Archivos para el tag ‘Avatar’

Regreso al pasado

Hyde | 30 de septiembre de 2011 a las 8:58

http://www.youtube.com/watch?v=p6o-Fzg4d0Y&feature=related

En el reparto del negocio de la ficción televisiva había una especie de pacto no escrito entre las cadenas de pago y las ‘network’ en abierto. Las primeras llevaban las series a terrenos de calidad nunca vistos, en plena competencia, e incluso superioridad, con el cine, y las segundas se dedicaban meramente a la parte comercial. La prioridad era la audiencia, cazar al target deseado de la forma más amplia posible y lograr un buen retorno comercial. Lo que se invertía tenía que volver multiplicado. Mientras el cable, abanderado por la HBO, pero ahora también por AMC y Showtime, fabricaba misiles de precisión que en ocasiones daban un rendimiento extraordinario, y no sólo a efectos de consolidar la marca y captar abonados, las grandes cadenas NBC, ABC, CBS, Fox se dedicaban a lanzar napalm a la audiencia para conquistar a los anunciantes. A veces tenían éxito y otras no.

Pensábamos que esos tiempos estaban quedando atrás, con producciones como las ya mencionadas hasta la saciedad ‘The Good Wife’, ‘Fringe’ o incluso la híbrida (medio en abierto, medio de pago) ‘Friday Night Lights’. Pero no. El estreno más esperado de la temporada, la promocionadísima ‘Terra Nova’ es una regresión total. No porque sus protagonistas, una familia del siglo XXII en un planeta moribundo por la contaminación que decide emigrar, aprovechando una fractura en el espacio-tiempo, a la Tierra de hace 85 millones de años. Sino porque la cadena Fox y sus productores, entre los que se encuentra un Spielberg maldito para la tele desde ese engendro que es ‘Falling skies’, se han gastado tanta pasta en la producción que se han empeñado en agradar a todo el mundo y en conquistar a la mayor audiencia posible desde el episodio piloto. El resultado es un pastiche en el que se nota que hay mucho dinero invertido en ambientación, aunque poco en los dinosaurios y menos aún en el casting. Siendo benevolentes, digamos que ‘Terra Nova’ es una mala fusión entre ‘Parque Jurásico’ y ‘Avatar’, con un toque de la fallida ‘Outcasts’ de por medio. Incluso hay prácticamente un plagio con el personaje de Stephen Lang, que viene a ser el mismo que hacía en la macroproducción de James Cameron.

Quizás, acostumbrados a exquisiteces, nos hemos vuelto demasiado exigentes. Pero de momento ‘Genesis’, el episodio doble emitido en Estados Unidos en la noche del lunes, hace aguas por todos lados y tampoco es que haya enamorado a la audiencia, con unos resultados que sin ser malos no son para tirar cohetes de felicidad, con nueve millones de espectadores cuando la cadena de Murdoch esperaba bastantes más. “No un desastre (todavía)”, escribía un cronista televisivo.

El reparto de ‘Terra Nova’ tampoco brilla demasiado. Jason O’Mara no tiene el peso suficiente para liderar la serie (su cabeza de familia pone exactamente la misma expresión atribulada cuando su hijo mayor decide saltarse una clase que cuando lo van a devorar unos dinosaurios), y aún a riesgo de precipitarme, tampoco se vislumbran grandes actuaciones del resto de un casting en el que también reconocemos a Allison Miller, la princesa de ‘Kings’.

En cuanto al guión, nadie esperaba el talento de Philip K. Dick en una trama que consiste en mezclar a humanos del futuro, medio peleados entre ellos, en la era de los dinosaurios. Pero a estas alturas de la película, o de las series, hay un mínimo común exigible: que los diálogos y las situaciones familiares resulten creíbles y naturales, que los ritmos se cuiden y no se hurte al espectador la presentación de los personajes ni se le sature con demasiados acontecimientos simultáneos. El estilo AMC ha calado.

‘Terra Nova’, a la que daremos un par de oportunidades más antes de condenarla o perdonarla (si es que no la cancelan antes), sólo es completamente creíble en una cosa: consigue retraernos a un pasado que creíamos muy lejano. La televisión ya no es así. Afortunadamente.

Filósofos de la isla

Hyde | 25 de mayo de 2010 a las 13:50

Al igual que ocurrió con ‘Avatar’, nunca el ‘charco’ había sido tan profundo entre la crítica norteamericana y la europea. El final de ‘Perdidos’ ha encantado mayoritariamente a los analistas televisivos estadounidenses -con las lógicas excepciones y con la admisión de que demasiadas preguntas se quedan sin responder, but who cares?- y horrorizado a los exigentes europeos. En este lado del Atlántico por lo general se ha despellejado sin piedad a los guionistas por ‘The end’. Y eso que seguramente sea el mejor capítulo de la terrible sexta temporada, que empezó de forma lamentable, con ese templo de cartón piedra, y remontó ligeramente el vuelo con algunos capítulos, salvo ese ‘Across the sea’ del supuesto génesis, con esa Allison Janney, la C.J. Cregg de ‘El Ala Oeste’, pero con unos pelos terribles.

A partir de aquí, volvemos a avisar, seguiremos con las teorías sobre el final de ‘Perdidos’. Así que si aún no lo han visto, no sigan adelante. Como diría Jacob sobre la cueva de la luz dorada: “enter at your own risk”.

