Archivos para el tag ‘Ed O’Neill’

Ánimos

Hyde | 27 de mayo de 2010 a las 10:15

No hay motivos para sentirse huérfanos, tras el final de ‘Lost’, en la que está siendo una de las mejores temporadas televisivas de la historia, si no la mejor. Hagamos un repaso rápido. Tenemos por un lado ‘Breaking Bad’ y ‘Treme’. La primera, obra maestra que puede mirar a la cara a los mismísimos Soprano; la segunda acaba de empezar, pero si sigue así, también marcará época. En diciembre dejamos otras dos series de altísimo nivel: ‘Sons of anarchy’, la banda de moteros del incorregible Kurt Sutter, y ‘Dexter’, con un final de temporada brutal y antológico, valiente y desgarrador. La desconocida, a este lado del Atlántico, ‘Friday Night Lights’, volvió a regalarnos un complejo abanico de emociones, un preciso cuadro de cómo es la vida, las ambiciones y fracasos en un pequeño pueblo cualquiera. Sin llegar a ese nivel, también tenemos la digna ‘Justified’, el US Marshall del siempre duro Timothy Olyphant.

En el terreno de las nuevas apariciones, han sorprendido la fresca ‘Glee’, con sus altibajos, y la estupenda ‘The Good Wife’. Sí, echa para atrás que sea otra de abogados, pero es mucho más que eso. ¿Y quién demonios querría ponerle los cuernos a Julianna Margulies? La miniserie ‘The Pacific’ nos ha llevado a la guerra con una brutalidad inusitada. No puede ser bonita. Y la BBC ha vuelto a dejar el listón altísimo con la última entrega de ‘Wallander’, tres minipelículas que nos reconcilian con Kenneth Branagh.

En el campo de la comedia, las veteranas ‘How I met your mother’ y, sobre todo, ‘The Big Bang Theory’, nos siguen ofreciendo momentos de gran hilaridad. Pero si hay una serie desternillante, original y genial, es ‘Modern Family’. Con Ed O’Neill de patriarca, y rodeado de un casting inmejorable, perfecto, ¿qué otra cosa se puede esperar?

Y por último, pero no menos importante, tenemos ‘Fringe’. La criatura del inquieto J.J. Abrams decepcionó a muchos en sus erráticos y titubeantes comienzos. Pero tienen que volver a darle una oportunidad. Ha madurado y se ha convertido en una de esas series que no hay que perderse. Es la heredera natural de ‘Expediente X’, a veces incluso mejor. La guerra entre los dos universos alternativos (¿les suena de algo?) está acercándose, y los vínculos de los tres principales protagonistas, ¿o son seis? cada vez son más complicados. John Noble vuelva a sentar cátedra como el loco doctor Bishop, y Anna Torv se ha consolidado como la heroína más bella de la tele.

Por si fuera poco, en junio vuelven ‘Entourage’ y ‘True Blood’. Permanezcan sintonizados.

Regresos y familias en la ABC

Hyde | 8 de abril de 2010 a las 11:17

chiklisEl fin del parón invernal, que supuestamente debía servir a algunos guionistas para recargar las pilas, ha devuelto a las pantallas varias series, así que se nos acumula el trabajo. Hoy nos centraremos en la cadena ABC. Por el momento, ‘V’ sigue siendo la misma bazofia que dejamos en diciembre. Al menos en el quinto episodio por fin vemos una rata… …aunque no es engullida. ‘Flahsforward’, que empezó muy fuerte y después se fue diluyendo como un azucarillo, va a apostar por Dominic Monaghan. Bien hecho. El ex hobbit tiene capacidad, como ya nos demostró en ‘Perdidos’, para aportar muchas capas a sus personajes. Todavía no tenemos claro si es bueno, malo o ambas cosas en la serie, una característica que distingue a las creaciones honestas. A esos dos shows hay que sumar ‘Lost’, que por cierto ha recuperado su brío original tras unos primeros tres capítulos muy decepcionantes, y, especialmente, ‘Modern Family’, uno de los mejores estrenos de los últimos años. Esta comedia de situación innova donde todo estaba trillado, y en cada episodio nos aporta carcajadas de muchos quilates y también las precisas dosis de ternura y reflexión. Es difícil encontrar una serie con un casting mejor, con el hilarante Ed O’Neill como patriarca de la familia. Su presencia inunda la pequeña pantalla. Y luego está Ty Burrell, un actor secundario con mucha experiencia en producciones de Hollywood, interpretando al cansino padre moderno y bastante estúpido. Al principio empacha, pero luego no quieres dejar de verlo. Por no hablar de Eric Stonestreet, el gordito del matrimonio gay, un oso de peluche que jugaba al fútbol americano.

La ABC prepara otra serie familiar que promete ser la sensación de la próxima temporada. Michael Chiklis, nuestro añorado Vic Mackey en ‘The Shield’, y Julie Benz, la sensual pero cursilera Rita de ‘Dexter’, encabezan ‘No ordinary family’, que vendrá a ser la adaptación televisiva y en carne y hueso del éxito de Pixar ‘Los increíbles’. Si la película fue extraordinaria, la serie pinta estupenda.

Glee

Hyde | 26 de noviembre de 2009 a las 10:44

De todas las series nuevas de este año, la comedia musical ‘Glee’ se lleva la palma. El ‘remake’ de ‘V’ va camino de estrellarse -la semana que viene revisaremos los primeros cuatro episodios, aunque ya les aviso de que los tres iniciales son decepcionantes-, la tramposa ‘Flashforward’ se deja ver, pero no emociona, y ‘Los diarios del vampiro’ es una copia sosa de ‘Crepúsculo’, si es que eso es posible. En cuanto a la HBO, no soporto el humor absurdo que lleva años de moda en EEUU, y uno de sus referentes es Jason Schwartzman, protagonista de ‘Bored to death’, serie que, efectivamente, aburre hasta la muerte. Y de ‘Hung’, el profesor chapero de grandes atributos, esperábamos mucho, pero se quedó en gatillazo. Sólo la sitcom ‘Modern family’, muy original pese a lo agotado del formato, ha aportado frescura a la parrilla, con el siempre genial Ed O’Neill, el padre de ‘Casado con hijos’, como abuelo de esta familia actual, homosexuales adoptantes incluidos. Pero ninguno de estos productos llega a la altura de ‘Glee’. Al principio puede parecer la típica serie de instituto, una especie de ‘High School Musical’ adaptado a la pequeña pantalla. Pero hay que darle crédito cuando descubrimos a su creador, Ryan Murphy, padre de ‘Nip&Tuck’, los ligones cirujanos plásticos. Capítulo a capítulo, esta comedia sobre el un coro de inadaptados de instituto, con una banda sonora muy pegadiza -Madonna acaba de darles permiso sobre su repertorio-, nos va resultando cada vez más diferente y adictiva. Imaginen una sátira colegial de ‘Operación Triunfo’, ‘Se llama copla’, ‘Factor X, Fama’ o ‘Adivina quién baila esta noche’ aderezada con el innegable talento yanqui para el espectáculo. ‘Glee’ engancha entre otras cosas porque te pilla desprevenido, porque simpatizas con los miembros del coro, desde el joven profesor frustrado hasta la engreída e impopular cantante que desde que nació quiere ser una estrella. Desde el tímido gay que sale del armario al guaperas inseguro. Tras el empacho de Bisbales, Chenoas y Rosas de España, juraste que nunca vibrarías con ningún jovenzuelo cantando y bailando. Pero lo has hecho.