Archivos para el tag ‘CW’

La forja del héroe

Hyde | 24 de octubre de 2012 a las 21:50

Hay algo tremendamente atractivo en el proceso iniciático de todo héroe. Suele ser la parte más cautivadora de cualquier relato o historia de ese tipo. El camino de sufrimiento, esfuerzo y dolor que el protagonista debe recorrer para adquirir sus poderes y habilidades. Por lo general, en casi todas las adaptaciones cinematográficas de cómics de Marvel o DC, las mejores entregas son siempre las que nos muestran la forja del superhéroe, sus dudas, sus miedos, su humanidad. Sus debilidades, en definitiva. Esa es al menos la opinión de servidor. Me quedo con Peter Parker descubriendo sus poderes tras la picadura de la araña radiactiva, con Luke Skywalker enfrentándose a sus miedos en aquella caverna de Dagobah, con Bruce Wayne y su brutal adiestramiento con la Liga de las Sombras y, sobre todo, con esa maravilla del autodescubrimiento del héroe que es ‘El protegido’, posiblemente la mejor y más infravalorada película del género.

 

La cadena televisiva CW está destinada al público adolescente y sus series suelen ser bastante flojitas, entretenidas pero superficiales. Digamos que los guiones no son su fuerte. Es la casa de la otrora estupenda ‘Supernatural’ -en su octava temporada hace aguas- y de las ‘Crónicas vampíricas’. Acaban de estrenar ‘Arrow’, que pese a tener el mismo perfil -protagonistas guaperas, mucha acción y pocos diálogos-, de momento está sabiendo aprovechar con tino la etapa inicial de todo héroe. Porque nos entrega pequeñas dosis de la misma y, vistos dos capítulos, todavía no sabemos casi nada de cómo nuestro personaje principal, un joven heredero de una multimillonaria corporación, un Paris Hilton en hombre, ha acabado con las habilidades y la misión secreta de limpiar su ciudad de criminales.

El papel principal de ‘Arrow’, que ha registrado buenas cifras de audiencia, lo interpreta Stephen Amell, a quien ya hemos visto en roles secundarios en otras series de la misma cadena y como joven competidor del gigoló de ‘Hung’. No sería mejor que Bale, pero haría un decente Bruce Wayne. La serie, por el momento, resulta entretenida y ligeramente superior a los bajos estándares de la CW. Y si mantienen la zanahoria de mostrar, muy poco a poco, cómo nuestro héroe se convirtió en tal en aquella isla como naúfrago, puede convertirse de largo en el mejor producto de la joven cadena.

 

Etiquetas: , ,

Series que no molestan

Hyde | 26 de mayo de 2011 a las 12:47

Hay series que se estiran como el chicle, y aunque hayan perdido gran parte del sabor original, las sigues masticando. De vez en cuando te sorprenden con una alegría, cual pompa, y te alegras de aguantar algunos capítulos repetitivos, de ser fiel a unos personajes que después de cinco o seis años, forman parte del paisaje de tu hogar, como ese viejo sofá que te niegas a cambiar. Otras series, sin embargo, te pegan fuerte de salida, pero llega un momento en el que la traición al espectador es tan absoluta que sólo quieres enviar a guionistas y creadores al infierno. Algunas de ellas las acompañas hasta el final, a regañadientes, y otras las mandas a paseo.

Ahora que se ha cumplido un año del final de ‘Perdidos’, con la perspectiva del tiempo parece más que claro que le sobró al menos año y medio, que el final, por hermosamente grabado que estuviera, por muy amorosamente que tratara a los personajes, fue una estafa total. ¿Seis años para esto? El guionista jefe de cualquier nueva serie debería firmar un contrato de buenas intenciones, ante notario, en el que garantice que habrá una mínima coherencia de principio a fin. O avisar de lo contrario. En caso de llegar hasta el último episodio con la solución ‘Los Serrano’ (ya saben, todo ha sido un sueño) habría que prever una serie de castigos que pasarían por la inhabilitación de los productores y el cierre temporal de la cadena.

La clave, como siempre, está en las cuentas. Hay series que pese a repetirse como el ajo les salen bastante rentables a las televisiones. Es el caso de ‘Como conocía vuestra madre’, una comedia que nos dio grandes ratos y que la CBS ha renovado sine die pese a que empecemos a estar hasta las narices de no tener ni idea de quién es su puñetera madre. Incluso empieza a ocurrirle al tercer año a la otra sitcom estrella de la misma cadena, ‘The Big Bang Theory’, también con continuidad más que garantizada.

En el campo de las series de acción, la sexta temporada de ‘Supernatural’ ha recibido numerosas críticas con una línea común: la CW tenía que haber finiquitado con dignidad las aventuras de los hermanos Winchester en la quinta. Pero ha habido al menos cuatro o cinco episodios tan fantásticos, (como el excepcional ‘The French Mistake’) que a servidor no le molesta seguir viendo las peripecias de estos cazadores de monstruos. Sam, Dean, Bobby, Cas e incluso Crowley ya son como de la familia…

Aventuras sobrenaturales

Hyde | 1 de marzo de 2011 a las 19:57

‘Supernatural’ es una de esas series pensadas para adolescentes (no en vano la emite la cadena CW) cuyo seguimiento, al principio, avergonzaba a este bloguero. Costaba reconocer que nos encantaba esta serie nada sesuda ni demasiado original: dos hermanos, los Winchesters, que se dedican a cazar criaturas sobrenaturales y están salvando al mundo cada dos por tres. Vampiros, cambiaformas, wendigos, fantasmas, brujas, demonios, ángeles… Sam y Dean no dan abasto y su precioso Chevy Impala lleva más kilómetros recorridos que Herbie el escarabajo.

