El cine ha muerto » Gannicus

Archivos para el tag ‘Gannicus’

Excesos carnales

Hyde | 3 de marzo de 2011 a las 21:42

spartacus_gods_of_the_arena_episode_4_3

En pleno esplendor del reinado de don Carnal, pocas cosas más oportunas que el estreno en España de la primera temporada de ‘Spartacus’ y el fin de su precuela en Estados Unidos. En esta ‘Dioses de la Arena’, que los productores se sacaron de la manga para ganar tiempo para el tratamiento oncológico del protagonista, Andy Whitfield. Las últimas noticias sobre el actor galés son que sigue batallando contra el cáncer, y hace meses que la cadena Starz le buscó un sustituto permanente para la segunda temporada de ‘Sangre y Arena’, que empezará a grabarse en abril. ‘Spartacus’, tanto en la primera temporada como la precuela, es un exceso de sangre, violencia y sexo, a veces sin demasiado sentido. No busquen referencias a Kubrick por ningún lado en esta serie que tiene tantos fanáticos como detractores y que, objetivamente, es más un videoclip que una obra seria. Pero los combates, con el referente comiquero de 300, son a menudo espectaculares y en otras ocasiones casi cómicos por lo gore.

En ‘Dioses de la arena’, los productores y guionistas (si es que existe tal cosa en el ludus de Batiatus), nos han mostrado la sucesión de Quintus y le han dado más cancha al despreciable y algo cansino personaje de John Hannah. También hemos contemplado los poco prometedores inicios del galo Crixus, que encarna Manu Bennet, y la conversión en doctore de Onameus (ese fornido ghanés Peter Mensah). Desde luego ha habido casquería, incluido el primus final, y una orgía descontrolada en el ludus de Capua. En seis capítulos hemos conocido las intrigas que originaron los odios que presiden la primera temporada, y Gannicus, el campeón de los gladiadores, nos ha hecho olvidarnos del pobre Whitfield. En definitiva, lo que pedía la audiencia y el público del circo televisivo.

El sexo, a raudales y con muchísimas señoritas de buen ver (así no es de extrañar la adicción al mismo de David Duchovny), es un protagonista más de Californication, que cumple su cuarto año. Seguimos el camino a la destrucción -un recorrido bastante agradable, por cierto- del escritor Hank Moody. En esta temporada los guionistas han perdido la poca vergüenza que les quedaba, y el fantástico personaje del agente de Moody, Charlie Runkle, se está convirtiendo en todo un robaplanos. Evan Handler, al que ya vimos en ‘Sexo en Nueva York’, se está ganando un puesto entre los mejores secundarios del momento, con escenas absolutamente hilarantes. Y qué decir de esa estrella invitada que este año interpreta Rob Lowe. Vuelve a demostrarnos que además de una cara bonita es un excelente actor, con muy mala suerte a la hora de elegir papeles y cambios de serie. Si el presidente Bartlet levantara la cabeza y viera cómo se comporta su Sam Seaborn…