Archivos para el tag ‘Neil Patrick Harris’

What the hell was that?

Hyde | 5 de enero de 2011 a las 17:14

HOW I MET YOUR MOTHER

‘Como conocí a vuestra madre’, ‘How I met your mother’, o ‘HIMYM’ para los amigos, es una de las mejores comedias de los últimos años. Este año el ingenio de sus guionistas ha vuelto por sus fueros, con fantásticos episodios, como la carrera por Nueva York. Sí, es la clásica sitcom, pero algo la hace muy, muy diferente. Y no sólo el Barney Stinson de Neil Patrick Harris. En el último capítulo emitido, ‘Bad News’, algo se rompe (Espoilers a continuación).

Diría que existe un pacto no escrito entre una serie cómica y el espectador. Hay ciertas barreras que no se cruzan. Una de las claves tanto de HIMYM como de ‘Modern Family’ es la facilidad con la que la trama más trivial sirve para abordar profundos y tiernos temas con clase, sin asomarse al precipicio. Porque se supone, dentro de ese contrato, que uno termina de ver una comedia con gran sabor de boca, entre carcajadas si es posible. En ‘Bad News’, un episodio genial por otra parte, las lágrimas, a traición, suceden a las risas. Y nos quedamos más hundidos que en un drama. Eso no se hace sin avisar, chicos.

¿Chicas o trajes?

Hyde | 2 de febrero de 2010 a las 13:17

http://www.youtube.com/watch?v=h7jEIcxcdS8&feature=related  Uno de los grandes, grandes, secundarios de la última década es Neil Patrick Harris con su inimitable Barney Stinson. Curioso que Harris hace años que saliera del armario públicamente y que interprete a uno de los grandes ligones ‘womanizers’ de la televisión. Es sin duda el gran gancho de ‘How I met your mother’. Otro de los secundarios cumbre, tan protagonista de su show, ‘Entourage’, como NPH, es Jeremy Piven y su Ari Gold, que no cesamos de alabar en este blog. También Katey Sagal en ‘Sons of Anarchy’ y su Gemma Teller, la gran matriarca del club motero, nos ha dejado momentos inolvidables.

Hemos tenido actores invitados geniales durante una temporada, como fue el reciente ejemplo de John Lithgow en ‘Dexter’, el más lejano caso de Forest Whitaker en ‘The shield’, Ted Danson en ‘Damages’ o el menos conocido pero magnífico Chris Bauer, el estibador sindicalista Frank Sobotka de ‘The wire’.

Pero en cuanto a intérpretes titulares, los tres primeros son los favoritos de servidor. Y no puedo dejar de pasarles este curioso artículo del LAtimes sobre Barney, Harris y los gustos de ambos…

Pero

Hamlet rueda en Harley

Hyde | 15 de octubre de 2009 a las 12:56

Hasta la orgía creativa de esta década, en la televisión había básicamente cuatro tipos de series. Una era la comedia de situación, con mucha risa enlatada. De ‘El show de Bill Cosby’ de los 80 se pasó a ‘Friends’ en los 90 y a las actuales ‘Como conocí a vuestra madre’, con el desternillante Neil Patrick Harris, y los físicos-geek de ‘The Big Bang Theory’. Después estaban las series ‘profesionales’. De médicos hay medio vademécum. ‘Urgencias’, ‘Anatomía de Grey’, ‘House’, ‘Scrubs’. De abogados, el catálogo de Aranzadi : ‘La ley de Los Ángeles’, ‘Ally McBeal’, ‘Damages’, ‘Shark’. Y de policías todo el Ministerio del Interior, desde ‘Starsky&Hutch’ a ‘Canción triste de Hill Street’, o ‘The Beast’, del fallecido Patrick Swayze. Pero incluso cuando el terreno está más que trillado se puede innovar. El año pasado concluyó, tras siete temporadas, ‘The Shield’, una serie sobre polis absolutamente diferente a cualquier otra. Más brutal, mejor rodada, más realista y mejor interpretada. Su episodio piloto era como un disparo al espectador, y casi se puede comparar a su protagonista, el agente Vic Mackey de Michael Chiklis, con el Tony Soprano de Gandolfini. Al igual que nuestro mafioso favorito, este poli corrupto se ha ganado un lugar en nuestro corazón. Un hombre de familia que de tanto luchar contra la basura se convirtió en ella. La serie contó con estrellas como los oscarizados Forest Whitaker y Glen Close, y uno de sus principales guionistas, productores ejecutivos y actores ocasionales fue Kurt Sutter. Si usted se cruzara con él en un callejón oscuro seguro que salía corriendo. Pero es uno de los tipos más originales de la televisión actual. Se ha atrevido a montar a Hamlet sobre una Harley para crear ‘Sons of Anarchy’, una serie sobre un club de moteros que trafica con armas. Va por la segunda temporada. Y es apasionante.