La serie cumple seis temporadas y ya no me cuesta trabajo admitir que me tiene enganchado (si le gusta al diamante Nahum es garantía de calidad), aunque en esta última pegó un evidente bajón tras pasar a un segundo plano su creador, Eric Kripke, y prácticamente agotar todas las tramas posibles (ya sólo les queda combatir a Dios, a una invasión alienígena o dar el salto al Viejo Continente). Pero pese a que muchos querrían haberla enterrado ya, a veces nos regala capítulos fantásticos, como fue el dedicado a Bobby y, especialmente, el último emitido, ‘The French mistake’, que hacen que merezca la pena su continuidad. Hacía semanas, quizás desde el ‘Modern warfare’ de ‘Community’, que no me reía tanto en el sofá. Pero además de un momento absolutamente histriónico, el episodio es magistral y artísticamente muy, muy valiente. Pudo ser un desastre pero salió magistral. Es lo que tiene jugar con las realidades paralelas.

‘Supernatural’ funciona porque mezcla el terror gore con la comedia y la buddy movie (en este caso ‘bro movie’), y sobre todo porque a menudo tiene la capacidad de reinventarse, de reírse de sí misma y de implicar al espectador en distintos niveles narrativos. Sí, es muy repetitiva, y sí, a menudo cansan las peleas de los Winchesters, pero la parrilla sería mucho más pobre sin ella. Y no tendríamos el festival de música rock ochentera que nos regala el radiocassette de Dean. De momento, el público sigue respondiendo (posiblemente porque tanto Jensen Ackles como Jared Padalecki son dos macizorros muy del gusto de las quinceañeras de esa cadena), y la serie tiene garantizada su continuidad, con o sin Kripke y Singer, que en el último capítulo lo pasaron francamente mal. :)

Por fin llegó septiembre!!!

Hyde | 4 de septiembre de 2009 a las 12:30

Sí, han leído bien. Hay motivos para alegrarse de que llegue septiembre. Especialmente éste en el que las cadenas de televisión (las americanas, claro está) han sacado toda su artillería en la cruenta guerra por el trono que sigue ostentando, aunque cada vez con menos autoridad, la HBO. La cadena de nuestros amores mantiene en el aire ‘Entourage’, cada vez más divertida y adictiva -en el último episodio sale Aaron Sorkin-, y el próximo domingo emite el último capítulo de la segunda temporada de ‘True Blood’, por lo que pierde precisamente en el fulgor de la batalla su producto con más audiencia. Alan Ball ha conseguido sorprendernos cada fin de semana con una serie que tiene muchos altibajos, pero de la que es imposible desengancharse. ‘Hung’ no acaba de arrancar, por mucho que prometiera, y ya veremos si dura otra temporada. El 20 de septiembre se estrena ‘Bored to death’, que se vende como comedia neurótica-negra, del estilo absurdo que tanto gusta últimamente al público del cine estadounidense, pero que a mí particularmente me parece sencillamente estúpido y presuntuoso. La protagonizan Jason Schwartzman y Ted Danson, quien se ganó nuestro respeto en ‘Damages’. Es su única arma ante lo que se avecina.

Porque la gran rival de HBO, Showtime, desembarca el día 27 con la cuarta temporada de ‘Dexter’, convertido en padre. Hasta ahora nuestro asesino en serie no nos ha fallado, y su paternidad promete un giro de tuerca aún más divertido. Personalmente, lo encuentro fascinante. El mismo día también vuelve ‘Californication’. Como decíamos en un post anterior, la segunda temporada nos quitó el mal sabor de boca del narcisismo de Duchovny y nos encantó. Habrá que verla, por supuesto.

Pero la guerra de septiembre empieza antes. El día 9, FOX estrena ‘Glee’, su apuesta fuerte esta temporada de otoño, junto con la segunda temporada de ‘Fringe’, programada el 17 de septiembre y, claro está, la sexta temporada de House, el 21.

El día 10 vuelven dos debilidades de servidor. La adolescente pero cada vez más oscura ‘Supernatural’, con el propio Lucifer en persona combatiendo a los Winchesters. Y la cadena CW, como hacen todas, aprovecha su tirón para estrenar su particular ‘Twilight’ y ‘True Blood’. CW se suma a la moda sangrienta y su ‘The vampire diaries’ seguro que es un éxito. No hay quien se resista a los vampiros, los más populares en el instituto.

Ese mismo día, FX nos trae la segunda temporada de los moteros de ‘Sons of anarchy’, una buena recomendación que nos hizo St.James. ‘Los Soprano’ sobre Harleys, aunque admito que la comparación es exagerada y casi sacrílega.

En cuanto a las comedias ‘sitcom’, el 21 de septiembre la CBS nos devuelve ‘How I met your mother’. En facebook vamos a crear un grupo a favor de que el gran Barney Stinson consiga por fin el amor de Robin (pasamos ya de la mujer de Ted Mosby). Y también otra favorita de St. James, ‘The Big Bang Theory’, con los desternillantes Sheldon y Wolowitz.

Agarraos al sillón.

Así que cuando