Archivos para el tag ‘ABC’

El estreno del otoño

Hyde | 11 de octubre de 2012 a las 13:55

Juntemos a uno de los mejores creadores televisivos de la última década, una cadena potente como la ABC, un buen casting, un gran guión con diálogos brillantes. Y añadamos una crisis con un submarino nuclear con 18 cabezas atómicas a bordo. Tendremos el que por el momento es con diferencia el mejor estreno del año, ‘Last Resort’, un thriller político-militar que llega con la firma de Shawn Ryan, el responsable de ‘The Shield’, posiblemente la mejor serie que no has visto.

A mucha distancia de ‘Revolution’ o de ‘Vegas’, ‘Last Resort’ constituye un gran ejemplo de la premisa fundacional de este artículo: la televisión puede mirar cara a cara al cine y muchas veces ganarle la partida, porque cuenta con grandes ventajas, principalmente el tiempo y la capacidad para desarrollar los personajes y las tramas. A priori, esta serie podría ser una buena película, una nueva versión de la ‘Marea Roja’ del recientemente desaparecido Tony Scott. Y corre el grave riesgo del síndrome del piloto perfecto: tan bueno e intenso que la serie tiende a desinflarse y hundirse progresivamente porque nunca volverá a estar a la altura de su primer episodio. Le ha ocurrido a varias, entre ellas a ‘Flashforward’, aunque los responsables de ‘Last Resort’ aseguran haber aprendido de las malas experiencias anteriores. Al respecto le preguntaban a Ryan en una entrevista reciente, y también sobre cómo planeaban extender la trama en formato de serie lo que parecía una película conclusiva. Y en su respuesta Ryan demostró que sabe bien lo que se trae entre manos: “Es una cita clásica de Mike Tyson, todo el mundo tiene un plan hasta que recibe un puñetazo en la cara. Y producir una serie es recibir constantemente puñetazos en la cara y levantarte. A diferencia de otras series, nuestro show no es tanto sobre un misterio como sobre una situación y un conflicto que creemos podemos desarrollar. No se trata de retener un gran secreto a la audiencia y hacerla esperar. De momento hemos escrito siete episodios y no nos hemos quedado sin historia. Lo mejor es que tenemos un enorme lienzo internacional al que literalmente puedes traer jugadores. Podemos ir a Washington, a Rhode Island, podemos estar dentro del submarino. Ir a Hong Kong… Podemos hacer cualquier cosa”.

 

Visto el segundo episodio, tanto la acción como la trama mantienen el nivel alto y, como dice Ryan, la paleta de colores de esta serie se antoja infinita: Navy Seals, Deltas, Spetnatz, batallas submarinas…

 

Los galones de Terry O’Quinn

Hyde | 4 de octubre de 2012 a las 10:01

Hasta hace relativamente poco, al veterano actor Terry O’Quinn lo tenían encasillado siempre en el mismo papel: oficial militar, habitualmente de alta graduación, o jefe tocanarices del FBI, la CIA o cualquiera de esas agencias estatales ultrasecretas americanas. Basta un rápido repaso por la amplia filmografía del intérprete, que recién cumplidos los 60 acumula 102 títulos, para comprobar que, salvo soldado raso, ha ocupado prácticamente todos los puestos en el escalafón. Puede que sea su calva o su peculiar rostro que transmite confianza y seguridad. Porque tiene cara de mandar. Ha sido varias veces general (‘El Ala Oeste de la Casa Blanca’ y ‘Harsh Realm’) y almirante (‘JAG. Alerta Roja’, ‘Star Trek la nueva generación’ y en el telefilme ‘Visiones de un asesinato). Pero también coronel (‘Navy: Investigación Criminal’ y ‘Espías sin fronteras’), comandante ((Hawaii 5.0′), capitán, mayor, teniente (‘Expediente X’) y sargento. Fuera del ejército, ha encarnado a varios sheriffs, a un director adjunto del FBI (‘Alias’) e incluso a un fugaz comandante en jefe, como presidente de Estados Unidos en la resistencia a los alienígenas en ‘Falling skies’.

 

 

Pero aunque ha seguido encarnando esos papeles, ahora mucho mejor pagados y como estrella invitada, todo cambió en la carrera de O’Quinn con ‘Perdidos’. Su John Locke, uno de los personajes más poderosos, conflictivos e inquietantes de la exitosa serie, era tan protagonista como el que más. El domingo, la ABC volvió a darle ‘galones’ al actor, con una serie en la que constituye el principal reclamo: encarna al mismísimo demonio en ‘666 Park Avenue’. Y aunque de momento sólo se ha emitido el piloto, con una audiencia no muy llamativa, podemos confesar que el papel le sienta como anillo al dedo. O’Quinn interpreta al diablo en la piel de un empresario inmobiliario neoyorquino, dueño de un gran y viejo edificio de la calle más cara de la Gran Manzana, donde alquila apartamentos y desde donde va concediendo deseos, comprando almas.

