Archivos para el tag ‘Chris Noth’

Cantidad y calidad

Hyde | 2 de junio de 2011 a las 10:43

La cantidad suele ir reñida con la calidad. Es una máxima por lo general válida para la producción industrial, las relaciones amorosas, la creación artística y, por lo tanto, las series de televisión. En Estados Unidos éstas se dividen entre las de temporada larga que llegan hasta los 23 o 24 capítulos y abarcan de finales de septiembre a finales de mayo, con varios parones por Acción de Gracias, Navidad y demás fiestas de guardar, y las que suelen durar apenas una estación, con doce o trece episodios. Es el caso de prácticamente todas las de las cadenas de pago, de ese santa santorum que forman ‘Breaking Bad’ -cuya cuarta temporada comienza el 17 de julio-, ‘Mad Men’ -no recuperaremos a Don Draper y compañía hasta el próximo invierno- y ‘The Killing’ por parte de la joven AMC, y ‘Treme’ (su segunda temporada está siendo excepcional), ‘Juego de Tronos’ y ‘Boardwalk Empire’ por la HBO.

Resulta complicado, por no decir casi imposible, mantener, igualar o superar el nivel de las series anteriores cuando se graba el doble de capítulos, cosa que suelen hacer las televisiones generalistas en abierto. Le ha ocurrido a la tercera temporada de ‘Fringe (Fox)’, con momentos fantásticos pero también bajones tremendos, cual montaña rusa. Y sin embargo, como toda regla tiene su excepción, la calidad de ‘The Good Wife’ (CBS) no se ha visto perjudicada por la extensión en su maravillosa segunda entrega, que terminó hace un par de semanas. El prodigio de esta serie sobre la ambición, las apariencias, la política, la familia y el amor (podría seguir), que a muchos insensatos echa para atrás porque parece “otra de abogados” (craso, terrible error de juicio), es la tremenda actualidad con la que los guionistas, liderados por el matrimonio King, escriben la trama. Prácticamente semana a semana, soportando la enorme presión de unos plazos de entrega cortísimos. Así hemos podido ver una historia similar a los pleitos de Zuckerberg, creador de Facebook, contra Hollywood, o los negocios de los gigantes informáticos en China tapándose la nariz y los ojos ante los atropellos a los derechos humanos. Incluso se anticiparon al caso ‘DSK’ filmando una historia similar de acoso en un hotel.

Pero los responsables de TGW no se tiran al vacío. Cuentan con el mejor casting de la televisión, un conjunto de intérpretes y personajes con una química explosiva, liderados por Julianna Margulies, para la que hace tiempo que se nos acabaron los elogios. En esta segunda temporada hemos disfrutado de una Alicia Florrick mucho más emocional, a la que en varias ocasiones se le desborda la presa en la que embalsa sus sentimientos, deseos y miedos. Aunque, por ponerle un pequeño pero, se eche en falta alguna aparición más de Chris Noth, su marido, es de agradecer que los productores hayan sabido apreciar la presencia de Alan Cumming, cuyo personaje Eli Gold es una de las mejores creaciones de los últimos años.

Abogados absueltos

Hyde | 10 de junio de 2010 a las 10:31

The Good WifeCon la venia, señoría, tengo que refutar todos esos argumentos en contra de mi cliente. Sí, es una serie de abogados. Pero su pertenencia a ese subgénero no debe ser argumento para la discriminación. Sí, se trata de una serie de una cadena generalista, bajo la dictadura semanal de las audiencias, y no de un atrevido cable de pago, cuyos ejecutivos siempre están dispuestos a dar más libertad creativa a los guionistas. Pero en este caso la CBS se ha disfrazado de HBO, aunque sin enseñarnos carnes, señoría, porque todo tiene un límite. Hay muchos prejuicios contra mi cliente, señoría. Prejuicios basados en el desconocimiento. Porque a lo largo de las siguientes líneas, señoría, demostraremos que ‘The good wife (La buena esposa), no sólo no es una serie de picapleitos más, sino que es una obra redonda que merece mucho la pena. Aunque el jurado esté hasta las narices de ver togas intentaremos convencerlo.

Esta serie de la CBS es diferente, juega con la amplia escala de grises que caracteriza a las buenas tramas, cuenta con un casting de lujo y los juicios, si el fiscal me permite decirlo, no son lo principal.

