Archivos para el tag ‘Lena Headey’

Leer o no leer

Hyde | 3 de mayo de 2012 a las 11:28

A estas alturas lo mejor que se puede decir de ‘Juego de Tronos’ ya está dicho una y cien veces: si es posible alguna traducción audiovisual a la colosal obra literaria fantástica de George R.R. Martin no será mejor que ésta. Aunque, como dice más de un crítico, hay dos tipos de espectadores para esta serie, quienes no han leído los libros y consideran que se encuentran ante historia viva de la televisión, ante la mayor empresa jamás desarrollada por una cadena, y quienes lo han hecho y, pese a admitir el éxito de la adaptación, siguen echando en falta muchas cosas de los libros.

Sin embargo, tras temporada y media, la serie de la HBO ya se ha enfrentado a varios de los grandes desafíos que estaban en la mente de los fieles, qué digo fieles, fanáticos lectores de Martin y su saga ‘Canción de Hielo y Fuego’. El impresionante Muro fue uno de ellos. Luego llegaron los dragones. Y recientemente la sombra. Hasta se esperaba con la pistola cargada el examen como Tyrion, protagonista real de la obra, de Peter Dinklage, un actor solvente sin nada que demostrar y que se llevará muchos más premios por su interpretación.

Si hay otra cosa que distingue a los libros que edita en España Gigamesh es su enorme riqueza en personajes, la facilidad con la que Martin los introduce y enseguida ganan un lugar en el corazón de sus lectores. Habría que subrayar, claro, que con la misma facilidad los despeña, manteniendo así la tensión constante del lector/espectador. Y la serie de Benioff y Weiss también ha sabido aprovecharse de esa gran cualidad, sin que se le vean costuras prácticamente por ningún lado. Estupendos, por ejemplo, Liam Cunnigham como ser Davos Seaworth, el contrabadista caballero de la cebolla, y el alemán políglota Tom Wlaschiha, que clava a la perfección el enigmático personaje de Jaqen H’ghar. Del casting original, aunque a muchos sigue sin convencernos demasiado Lena Headey como Cersei, hay que levantarse y aplaudir al joven Jack Gleeson, que logra componer a uno de los personajes más odiosos de la televisión actual, el rey Joffrey Baratheon.

Se sea o no lector de ‘Canción de Hielo y Fuego’ -lo recomendable, desde luego, es serlo- la serie de la HBO es todo un acontecimiento, una exhibición de medios técnicos, presupuestarios y, sobre todo, de interpretaciones y guión.

 

La HBO siempre paga sus deudas

Hyde | 27 de junio de 2011 a las 19:19

Para los muy, muy, muy exigentes cancióndehieloyfuegoadictos, juegodetronianos o winterhooligans (en la atinada acepción acuñada por St. James), que llevábamos más de un año esperando con ansiedad la adaptación de la HBO de la monumental e inacabada (maldito seas, viejo gordo) obra de George R.R. Martin, hay que reconocer que se ha superado el listón de nuestras expectativas. Pasada ya la necesaria semana de digestión, reposo y análisis de la primera temporada de la serie (en España sólo quedan tres capítulos, contando el de esta noche, por emitirse), y tras las convenientes tertulias con otros fans entusiasmados, hay pocos, muy pocos ‘peros’ que ponerle a ‘Juego de tronos’.

El casting, en el que participó muy activamente el autor, curtido como guionista en ‘The Twilight Zone’, ha resultado estupendo, con la excepción de una Lena Headey que no ha estado a la altura de su personaje, la bella, fría y pérfida Cersei Lannister, pero que tampoco desentona mucho. Con ese gigante de la interpretación que es Peter Dinklage, que se ha hecho desde el minuto uno con Tyrion, verdadero protagonista de la saga (al menos el más admirado y querido por los lectores de esta historia fantástica en la que, como podrán comprobar, no se garantiza la impunidad para ningún personaje), con el siempre solvente Sean Bean como Eddar Stark y con la sorprendente Emilia Clarke como Daenerys Targaryen, otro de los puntales de la historia, apenas se puede reprochar nada a los intérpretes, muchos desconocidos hasta ahora.

Nikolai Coster-Waldau se ha convertido en un excelente Jaime, el año que viene lo comprobaremos, y los niños Stark, empezando por la Arya que borda Maisie Williams y siguiendo por el Jon Nieve de Kit Harington, han resistido bien el ‘envejecimiento’ al que han sido sometidos en la serie para evitar que la audiencia se escandalice. Y qué decir de ese bastardo (en todos los sentidos) Joffrey que borda Jack Gleeson. El chaval deberá tener cuidado al pasear por la calle, de lo odiosa que ha logrado hacer su creación.