 

 

Aunque hay que tener cuidado con los primeros juicios de valor, un piloto suele dar pistas de lo que vendrá en el futuro. Y de momento apostamos que ‘666 Park Avenue’ no será una gran serie por lo previsible de su guión, pero se adivina una buena factura y unas dosis de entretenimiento suficientes como para seguir viéndola. Recuerda algo a ‘El abogado del diablo’, esa película que tampoco fue gran cosa de Al Pacino y Keanu Reeves, y se antoja una competencia ‘light’ a la más extrema ‘American Horror Story’. Puede que estos argumentos no tienten demasiado. Lo suyo es que vean a O’Quinn de demonio y comprueben si les seduce su oferta.

La audiencia manda

Hyde | 20 de mayo de 2010 a las 16:46

Nadie va a llorar por la cancelación de ‘Flahsforward’. Pero con su decisión de no renovar una segunda temporada de la tramposilla serie del apagón, la cadena ABC ha mosqueado a mucha gente y cometido un error estratégico. Por muy bajos que fueran los niveles de audiencia (de 12 millones en septiembre pasó a 4 en abril), este show podía haber sido un sucesor de transición para los huérfanos de ‘Perdidos’. Y la primera damnificada será la cadena. El parón invernal había mejorado sin duda la trama y tampoco debía de ser una serie con unos costes de producción inasumibles. La medida carece de sentido si además tenemos en cuenta que los mismos ejecutivos de la ABC han decidido renovar la lamentable ‘V’, que ha sido una decepción mayor, tanto en números de audiencia como en guión. Aunque el remake de ‘Los Visitantes’ tuviera mejores cifras de rating que la serie de Joseph Fiennes, no se puede ocultar que también partía con dos ventajas insuperables: la enorma campaña de marketing de su lanzamiento y el hecho de programarla los martes, justo después de ‘Lost’. Y efecto arrastre tiraba mucho. ‘V’, se pongan los comentaristas deportivos de Canal Sur como se pongan, es una bazofia de mucho cuidado. Puestos a hacer una versión, hazla mejor que el original o no la hagas. Y el otro día revisionando un capítulo de la primera V, por muy anticuados que se hayan quedado sus efectos especiales, lo cierto es que no había color.

En cuanto a ‘Flashforward’, la idea original era buena. Toda la humanidad se desmaya simultáneamente por culpa de un experimento científico, parece que intencionado. Su gran defecto, por no llamarlo su condena, es que había que seguir muy fielmente la trama para no perderse. No es la típica serie que uno engancha una semana y la pierde de vista dos. Aquí o te ves todos los capítulos o no te enteras de nada. Esperemos que sus creadores y guionistas tengan la decencia de darle un final digno. La historia de la tele está llena de series canceladas que terminan con tramas abiertas (no hay más que recordar ‘Kings’, de Ian Mcshane), por si acaso algún cable pica y la compra.

Regresos y familias en la ABC

Hyde | 8 de abril de 2010 a las 11:17

chiklisEl fin del parón invernal, que supuestamente debía servir a algunos guionistas para recargar las pilas, ha devuelto a las pantallas varias series, así que se nos acumula el trabajo. Hoy nos centraremos en la cadena ABC. Por el momento, ‘V’ sigue siendo la misma bazofia que dejamos en diciembre. Al menos en el quinto episodio por fin vemos una rata… …aunque no es engullida. ‘Flahsforward’, que empezó muy fuerte y después se fue diluyendo como un azucarillo, va a apostar por Dominic Monaghan. Bien hecho. El ex hobbit tiene capacidad, como ya nos demostró en ‘Perdidos’, para aportar muchas capas a sus personajes. Todavía no tenemos claro si es bueno, malo o ambas cosas en la serie, una característica que distingue a las creaciones honestas. A esos dos shows hay que sumar ‘Lost’, que por cierto ha recuperado su brío original tras unos primeros tres capítulos muy decepcionantes, y, especialmente, ‘Modern Family’, uno de los mejores estrenos de los últimos años. Esta comedia de situación innova donde todo estaba trillado, y en cada episodio nos aporta carcajadas de muchos quilates y también las precisas dosis de ternura y reflexión. Es difícil encontrar una serie con un casting mejor, con el hilarante Ed O’Neill como patriarca de la familia. Su presencia inunda la pequeña pantalla. Y luego está Ty Burrell, un actor secundario con mucha experiencia en producciones de Hollywood, interpretando al cansino padre moderno y bastante estúpido. Al principio empacha, pero luego no quieres dejar de verlo. Por no hablar de Eric Stonestreet, el gordito del matrimonio gay, un oso de peluche que jugaba al fútbol americano.