Hace un par de semanas terminó la primera temporada de una de las series revelación de este año, protagonizada por la excelente actriz Julianna Margulies, pero rodeada de un elenco inmejorable de buenos actores y mejores personajes. Desde la ambigua y exótica Kalinda (Archie Panjabi), hasta Peter Florrick (Chris Noth). Del inquietante Eli Gold de Alan Cummings al tenebroso pero divertido Colin Sweeney de Dylan Baker. Hasta los jueces invitados para apenas diez minutos de pantalla son interpretados por secundarios de primer orden.

Seguramente ‘La buena esposa’ sea lo mejor que hayan hecho en los últimos diez años los cada vez más comerciales y perdidos hermanos Scott, aunque sólo sea en su faceta de productores. Vale, no tienen mucho más mérito que reconocer el talento de Michelle y Robert King y poner la pasta, pero alguna redención se han ganado por tanto bodrio reciente.

Sin entrar en espoilers, podemos decir que el final de la temporada cierra un círculo pero deja abiertos muchos interrogantes. Comenzamos con una Alicia hundida y humillada, con su marido en la cárcel por usar su cargo de fiscal del Estado de Illinois para favorecer ciertos intereses y además verse envuelto en una fea trama de prostitutas. Así que desempolva su título de abogada, se quita el delantal de ama de casa, vende obligada su mansión y se va a un apartamento de alquiler con sus dos hijos adolescentes. Y a los cuarentaytantos entra casi de becaria en un bufete de Chicago. La señora Florrick tiene mucho talento, es una madre cornuda que lucha contra viento y marea para sacar a su familia del pozo, a la que sólo vemos unas lagrimitas cuando su trabajo está en riesgo.

No queremos dar pena a este jurado. Aunque lo parezca, mi clienta no es ninguna santa. Y ni falta que le hace, señoría. Así que pedimos su absolución y que este tribunal elimine todos los prejuicios injustos que sufre esta buena esposa.

Cornuda pero estupenda

Hyde | 31 de diciembre de 2009 a las 11:41

juliannaTras la sorprendente ‘Glee’, revelación de la temporada, la otra serie de nuevo cuño que nos ha enganchado este año es una que a priori no tiene nada de original. O tal vez sí. Se trata de ‘The good wife’ (La buena esposa), y aparentemente, es otra de abogados. Pero es mucho más que eso. Al calor de los recientes escándalos de faldas, prostitutas y drogas, de algunos políticos estadounidenses, los creadores de esta serie, Robert y Michelle King, han querido ponernos en la piel de sus esposas. Sí, las supuestas ‘tontas’ que aparecen cogidas de la mano en la rueda de prensa en la que él admite sus errores, jura que quiere a su familia y promete que no lo volverá a hacer. La trama comienza el día después del gran revuelo mediático, el día después de que metan en la cárcel a su marido, fiscal del Estado. Alicia Florrick tiene que abandonar su papel de consorte en la sombra y ganarse las habichuelas para alimentar a sus dos hijos. Y como fue una estudiante brillante de Derecho en Georgetown, echa mano de sus contactos y entra, ya cuarentona, como novata en una prestigiosa firma de abogados. Allí va demostrando su brillantez en distintos casos, en unos guiones muy bien trabajados que mezclan con acierto las dos tramas judiciales:  el trabajo diario de Alicia y el cada vez más misterioso caso de su marido. A ello se añaden las dificultades de criar a dos hijos adolescentes tras caer muchos peldaños de la escalera social de Chicago.

La protagonista es la siempre enigmática y atractiva Julianna Margulies, mejor conocida en estas latitudes como la envidiadísima novia en ‘Urgencias’ de George Clooney. Margulies también apareció en Los Soprano durante una temporada, y demuestra que es una excelente, cercana y contenida actriz. No es la única cara familiar de esta serie que producen los hermanos Ridley y Tony Scott, plagada de buenos secundarios. El marido de Alicia lo encarna Chris Noth, el ‘Mr. Big’ de ‘Sexo en Nueva York’. Josh Charles interpreta a uno de los jefes y antiguo compañero de facultad. Lo hemos visto recientemente en ‘In treatment’. Y se come especialmente la pantalla la cinematográfica Archie Panjabi, actriz británica de origen indio que aparecía en la estupenda ‘Oriente es Oriente’ y en ‘Quiero ser como Beckham’. Alicia puede ser una cornuda. Pero no debe suscitarnos pena. Sino admiración.