Archivos para el tag ‘Mark Walhberg’

Acción mental

Hyde | 4 de noviembre de 2010 a las 2:09

paul-weston-photo_432x324El doctor Paul Weston se pasa la mayor parte del día sentado en un sillón que tiene pinta de ser muy confortable. Pero su trabajo es agotador. Una sesión me cansa a mí, que soy espectador, y deja exhausto cada temporada al actor que interpreta al personaje, el excelente Gabriel Byrne. El mejor terapeuta de ficción -lo lamento por la sopraniana doctora Melfi-, acaba de regresar en la tercera temporada de ‘En terapia’, una exhibición interpretativa en la que nos metemos en una consulta sin diván que parece un cuadrilátero. Porque aunque se trate de una serie de diálogos de dos personajes sentados y sin apenas moverse, ‘En terapia’ es un combate mental permanente entre el doctor Weston y sus pacientes, una obra policiaca en la que intentamos adivinar qué trauma oculta cada uno de sus protagonistas, incluido el propio psiquiatra, al que también acompañamos cuando él se sienta en el sillón de enfrente.

Son apenas veinte minutos por capítulo, dos dosis diarias, dos veces a la semana, pero a pesar de no tratarse de una serie de acción, hay momentos de extrema tensión en estos viajes al subconsciente, esas exploraciones a la mente de sus pacientes que hace, a pecho descubierto, el sufrido doctor Weston. Su vida personal no es además el mejor ejemplo. Divorciado, irascible, separado de sus hijos y con dificultad para establecer relaciones. Una cosa es el Weston doctor, un tipo cercano, amable, tolerante hasta casi el extremo, sensible, y otra Paul, malhumorado, amargado, solo e infeliz. Y posiblemente enfermo.

Gabriel Byrne tuvo que aceptar seguir encarnando este exigente papel (la cámara está casi permanente sobre él) después de una campaña de cartas de admiradores enviada al New York Times. El irlandés tiene sus propios traumas. A principios de este año confesó haber sido víctima de abusos sexuales en el seminario, cuando tenía 11 años, por parte de dos curas. También fue maltratado, y más adelante, ya adulto, cayó en el alcoholismo y la depresión. Puede que toda esa experiencia vital tan terrible lo haga perfecto para este papel, aunque por lo general Byrne borda todo lo que hace.

‘En terapia’ es una obra casi más de teatro que de televisión, con un casting de lujo y unas intervenciones para el recuerdo, como la de Glynn Turman, que le valió el Emmy. Dianne Wiest, Blair Underwood, Mia Wasikowska (aquí debió conquistar a Tim Burton para su ‘Alicia’), Michelle Forbes, Hope Davis y John Mahoney han pasado por el sofá del doctor Weston en las dos temporadas anteriores, y este año tenemos un plato fortísimo, Debra Winger haciendo prácticamente de sí misma: una estrella de cine ya madura que sabe que sus mejores años han pasado ya.

Se trata de un producto típico de la factoría HBO, creado por Rodrigo García -me niego a volver a decir de quién es hijo, búsquenlo ustedes- a semejanza de una serie televisiva israelí, y en el que está presente ese astuto productor que huele el éxito y la calidad, el actor Mark Walhberg, también detrás de ‘Entourage’ y de ‘Boardwalk Empire’.

Comparaciones odiosas

Hyde | 24 de junio de 2010 a las 9:51

Si lo peor que se le puede hacer a una nueva serie es etiquetarla con el odioso tópico de ‘la sucesora de Los Soprano’ -una utopía-, lo siguiente peor es nombrarla como ‘la nueva Entourage’. Eso mismo le ocurrió este año a ‘How to make it in America’, una serie menor, pero decente, de la HBO, que no ha sobrevivido a la comparación. Ni era el nuevo séquito, ni coser vaqueros se parece a hacer películas, ni Nueva York tiene nada que ver con Los Ángeles.

El pasado octubre, qué largo se nos ha hecho, comenzábamos los artículos semanales en las páginas de televisión de los periódicos del Grupo Joly con un texto dedicado a ‘Entourage’.La serie de Doug Ellin, sobre las andanzas de la joven estrella de Hollywood Vincent Chase, su grupo de tres amigos que lo escoltan y la carrera de su histriónico agente, el histórico Ari Gold de Jeremy Piven, estaba en el trono de la parrilla televisiva. Con capítulos de apenas 20 minutos, uno de sus productores, el actor Mark Walhberg -de hecho la trama está basada en su vida-, está pensando en llevarla a la gran pantalla. Este domingo se empieza a emitir su séptima temporada, una cifra a la que sólo llegan las grandes o los culebrones tipo ‘Anatomía de Grey’.

En este tiempo ha llegado ‘Treme’, la segunda mejor opción de la HBO, pero la corona de la tele se la ha arrebatado ‘Breaking Bad’. Muy difícil lo tendrán los muchachos de Chase, con su amigo E a la cabeza, para igualar lo que ha aportado este año la tercera entrega de la bajada a los infiernos del profesor Walter White, ‘aka’ Heisenberg. Apuesten por que Cranston volverá a llevarse los premios, por que se le unirán el joven pero talentoso Aaron Paul y, sobre todo, Giancarlo Esposito, un veterano secundario que ha creado el personaje de su vida, el estremecedor narcotraficante Gus, gerente de Los Pollos Hermanos.

Como decíamos al principio, lo peor que le puede ocurrir a cualquier obra nueva, a una estrella emergente, es que la comparen antes de tiempo con otra consolidada. Quizás es lo que le ha ocurrido a ‘Rubicon’, la nueva serie de la AMC que se preestrenó coincidiendo con la emisión del capítulo final de ‘Breaking Bad’. Oscuras conspiraciones que deberán ser descubiertas por el melancólico James Badge Dale, el protagonista de ‘The Pacific’. Te lo han puesto muy difícil, Jimmy.