En la lista de pequeños ‘peros’, no se ha dado demasiado juego a el Perro, aunque de momento no nos convence demasiado el actor escogido para un personaje tan complejo, ni el casting de su hermano Gregor, la Montaña que Cabalga, que debería impresionar mucho más. Otro fallo, más grande, es la caracterización de Loras Tyrell, el caballero de las Flores, que se nos presenta como un tipo más hippie que elegante y, sorpresivamente, homosexual. Habrá que releer los libros, aunque juraríamos que esta historia con Renly se la han sacado de la manga.

Todo ello se compensa sobradamente con secundarios excepcionales como Jerome Flynn como el socarrón y castigado Bronn; el imponente Charles Dance como el maquiavélico Tywin Lannister (memorable escena introductoria desollando un venado); ese fantástico y con acento mediterráneo, por aquello de su origen de las ciudades libres, Miltos Yerolemou como el maestro de esgrima Sylvio Florel, o las participaciones de lujo de James Cosmo e Iain Glen como padre e hijo Mormont.

A partir de ahora, espoilers.

Los fans de la saga, decíamos, aguardábamos con inquietud el paso de la serie televisiva por ciertos umbrales que examinarían la calidad de la adaptación. No es fácil estar a la altura de la imaginación que estimula un buen libro. El primero era la inmensidad del Muro. Prueba superada en el primer minuto. Luego el episodio la corona de oro, una escena terrible, brutal, solventada de forma sobresaliente (salvo ese oro que se funde demasiado rápido…). Aunque esperábamos que Invernalia fuera un lugar más frío e inhóspito, no está nada mal el Nido del Águila. Puede, sin embargo, los lobos huargo dejen bastante que desear. Nos han puesto lobos a secas, y no eran eso.

Y si bien la primera gran batalla se nos ha hurtado en aras de garantizar la supervivencia económica de la serie y de la cadena (una cosa es gastarse un pastizal en la obra y otra tener el presupuesto de una superproducción de Hollywood, aunque habría preferido ver algo de acción a costa de cargarnos ese costoso paseo marítimo de ‘Boardwalk Empire’, señores ejecutivos), suponemos que sí nos mostrarán algo más que cadáveres en las que se ciernen en el futuro. Por último, la ejecución, momento culminante del libro en el que el lector se siente poco menos que violado, y empieza a rezar por el resto de sus personajes favoritos, y la escena final de Daenerys y sus huevos de dragón, no recibirán demasiadas pegas del más incondicional de los freakies.

En cuanto a los desdichados que no hayan leído la saga (en julio sale en inglés el esperadísimo ‘Dance with dragons’), todavía están a tiempo. Pero seguro que aún así, están incluso más alucinados con la serie.

El invierno ya está aquí

Hyde | 19 de abril de 2011 a las 13:59

grrmartin

Supongo que habrá dos tipos de reacciones ante el estreno del año (qué digo yo del año, de la década atendiendo a la campaña promocional desplegada por la HBO). Por un lado, el espectador que no haya abierto ni uno de los libros de la incompleta saga de ‘Canción de Hielo y Fuego’, de George R.R. Martin (el viejecito barbudo que ven en la foto), quedará más que satisfecho con el piloto de ‘Juego de tronos’. Pero seguramente el lector voraz de esta obra maestra de la literatura fantástica -aunque no sea asiduo del género, pruebe a empezarla, pruebe y luego intente dejarla si puede- habrá salido algo decepcionado. No podía ser de otra forma. La televisión ha llegado a igualar, y a superar en muchos casos, la capacidad narrativa del cine. Pero nunca alcanzará los niveles de imaginación a los que nos lleva un libro.

El jueves se publicará en los periódicos del Grupo Joly un artículo más amplio. Pero ahí va un rápido avance con algunas de las reflexiones sobre el piloto, ‘El invierno se acerca”. Hay que admitir que la pretensión es ser muy, muy fieles al libro.

– Magnífica recreación del Muro y también de los Otros. El arranque de la serie es casi tan emocionante como el del libro.

– Los hijos de los Stark, incluido el bastardo Jon Nieve, son mayores de que uno había imaginado por lo descrito en el libro.

– Aunque Sean Bean está bastante bien como Eddard Stark, no nos convence Michelle Fairley como su esposa Catelyn.

– En la familia Lannister, resulta extraño ver a Lena Headey tan rubia, y de momento no muestra la maldad que distingue a Cersei. En cambio Nicolaj Coster-Waldau promete un excelente Jaime, uno de los personajes más complejos de la saga. De Peter Dinklage esperamos mucho más como Tyrion, apenas le dan juego en el arranque. Y no pudimos ver a Charles Dance, que seguro resulta más que apropiado para el patriarca Tywin.

– Estupenda Emilia Clarke como Daenerys Targaryen, y muy buena ambientación, por el momento, del extraño y exótico mundo al otro lado del mar y los dothraki.

– No me gustó Invernalia, y esperaba más de los títulos de crédito, que si bien no están mal, tampoco son nada del otro mundo.