La ABC prepara otra serie familiar que promete ser la sensación de la próxima temporada. Michael Chiklis, nuestro añorado Vic Mackey en ‘The Shield’, y Julie Benz, la sensual pero cursilera Rita de ‘Dexter’, encabezan ‘No ordinary family’, que vendrá a ser la adaptación televisiva y en carne y hueso del éxito de Pixar ‘Los increíbles’. Si la película fue extraordinaria, la serie pinta estupenda.

Lagarto, lagarto

Hyde | 12 de noviembre de 2009 a las 18:14

http://www.youtube.com/watch?v=WQBC1H-t9Q0&feature=related Si de algo ha servido de momento la nueva versión de ‘V, los visitantes’, es para dar a conocer a todo el mundo lo que muchos ya sospechábamos: Santiago Calatrava es un extraterrestre. Ni arquitecto ni escultor, el divo valenciano es decorador de naves espaciales. Por eso sus compañeros de profesión no lo entienden. La nueva V, estrenada la semana pasada por la cadena estadounidense ABC, también nos demuestra que el tiempo no pasa en balde. Difícil emocionarse como aquel niño que ansiaba que llegaran el sábado y las aventuras de Mike Donovan. Imposible sorprenderse cuando desde el principio sabemos que hay lagarto encerrado. V, como cualquier otro remake, parte con desventaja frente a su antecesora. Aunque se han introducido algunas variaciones, el argumento es, obviamente, el mismo. Los extraterrestres se presentan como amigos de la humanidad y ofrecen la cura de 65 enfermedades, un nuevo sistema de seguridad social universal que muchos han visto como una crítica implícita al gran empeño de Obama y como una forma zafia de crear polémica -la primera serie comparaba a los visitantes con los nazis, por lo que el símil es casi blasfemo-. Uno de los peligros de los que alerta la incipiente resistencia es que la “devoción” por los extraterrestres se convierta en fanatismo. ¿Adoración desmedida en todo el mundo y seguridad social? Que me coman como a una rata si es casualidad.

Queremos darle una oportunidad a V, aunque lo que vimos no nos haya entusiasmado. Algo parecido le ocurrió a los ejecutivos de la cadena, que obligaron a la productora a mejorar los guiones, lo que llevará a la serie a parar tras cuatro capítulos para continuar en marzo. Sin embargo, ya ha conseguido la mayor audiencia de todos los nuevos estrenos de la temporada y logró reunir a 13,9 millones de espectadores. Pero desde luego no es un piloto que enganche, como sí hizo el de ‘Flashforward’, por citar una serie reciente, ni es tan trepidante y cautivador como fue el de Battlestar Galactica, por nombrar otro remake de ciencia ficción.

Tampoco el casting de V promete demasiado, lleno de secundarios, terciarios o desconocidos. Poner el peso de la serie sobre los hombros de Elizabeth Mitchell es una apuesta demasiada arriesgada si se quiere competir con la original. En cambio, la brasileña Morena Baccarin resulta tan atractiva como inquietante en su papel de la líder visitante, Anna, y el joven pero veterano Scott Wolf, que nos gustó mucho en la ya lejana ‘Los últimos días de Emmett Young’, puede enderezar su carrera como el periodista Chad Decker. Aunque lo tendrán duro si los comparamos con Marc Singer y Jane Adler, la pérfida Diana de la versión original. Algún cameo habrá, puede apostar.

Han vuelto

Hyde | 30 de octubre de 2009 a las 14:05

Apenas faltan cuatro días para el esperado estreno (más bien reestreno) de ‘V’, los visitantes. Tiene como protagonista a una vieja conocida de ustedes, Elizabeth Mitchell, ‘resucitada’ de ‘Lost’. El caso es que la cadena generalista ABC se posiciona en esta temporada de otoño/invierno como el rival a batir. Entre ‘Perdidos’, ‘V’, que será un éxito seguro, y la sorprendente y más que recomendable ‘Flashforward’, su parrilla se lo pone muy difícil a las cadenas de pago. La próxima semana hablaremos del estreno, en cuanto podamos importarlo. Calculen jueves o viernes.