Archivos para el tag ‘Matt Saracen’

Padres e hijos

Hyde | 17 de noviembre de 2010 a las 3:21

fnlrighthand

Dos chavales de instituto que crecieron sin padre. Uno estaba en Iraq, el otro en la cárcel. Uno de los niños fue criado por una abuela entrando en la senilidad y el otro en las calles, con una madre adicta al crack y amigos delincuentes. Uno es blanco, el otro negro. Los dos inseguros. Comparten algo más que su pueblo, Dillon. Ambos son, o han sido, los quaterbacks del entrenador Eric Taylor. Dos ‘underdogs’, hablando en yankee…

Los dos mejores capítulos de la extraordinaria ‘Friday Night Lights’ son ‘The son’, de la cuarta temporada, en el que acompañamos a Matt Saracen en el duelo por su padre (memorable interpretación de Zach Gilford), y ‘The right hand of the father’, emitido el pasado miércoles, en el que sufrimos con Vince Howard el regreso de su progenitor, en libertad condicional, pero eterno culpable para un hijo obligado a ser demasiado pronto el hombre de la casa.

Michael B. Jordan es el desafortunado nombre de un joven actor de gran talento que nos seguirá dando que hablar. Y en cuanto a ‘Friday Night Lights’, en su temporada de despedida, a mí se me sigue erizando el pelo cada vez que escucho la música de sus créditos de inicio, a cargo de W.G. Snuffy Walden (autor, por cierto, de la apertura de ‘The West Wing’). Esta serie no debería acabar nunca. Go Lions!

Touchdown

Hyde | 7 de diciembre de 2009 a las 14:07

Cada vez me gusta más Friday Night Lights. Cada vez esta serie aparentemente superficial se vuelve más profunda, más dramática, más rica en el desarrollo de sus personajes. En este show los placajes no los da la defensa del equipo rival, sino la vida misma. El miércoles pasado uno de los protagonistas, que dentro de poco dejará el show (Peter Berg contaba hace semanas que a todos sus jóvenes actores les avisaba de que no podían permanecer en el instituto hasta los 30 años…), dio una lección de interpretación. Incluso algún gurú televisivo como James Poniewozik, de Time, ha sugerido que merecería un Emmy por su papel en el episodio ‘El hijo’. Matt Saracen, su personaje, lo simboliza todo en esta serie. De suplente a titular por accidente, de estrella del pueblo a secundario de nuevo por la llegada de una joven estrella. De aspirante a artista a repartidor de pizza. De familia humilde, abandonado por su madre, criado por una abuela que se está volviendo senil y con un padre que huyó al ejército tras el divorcio, el pobre Matt nunca lo ha tenido fácil. Siempre ha sido el cabeza de familia, el currante, el humillado. En este episodio (ojo, spoiler) entierra a su padre, fallecido en Iraq. El ataúd trae sus restos a casa, una imagen que seguro se ha visto en miles de pueblos americanos como Dillon.

Y en una serie que en teoría iba sobre tan banal como fútbol americano experimentamos, sufrimos, todo el resentimiento del hijo abandonado hacia su padre fallecido, los conflictos internos entre el luto y el odio, cómo Matt se viene abajo al empeñarse en abrir el atáud y ver a su padre desfigurado, cómo acaba haciendo una bonita, por realista, elegía. Pocas veces en televisión se pueden sentir tantas emociones en apenas 40 minutos. FNL nos deja siempre muy tocados. FNL es grande.