¿Qué pensáis vosotros, forofos o no de la obra literaria? ¿Os gustó el piloto?

Os pego algunas fotos de la promoción que ha hecho HBO en varias ciudades americanas.

promogameofthrones

promogameofthrones2

Por fin se acerca el invierno

Hyde | 11 de marzo de 2010 a las 12:37

gameofthronesEl pasado sábado, un reportaje del canal Arte diseccionaba el fenómeno de las series de televisión y su competencia con el cine. Aunque el documental estaba algo anticuado y anclado en los ya viejos tiempos de ‘Los Soprano’ y ‘A dos metros bajo tierra’ -¡cuánto ha cambiado todo desde entonces!-, sí reflejaba con precisión el estresante mundo de los creadores de series, de sus guionistas, cómo se escoge o desecha sin misericordia un piloto en función de que guste a una audiencia escogida entre distintos perfiles sociológicos.

La HBO era la protagonista indiscutible del reportaje de los franceses. Ya hemos contado aquí cómo la reina de la pequeña pantalla aún no ha sabido llenar el vacío de las dos series anteriores, por mucho que ‘Entourage’ y ‘The wire’ sean todavía obra cumbre de la televisión. Y cómo otras cadenas de pago como Showtime o AMC, con sus ‘Dexter’, ‘Breaking Bad’ y ‘Mad Men’, le están comiendo el terreno. Pero HBO prepara un contraataque demoledor, una serie que posiblemente dejará a ‘Lost’ a la altura del betún si sus creadores saben reflejar el original. La semana pasada, la cadena anunció, por fin, que ha encargado diez episodios de ‘Juego de tronos’, el primer volumen de la fantástica saga literaria ‘Canción de Hielo y Fuego’, de George R.R. Martin. Es lo más parecido -si no superior- que hay a ‘El Señor de los Anillos’ de Tolkien.

Atrás quedan casi tres años de dudas sobre la viabilidad del enorme proyecto y más de un año de un casting que no tiene grandes estrellas pero sí bastantes caras conocidas, la gran mayoría británicas. Estarán Peter Dinklage como el pequeño gran Tyrion, Sean Bean, Lena Headey, Iaian Glen, Mark Addy. Un elenco de buenos actores que se enfrenta al tremendo reto de llevar a televisión esta apasionante y oscura historia, escrita para adultos, con giros sorprendentes, intrigas palaciegas, incesto, mucha violencia y la permanente promesa de dragones. Incluso tiene a sus propios Otros. El rodaje empezará en junio de este año en Irlanda del Norte, y se espera la emisión para la próxima temporada de 2011. Si hay algo que distingue a la HBO es que no tiene miedo a nada. Ni siquiera a los monstruos o a las historias inacabadas, puesto que el escritor sigue sin entregar, para desesperación de sus fans, los dos últimos tomos que deben cerrar la trama. Pero por fortuna, y para garantizar la fidelidad al original, George R.R. Martin será uno de los productores ejecutivos. Por fin se acerca el invierno.

Desconéctese

Hyde | 26 de enero de 2009 a las 11:03

No todo pueden ser delicatessens en el menú televisivo. De vez en cuando es necesaria una buena hamburguesa, una cola y patatas fritas. Sentarte enfrente de la pantalla con la mente casi en blanco y dispuesto a disfrutar sin grandes disquisiciones y sin preocuparse del colesterol. Aún en ese formato hay series más que entretenidas. De acuerdo, no se les puede pedir un guión brillante, unos diálogos desternillantes ni que sean completamente redondos. Pero sí pasar un buen rato.

Es el caso de ‘Las crónicas de Sarah Connor’, una ‘spin off’ televisiva de la saga cinematográfica de Terminator, que pronto volveremos a ver en las salas de la mano de Christian Bale. Se trata de seguir los pasos de la madre del futuro líder rebelde John Connor y de su hijo, huyendo de las máquinas. Ni siquiera la trama es suficientemente novedosa (se parece mucho a Terminator 2), pero lo cierto es que ha funcionado bien en EEUU, donde emite la serie la cadena Fox. La protagonista es la guapa actriz británica Lena Headey, a quien muchos recordarán por su papel en ‘300’. Sale incluso uno de los descarriados chicos de ‘Sensación de Vivir’, Brian Austin Green, en un papel bien distinto a la melosa serie adolescente. El creador de la serie es Josh Friedman, guionista de ‘La guerra de los mundos’ y adaptador de ‘La dalia negra’, un profesional, vamos.

Hay algunos momentos de este Terminator en que parecemos sumidos en la película de James Cameron. Otros son más zafios, pero la serie no deja de entretener y no cae en los errores del ‘Equipo A’ o ‘El coche fantástico’, donde podía haber miles de disparos y ni un solo muerto. No. Aquí hay veces en que las máquinas liquidan hasta al apuntador. Una buena forma de desconectar…