Archivos para el tag ‘James Badge Dale’

Aviso al espectador: está entrando en zona de guerra

Hyde | 31 de marzo de 2011 a las 12:49

the-pacific-parte-dois-basilone

Hace poco más de un año, un año y trece días para ser exactos, andábamos por aquí sobrecogidos, vapuleados, con la cara de quien recibe un aluvión de golpes sin saber de dónde vienen. Acabábamos de ver el primer episodio de ‘The Pacific’, la miniserie de la HBO, Spielberg y Hanks sobre la guerra contra Japón. Quienes llevábamos años esperando una segunda versión de ‘Hermanos de Sangre’, la anterior miniserie sobre la campaña europea rodada por los mismos nombres ilustres, nos llevamos una terrible sorpresa. Fuimos a coger margaritas y nos dieron de hostias.

Que nadie se equivoque: ‘The Pacific’, que estrena hoy en abierto Antena 3 tras su emisión anterior por Canal Plus, es una serie excelente, perfecta si su objetivo es transmitir al espectador los indescriptibles horrores de la guerra, aclararnos que los combates en Europa fueron un juego de niños comparados con los de las selvas asiáticas, que no hay héroes sino muertos y asesinos. Así que no tiene piedad con el espectador ni con los personajes y no da la más mínima concesión al alma desde el primer capítulo. Si acaso su capítulo final, en el que por primera vez se refleja, con bastante fidelidad, la vuelta a casa de los espectros en que se han convertido esos jóvenes que se marcharon alegremente a vengar el ataque infame a Pearl Harbor. Que nadie espere por tanto un desarrollo profundo de los personajes y sus relaciones, tramas secundarias y paralelas, que bien se hilaban en su la extraordinaria antecesora, una obra de culto sobre los paracaidistas de la 101 aerotransportada. Esto es la guerra y se viene a matar o morir, tanto a manos de los japoneses como de los mosquitos y las enfermedades de la jungla.

Ha pasado un año, como digo, y todavía siento en el estómago el puñetazo que fueron algunos capítulos, la certeza de estar ante una obra audiovisual excelente y a la vez muy desagradable, en la que a veces cuesta resistir la tentación de usar el mando a distancia para escapar de tanto horror. Sus escenas bélicas no tienen nada que envidiar a las de ‘Banderas de nuestros padres’ o ‘Cartas desde Iwo Jima’, y al terrible enemigo apenas se le ve, pero siempre está presente.

Con ‘The Pacific’ descubrimos una nómina de estupendos actores a los que hemos seguido desde entonces. Al lánguido James Badge Dale, que protagoniza la injustamente suspendida ‘Rubicon’ pero que tiene pintas de estrella, a Jon Bernthal que luego veremos en ‘The Walking Dead’, a Joseph Mazzello, que se mezclará en ‘La red social’…

En definitiva, más que una serie se trata de una experiencia para la que no existe entrenamiento previo. Como la guerra. Aunque en este caso han tenido un año de aviso para preparar el cuerpo.

Sígueme en Twitter: @elcinehamuerto

Masoquismo inevitable

Hyde | 6 de enero de 2011 a las 13:23

james-badge-dale-rubicon-amc

El parón navideño se hace duro para los adictos a las series. No sólo han acabado las temporadas de algunas de nuestras obras favoritas, sino que las que se siguen emitiendo dejan de hacerlo durante varias semanas. Así que no tenemos más excusas para terminar de ver aquella serie que abandonamos, la que nos da pereza empezar o la que nos han recomendado encarecidamente.

Hay algo intrínsecamente masoquista en el hecho de ver una serie a sabiendas de que ha sido cancelada. Pueden ocurrir dos cosas. O que sea rematadamente mala, y por tanto fue suspendida con justicia y estamos perdiendo el tiempo, o lo que es peor, que sea tan buena y exquisita que nadie la veía y, por tanto, la cadena decidió no continuarla. Y así llegamos al capítulo final con la incertidumbre de si la serie tendrá un remate digno o quedará abierta, cual libro inconcluso para siempre, a la espera de que algún ejecutivo se apiade de la trama y la resucite.

