Archivos para el tag ‘John Adams’

La gran Laura

Hyde | 16 de agosto de 2010 a las 14:00

Esta noche, la cadena Showtime, nuestro querido hogar de Dexter, Californication y la enfermera Jackie, estrena ‘The Big C’. Una comedia sobre el cáncer protagonizada por una de las actrices debilidad de este blog: Laura Linney. Siempre nos resultaron creíbles sus personajes en el cine, pero desde que la vimos en John Adams, cada vez que la vemos en pantalla tenemos ganar de hincar la rodilla y besarle la mano. Sin ser especialmente atractiva, ni por supuesto feo, Laura tiene una de las mejores sonrisas de este mundo. Transmite dulzura y realismo, así que seguro que reíremos y lloraremos acompañándola en su viaje por la maldita enfermedad. La acompañan, entre otros buenos intérpretes, el siempre fiable Oliver Platt. Descuiden, que en cuanto la veamos en los próximos días, haremos algún comentario por aquí. Mientras tanto, paciencia con la mula (y eso que la mía va muy, muy rápida)…

Mejor no comparar

Hyde | 11 de febrero de 2010 a las 11:20

Para hacernos una idea de las abismales diferencias, tan profundas como el Atlántico, que sigue habiendo en la producción televisiva nacional y la americana, no hay que ser tan masoca como para revolcarse en el estercolero diario del Sálvame –lo único decente es el nombre del programa, sálvanos señor de semejante inmundicia- y el premiado Jorge Javier. Basta con comparar dos biopics recientes. El de Antena 3 sobre Adolfo Suárez y la transición, que ha recibido críticas desiguales y bastantes palos, y la reciente miniserie o minipelícula realizada por la HBO sobre Winston Churchill, la extraordinaria ‘En la tormenta’. La premisa histórica de partida es bastante injusta, hay que reconocerlo. Es como comparar la toma del peñón de Perejil con el desembarco de Normandía: Por mucho que se le añada la voz de fondo de Trillo recitando lo del viento de levante, no deja de ser una ridiculez. Por abundar en esta crueldad innecesaria, es como intentar sacar parecidos a ‘Águila Roja’ y ‘Roma’.

Uno de los principales fallos en que a menudo cae la producción nacional es la consideración de la música. En la mayoría de obras yankees, se trata de un protagonista más, de una lupa que ensalza las interpretaciones. Por estas latitudes, a menudo las composiciones estorban, desconcentran. Y luego está la interpretación. A ningún gran actor se le caen los anillos por salir en televisión. Aquí todavía parece un medio de segunda división, una forma menos digna de ganarse el pan que las tablas de un teatro.

En el retrato de Winston Churchill, como ya hiciera con el magnífico y laureado de John Adams, la HBO apuesta por un actor de primera fila. Si Paul Giamatti lo clavó como uno de los padres fundadores, el irlandés Brendan Gleeson emociona como el león británico. Los famosos discursos radiofónicos de Churchill, su obstinación, los gruñidos. Gleeson, que ganó el Emmy por el papel, se mete en la piel de ese niño grande que se convirtió en uno de los mejores líderes de la historia, en el terco rival que se empeñó en derrotar a Hitler cuando todo parecía perdido, en el visionario que predijo el telón de acero. También aquí tenemos a la gran mujer que lo sostuvo en sus horas bajas, interpretada por Janet McTeer.

 En el caso de la televisión y en lo que respecta a la HBO, nunca tantos le debieron tanto a tan pocos. Ojalá cundiera el ejemplo.

Pedrea, pedrea

Hyde | 12 de enero de 2009 a las 14:22

http://es.youtube.com/watch?v=0FxrdW33uMwSeis aciertos y medio. Supongo que eso me daría una pedrea en la quiniela. Pero el chasco gordo de los globos de oro fue el premio de mejor actriz para Anna Paquin. Anteriormente ya hemos hablado de las emociones contrapuestas que nos produce True Blood. Es una serie original, del maestro Alan Ball, que engancha a pesar de que no sabemos si es buena o si no vale un duro. Pero lo peorcito de la misma son las caritas que pone la ganadora del oscar por ‘El Piano’, aunque cierto es que no tenía una gran competencia. Por otra parte, ‘John Adams’, como era fácil prever, ha arrasado. Incluso el gran Tom Wilkinson se ha llevado el premio de secundario.

Póngase el traje

Hyde | 11 de enero de 2009 a las 14:25

http://es.youtube.com/watch?v=zHK5oxHu5QY&feature=related Por petición popular (bueno, en realidad sólo lo ha pedido un internauta despistado, pero seguro que hay miles clamando por lo mismo…), ahí va la siguiente quiniela de los Globos de oro que se entregan esta noche. Más que una quiniela es una lista de preferencias, porque seguro que fallaremos más que una escopeta de feria.

