio, Hyde. Me ha enganchado a otra.

    Pero tranquilo… Voy a iniciar una campaña de guerra de guerrillas para engancharle a usted a las versiones españolas de “Matrimonio con hijos” y “Las chicas de oro”.

    Y “Harry´s Game” y “Exiles” esperando en el cajón… Nos encaminamos a una versión audiovisual del drama borgiano. ¡Moriremos ciegos y con deudas de visionado!

  • Maestro Ciruela

    Hemos llegado a un punto, en el que las series requetebuenas empiezan a ser legión y esto se está convirtiendo en un puñetero lio; es decir, completamente de acuerdo en que Justified juega en primera división y además con aspiraciones a podio, pero es que si ahora mismo alguien me forzara a decir mi serie favorita o mis tres preferidas, tendríamos que concretar si hablamos de las “nuevas” o de todas las que han surgido a lo largo más de una década. ¿Se puede considerar nueva Breaking Bad? En fín, que la calidad se amontona y eso, qué duda cabe, es gran noticia. Elena… no hace falta cometer sacrilegios con Homeland para ensalzar a Justified. ¿O quizá es un tema de afinidad con el protagonista? Le sientan tan bien el sombrero y los jeans a Raylan Givens, ¿verdad…?

  • Elena

    Maestro Ciruela. Reconozco que Raylan Givens destila masculinidad por los cuatro costados, que el sombrero y los vaqueros elevan su atractivo natural a la enésima potencia y que sus frases escuetas y contundentes son casi más letales que las balas que dispara, pero mi admiración por esta serie engloba a toda la galería de personajes que circulan por el condado de Harlan y las sórdidas historias que allí suceden. Por otro lado, mi opinión sobre Homeland no viene de compararla con Justified, viene de que simplemente es una serie que a mi no me ha cautivado y no alcanzo a entender las enormes alabanzas que recibe. Solo he visto la primera temporada y no tengo intención de ver la segunda. La historia que cuenta no está mal, pero creo que el desarrollo tiene un ritmo lento, que compensan con giros argumentales más bien tramposillos. Personalmente creo que lo mismo se podría haber contado con 4 ó 5 capítulos menos. Y por otro lado los dos protagonistas no me los trago, especialmente Claire Danes, sobreactuada “to the max” y que cuando quiere transmitir la locura del personaje su único recurso interpretativo es abrir mucho los ojos. Sí me gustaron Saul y el jefe de Carrie, pero no me compensa para seguir viéndola. Ni mucho menos estoy diciendo que la serie sea mala, solo digo que para mi gusto no es tan buena como dice el resto de la gente. Si todos estuviéramos de acuerdo en todo, sería muy aburrido, ¿no? :-)

  • Maestro Ciruela

    De acuerdo, Elena; Se nota en su forma de expresión que tiene usted un bagaje y no parece una indocumentada. Quizá por eso precisamente, nos “duelen” más los desencuentros y las divergencias que tenemos los humanos entre nosotros, aun teniendo la obligación de admitir con el raciocinio, la imposibilidad de estar de acuerdo en todo, como muy bien apunta usted más arriba. En cuanto a lo de que fuera más aburrido, no sabría qué decirle…¡Quizá fuera fantástico! aunque esto no lo sabremos nunca, ¿cierto…? Solamente me gustaría hacer un comentario relacionado con una de sus expresiones. Yo pediría desde aquí que se abandonara ya de manera oficial, el término “lent@”. No significa absolutamente nada y no dice gran cosa sobre el producto en cuestión. Besos.