El cine ha muerto » Jack Huston

Archivos para el tag ‘Jack Huston’

Demasiado buena

Hyde | 6 de octubre de 2011 a las 9:18

Le tengo cierta manía a ‘Boardwalk Empire’. Es el mismo sentimiento ambiguo de admiración y desprecio que uno siente por el chico guapo, listo y rico del instituto que se ligaba a todas las niñas , caía bien a todo el mundo, era un deportista extraordinario, al que sus padres compraron un descapotable nada más cumplir los 18 y que acabó estudiando en Harvard. Uno presiente que algo malo debe ocultar, que lo ha tenido todo demasiado fácil, desea que envejezca mal, que engorde y se quede calvo pronto. Pues con la serie estrella de la HBO, que acaba de estrenar su segunda temporada, ocurre algo parecido. Van de sobrados.

La mayor producción de la cadena de pago americana se gastó 5 millones de dólares, un presupuesto superior al de la mayoría de las películas españolas que se graban, sólo en recrear el paseo marítimo de Atlantic City tal y como debía ser en los años 20. Y el piloto costó entre 20 y 30 millones de euros. Luego ha fichado un casting de lujo, sin enormes estrellas pero con los extraordinarios Steve Buscemi y Michael Pitt al frente y los más que solventes Michael Shannon, Kelly Macdonald, Michael Kenneth Williams, Stephen Graham y Jack Huston, por citar algunos, alrededor. Y en el banquillo, detrás de la cámara, en la producción o escribiendo los guiones, otro equipo all-star, con Martin Scorsese, Timothy van Patten, Allen Coulter y Terence Winter, entre otros nombres ilustres. Desde luego si ‘Boardwalk Empire’ no es extraordinaria sería para liarse a tiros. Pero siéndolo, notándose la pasta gastada y el talento invertido en cada plano, hay algo que le falta a la serie, algo que no se compra: alma. Puede, perdonen el sacrilegio, que le sobre la presencia de Scorsese, porque a veces parecemos encontrarnos ante una película de una hora en lugar de un episodio de una trama mayor de doce capítulos. Nominada a mejor serie y derrotada, con justicia, por la más modesta pero mejor ‘Mad Men’, las expectativas puestas en ‘Boardwalk Empire’ son enormes. La cadena quiere que sea la heredera de su producto estrella, de la, con permiso de ‘Breaking Bad’, mejor serie de la historia: ‘Los Soprano’. Todavía le queda mucho, mucho camino por recorrer para acercarse. Le faltan sobre todo cosas que no cuestan demasiado dinero, como un mayor desarrollo de los personajes, de su interacción y de las subtramas, y conseguir el elixir mágico para que una serie funcione: que el espectador sienta empatía con los protagonistas. ‘Nucky’ Thompson debería empezar a darse cuenta de que hay cosas que el dinero no puede comprar.

El converso de Scorsese

Hyde | 17 de diciembre de 2010 a las 11:58

be

Posiblemente el único fallo de ‘Boardwalk Empire’ sea su perfección. Suena a paradoja, lo sé, pero a una criatura nacida de los genes de Scorsese, Winter, la HBO , Buscemi y Pitt se le exigía excelencia, y alcanzarla desde el primer capítulo ha acabado siendo un problema. Porque los de ‘Boardwalk Empire’ van de sobrados, como si les importara menos la audiencia que a ‘Nucky’ Thompson el importe de la última cuenta –y así los zombies de ‘The Walking Dead’ les han dado para el pelo-, como si no estuvieran compitiendo contra otras series, ni siquiera contra su espejo, ‘Los Soprano’, sino contra los padrinos y ‘Uno de los nuestros’. Uno tiene la permanente sensación de que está asistiendo a un show histórico, pero puede llegar a impacientarse si le sirven tantos entremeses antes de ir al plato principal.

Scorsese parece haberse sumado al club de los que creemos desde hace tiempo que las series han superado al cine como vehículo narrativo. Está disfrutando como un cochino con el desarrollo de los personajes y se ha olvidado un poco de la acción gangsteril, que también gusta el público, oiga. A nadie puede haberle sorprendido el buen hacer de Steve Buscemi. Lo que no entraba en las quinielas, y eso que siempre lo hemos considerado un excelente actor, es que el joven Michael Pitt le robe la cartera. Porque quizás lo más atractivo de la serie sea el atormentado personaje de Jimmy Darmody. Está tan roto por dentro como por fuera lo está su alter ego, hermano de armas y compinche, Richard Harrow (Jack Huston). Jimmy no necesita llevar una máscara, pero sus cicatrices son igual de insoportables. Se fue a la guerra y allí murió su esencia. Volvió un enorme vacío que convierte al personaje en un bonito misterio y en un gran reto para ‘Nucky’ en la segunda temporada.

En realidad no sabemos muy bien qué quiere Jimmy. Si acaso lo que todo el mundo: ser querido. Y en una serie que más que tratado sobre la ambición lo es sobre el cinismo –“todo el mundo tiene que decidir con cuánto pecado puede vivir”, dice el protagonista-, lo tiene difícil. De la primera temporada de ‘Boardwalk Empire’, enemiga de los cliffhangers, una serie para degustarla tras ser cocinada a fuego lento, nos quedamos sobre todo con dos escenas. Ambas antológicas: El ya referido interrogatorio de Chalky White (Michael K. Williams) al líder local de KKK, y el único momento en que Nucky muestra su lado débil, otro relato de padres e hijos estremecedor.