Mejor serie:

Dexter, aunque ganará Mad Men. Nuestro querido psicópata merece un premio y los publicistas fumadores y acosadores de secretarias no me acaban de entrar, la verdad (¿será porque también han calificado a esta serie como la “sucesora” de Los Soprano?)

Mejor comedia o musical de TV:

De las nominadas, me quedo con Entourage (El séquito), Ya expuse anteriormente mis reticencias a 30 rock, la gran favorita (pero prometo tragármela entera, Matías).

Mejor actor en una serie dramática:

Michael C. Hall. Por lo mismo de antes. Pero no se descartan Gabriel Byrne y, por supuesto, Jon Hamm. Echamos mucho de menos entre los nominados a Bryan Cranston, de la magnífica Breaking Bad, y ganador del Emmy en la misma categoría.

Mejor actriz en serie dramática:

Mientras no se lo den a Anna Paquin o a Sally Field nos sentiremos satisfechos, aunque no tenemos muchas esperanzas.

Mejor actor y actriz de comedia:

Es inevitable que se lo den a Alec Baldwin y Tina Fey. Aunque sienta debilidad por Kevin Connolly y Steve Carell.

Mejor miniserie:

Sinceramente, no he visto las demás. Pero si no gana John Adams será un escándalo. :)

Mejor actor y actriz de miniserie:

Por la misma e inaceptable subjetividad ignorante anterior, todo lo que no sea la victoria de Paul Giamatti y Laura Linney me irritará bastante.

Mejor actor secundario en serie:

Aunque Jeremy Piven/Ari Gold es nuestro héroe y dan ganas de emularlo en la redacción, Neil Patrick Harris se merece el premio. Sería LEGENDARIO que se lo dieran por su irresistible Barney, lo más gracioso que hemos visto en años, como su serie, How I met your mother, que deja a Friends a la altura del betún…

Mejor actriz secundaria:

Ni la más remota idea.

Dios bendiga a la HBO

Hyde | 18 de diciembre de 2008 a las 13:25

Ya no es un desprestigio para los grandes actores mudarse temporalmente a la TV. ¡¡¡Y quien me diga que Paul Giamatti no es un intérprete colosal lo ensarto con la bayoneta!!!

La miniserie ‘John Adams’ es un buen ejemplo. Retrato biográfico de uno de los padres fundadores de EEUU, quizás el más desconocido pese a su papel crucial, se trata de una de esas pequeñas joyas con las que nos maleduca de vez en cuando la HBO, cadena de nuestros amores. Cuando acaba uno de sus siete capítulos y uno se zapea por la televisión española, con sus Mira quién baila y sus chorradas varias, dan gansa de tirarse por la terraza para acabar con el sufrimiento. Qué desperdicio de dinero público cuando tenemos historia y televisiones (si sumamos todas las latinoamericanas) para hacer dos mil series como ésa.

 

Ahora que el próximo mes Obama toma posesión como nuevo presidente americano, me viene a la cabeza la escena de Adams llegando y saliendo tristemente de la Casa Blanca, cuando estaba aún en construcción en medio de un páramo, con obreros y criados negros, esclavos. Tras el largo esfuerzo de la guerra y la diplomacia en Europa, el sueño y la euforia de Adams por haber conquistado la presidencia se vienen abajo en esa desoladora y emocionante escena. Aún quedaba mucho, mucho por hacer. Y cuando vea allí a Obama se me saltarán las lágrimas al acordarme de la serie, como seguro que a miles de espectadores.

Que nadie espere grandes batallas por la independencia, al estilo ‘Norte y Sur’, porque no las hay. Ni violencia ni un relato lineal hiperdetallado de la creación de EEUU. Pero hay muchas secuencias sublimes, como la discusión entre Adams, Franklin y Jefferson sobre la Declaración de Independencia, que el último escribió. No recuerdo una escena tan realista ni concreta sobre ese momento estelar de la Humanidad, que diría Zweig. 

 ‘John Adams’ es genial desde los vestuarios hasta la emocionante música de sus créditos de la que ya hablamos en otro post, es una novela televisiva sobre el nacimiento y forja de un país, de un sueño y sobre la lucha pacífica de un ciudadano, repito un CIUDADANO, comprometido con la libertad pero víctima de sus contradicciones, su ambición, su enorme vanidad y su moderado puritanismo. Y es una enorme historia de amor. Al lado de John Adams siempre está su mujer Abigail, tan protagonista como él. Laura Linney hace un papel magistral, es el pilar del protagonista, su faro, su protectora y quien lo pone en su sitio cuando se le suben los humos entre tanta Declaración de Independencia, Constitución y guerras. El resto de personajes también demuestran la importancia de un buen casting. Vemos a George Washington con un David Morse muy bien caracterizado; los sueños revolucionarios y románticos de Thomas Jefferson, un gran Stephen Dillane; el ‘bon vivant’ de Benjamin Franklin que interpreta el siempre estupendo Tom Wilkinson…

Dios bendiga a la HBO. Una vez más.