En estas vacaciones no he podido prolongar durante más tiempo la agonía de ‘Rubicon’ en mi disco duro. Como todo producto salido de la factoría AMC, la esperaba con ansiedad de gourmet cuando comenzó a emitirse. Pero pasados tres o cuatro capítulos, el ritmo resultó demasiado lento para engancharme, pese a la evidencia de que aquello era delicatessen. Y aunque la audiencia de ‘Rubicon’ no fue de hecatombe -también ‘Mad Men’ y ‘Breaking Bad’ tuvieron poco público en sus primeras temporadas, los analistas de API tenían que competir con el pelotazo de los muertos vivientes de ‘The Walking Dead’ para ganarse el cariño de los directivos de la cadena. No lo consiguieron. Es el peligro del éxito, que cuando te acostumbras quieres más y lo quieres de inmediato. Así que pagué mi deuda pendiente y estos días terminé ‘Rubicon’. Pasó lo previsto, un tremendo dolor por la certeza de que no va a continuar esta maravilla sobre los servicios de inteligencia, una serie en la que brillan todos sus actores, pero muy especialmente Arliss Howard y Michael Cristofer. El marido de Debra Winger, ahora en el sofá del doctor Weston, y el actor, director y escritor ganador de un Pulitzer, componen dos de los personajes más siniestros, oscuros y a la vez atractivos que recordamos como jefes de los analistas superdotados de la API. Tampoco está nada mal uno de los descubrimientos del año, el actor James Badge Dale, que lideró ‘The Pacific’ y aguanta bien el protagonismo, pese a la excesiva languidez de su personaje.

‘Rubicon’ es un paseo por el mundo que no vemos pero intuimos, el que provoca las guerras, derroca gobiernos y, a veces, evita atentados. Cuesta trabajo creer que tanto talento en la dirección y guion de esta serie no adivinó que hay que meter más tensión al principio y no dejarlo todo para los capítulos finales.

Comparaciones odiosas

Hyde | 24 de junio de 2010 a las 9:51

Si lo peor que se le puede hacer a una nueva serie es etiquetarla con el odioso tópico de ‘la sucesora de Los Soprano’ -una utopía-, lo siguiente peor es nombrarla como ‘la nueva Entourage’. Eso mismo le ocurrió este año a ‘How to make it in America’, una serie menor, pero decente, de la HBO, que no ha sobrevivido a la comparación. Ni era el nuevo séquito, ni coser vaqueros se parece a hacer películas, ni Nueva York tiene nada que ver con Los Ángeles.

El pasado octubre, qué largo se nos ha hecho, comenzábamos los artículos semanales en las páginas de televisión de los periódicos del Grupo Joly con un texto dedicado a ‘Entourage’.La serie de Doug Ellin, sobre las andanzas de la joven estrella de Hollywood Vincent Chase, su grupo de tres amigos que lo escoltan y la carrera de su histriónico agente, el histórico Ari Gold de Jeremy Piven, estaba en el trono de la parrilla televisiva. Con capítulos de apenas 20 minutos, uno de sus productores, el actor Mark Walhberg -de hecho la trama está basada en su vida-, está pensando en llevarla a la gran pantalla. Este domingo se empieza a emitir su séptima temporada, una cifra a la que sólo llegan las grandes o los culebrones tipo ‘Anatomía de Grey’.

En este tiempo ha llegado ‘Treme’, la segunda mejor opción de la HBO, pero la corona de la tele se la ha arrebatado ‘Breaking Bad’. Muy difícil lo tendrán los muchachos de Chase, con su amigo E a la cabeza, para igualar lo que ha aportado este año la tercera entrega de la bajada a los infiernos del profesor Walter White, ‘aka’ Heisenberg. Apuesten por que Cranston volverá a llevarse los premios, por que se le unirán el joven pero talentoso Aaron Paul y, sobre todo, Giancarlo Esposito, un veterano secundario que ha creado el personaje de su vida, el estremecedor narcotraficante Gus, gerente de Los Pollos Hermanos.

Como decíamos al principio, lo peor que le puede ocurrir a cualquier obra nueva, a una estrella emergente, es que la comparen antes de tiempo con otra consolidada. Quizás es lo que le ha ocurrido a ‘Rubicon’, la nueva serie de la AMC que se preestrenó coincidiendo con la emisión del capítulo final de ‘Breaking Bad’. Oscuras conspiraciones que deberán ser descubiertas por el melancólico James Badge Dale, el protagonista de ‘The Pacific’. Te lo han puesto muy difícil, Jimmy.