ESPOILER, ESPOILER, ESPOILER

Tras digerirlo durante toda la jornada de ayer, por aquí cada vez nos gusta más el final de ‘Lost’. Sí, admitimos que nos han robado la cartera, que tenemos que elaborar la mitad de la película en nuestra cabeza, de forma individual, que quizás suframos el síndrome de Estocolmo. Pero es un buen y bonito final. Murieron felices (algunos no tanto) y comieron perdices. Algunos se van al infierno, otros siguen en el purgatorio (¿dónde irá ese Ben Linus a la puerta de la iglesia, que no es tan mal chico at the end?), pero nuestros queridos personajes (aunque la novia de Sayid estaba bien muerta y en el infierno, con lo insufrible que era) se reúnen de nuevo, tras haber salvado Jack el mundo.

Ahora nos queda el futuro sufrimiento, o alegría, de seguir las carreras de los actores de la serie. En numerosos foros y páginas especializadas se pide, y desde aquí casi lo exigimos, que le den una serie propia al gran Henry Ian Cusick. De los diez mejores capítulos de ‘Lost’, al menos cinco los protagoniza el escocés Desmond Hume.

– Todd Van der Werff, uno de los críticos del ‘Show Tracker’ de Los Ángeles Times (al periódico de la capital mundial del Show Business siempre hay que prestarle atención), apunta una teoría que a servidor le gusta creer: Hugo, el nuevo pero mejor Jacob, les da un final digno y emotivo a sus amigos, esa redención que buscan desde el principio de la serie.

– Mike McHale, del New York Times, tras ver el final por segunda vez, revisa su teoría. Ya no cree que todos estuvieran muertos desde el principio. Sigue siendo duro con la resolución de la trama, pero no con la ejecución de la vida paralela, el purgatorio, o lo que fuera esa existencia lejos de la isla que hemos visto esta temporada. Admite su belleza y emotividad, pero concluye que la serie debió durar dos temporadas si quería ser coherente con el guión. McHale reconoce que era imposible atar en un capítulo todos los cabos sueltos, y termina su nuevo artículo con una buena conclusión: ‘Lost’ ha sido inestable en ‘the big picture’ (la gran foto, la trama general), pero tremendamente hábil con los primeros planos, las pequeñas historias, “que al fin y al cabo es lo que cuenta en el medio televisivo”.

-El incansable Hernán Casciari, de Espoiler, de momento no se pronuncia. Pero hace una proclama interesante: 2010 está siendo uno de los mejores años de la historia de la televisión. Tiene razón Hernán al hablar maravillas de ‘Treme’, de David Simon, de la evolución de ‘Fringe’ -la criatura de J.J. Abrams, que ya está trabajando en otro proyecto de agentes infiltrados para la NBC- y, sobre todo, de la actual reina de la pantalla: ‘Breaking Bad’. En su tercera temporada el profesor White, Los Pollos Hermanos, Hank y los dos hermanos sicarios nos están alucinando. Hay pocas obras audiovisuales mejores que la de Vince Gilligan.

– Alberto Rey, el ‘asesino en serie’ de El Mundo, con su mordacidad habitual, pone a parir la serie en general. Y en parte tiene razón, aunque no estemos de acuerdo con él. Sí, los guionistas y creadores han roto el pacto de ficción, se lo han pasado por el forro, nos han podido tomar el pelo hasta dejarnos más calvos que a Locke. Seremos unos masoquistas.

Casquería y no muy fina

Hyde | 25 de febrero de 2010 a las 17:51

http://www.youtube.com/watch?v=fl0UCuSw6YQ&feature=SeriesPlayList&p=D19BD66D1DE81B74

¿Le gustan ‘300’, ‘Kill Bill’, las películas ‘gore’ en general? ¿Lo primero que hace cuando entra en una carnicería es ir a la sección de casquería y vísceras? ¿Es usted de esos que siempre se quedan obnubilados con escotes, culos, tetas o bíceps, con la carne al peso en general? Si las respuestas a las tres preguntas anteriores son afirmativas, su serie, no cabe duda, es ‘Espartaco: sangre y arena’.

La cadena Starz empezó a emitir en enero esta brutal versión del algo trilladito mundo de los gladiadores, desde luego nada que ver con la joya de Kubrick. En ‘Spartacus’ apenas hay moral, política, ni siquiera guión. Sólo sangre salpicando al espectador a raudales, sexo explícito en buenas dosis y por capítulos, escenas salvajes como nunca habíamos visto en televisión y pocas veces en el cine. A los que llegamos a casa algo saturados del trabajo, los 40 minutos largos de cada capítulo pueden suponer un desahogo para evitar montar la pajarraca en la oficina, es cierto, pero no ensalzaremos desde aquí la calidad de esta nueva serie. Es un subproducto para pasar el rato si uno no padece de ardores de estómago o hemofobia. Con decir que uno de sus productores es Sam Raimi, culpable de las tres primeras Spiderman -a mi juicio sólo vale la segunda- aunque con la divertida ‘El ejército de las tinieblas’ a sus espaldas, basta para hacerse una idea.

Apenas hay algunas caras conocidas en Espartaco. La neozelandesa Lucy Lawless, anteriormente Xena, la guerrera, y después uno los cylons fundadores de Battlestar Galactica, tiene aquí un papel bien diferente. De una amazona y fría máquina se convierte en la ardiente, sensual y ligera de ropa y cascos esposa del amo de los gladiadores. Éste lo interpreta el veterano actor escocés John Hannah, un rostro familiar como secundario. Peter Mensah, a quien vimos por cierto en 300 y también en Avatar, siempre en papeles inquietantes, es el maestro de gladiadores. Y Espartaco lo encarna Andy Whitfield, un rostro bonito, duro y bastante desconocido. El creador de la serie es Steven S. Deknight, responsable entre otros proyectos de ‘Buffy’, su spin-off ‘Angel’ y de ‘Smallville’. Ha pasado tanto tiempo entre vampiros que ahora está sediento de sangre.