Quemando ruedas

Hyde | 21 de septiembre de 2009 a las 9:23

Ya comentaremos en próximos post el resultado de los Emmys, nuestra alegría y a la vez tristeza por el premio al mejor actor a Bryan Cranston (lo que supone que nuestro terapeuta favorito, Gabriel Byrne, se quedara sin él), nuestro pasmo por el hecho de que Kenneth Brannagh y su excepcional Wallander se fueran compuestos y sin estatuilla, nuestra ilógica manía a ‘Mad Men’ -tendremos que pedir cita al doctor Weston para hallar las causas, posiblemente fobia a cualquier obra que se autotitule heredera de ‘Los Soprano’-. Y sí, por lo que he leído, Neil Patrick Harris estuvo genial de host, como sólo cabía esperar.

Pero este post, fresco, fresco, fresco, no va de los premios entregados hace unas horas. Va sobre la carrera por el trono televisivo que ha empezado este septiembre. Y aunque todavía quedan por llegar platos fuertes, tengo que proclamar que hay un claro favorito al título: ‘Sons of Anarchy’. La segunda temporada de los salvajes moteros, de la que acabo de visionar el segundo episodio, es absolutamente brutal, estremecedora. Kurt Sutter iguala e incluso supera los mejores momentos de ‘The Shield’, y eso son palabras mayores. Y Katie Sagal impresiona. ¡¡¡Dios, qué ganas de comprarse una Harley ahora que están ‘baratitas’!!!

También hay una pequeña decepción, porque no esperábamos mucho de la serie: The vampire diaries. Es una copia mala e incluso más ñoña, si es que es posible, de Crepúsculo. La banda sonora, elegida para captar a los adolescentes, impide cualquier posibilidad de oír los diálogos, que son pobres, pobres, pobres. La única esperanza de redención para esta serie es que se desarrolle un poquito más el personaje del hermano malvado, aunque tampoco lo esperemos.

Secundarios estelares

Hyde | 22 de abril de 2009 a las 18:58

Anoche, casi rematando en casa la primera temporada de ‘In treatment’, que me tiene totalmente adicto al doctor Paul Weston, me acosté sobrecogido por la actuación de Glynn Turman, un veterano secundario que ha pasado por ‘The Wire’, ‘Urgencias’ e incluso por ‘Se ha escrito un crimen’. Su interpretación es de Oscar. Hoy, buceando en la red, me entero, ignorante de mí, de que ese trabajo le valió un Emmy el año pasado. Merecido, sin duda.

Las grandes series se distinguen especialmente por sus grandes secundarios. Sí, el protagonista es fundamental, y otro día haremos una lista de los mejores personajes y actores en el papel principal, pero hoy quiero pararme en quienes les roban de vez en cuando el plano, la cartera y algo más a Tony Soprano/James Gandolfini, Glenn Close/Patty Hewes, y compañía.

Así que además del mencionado Glynn Turman, de la serie ‘In treatment’ estamos obligados a citar a la pequeña gran Mia Wasinowska, la próxima ‘Alicia en el país de las maravillas’ de Tim Burton.  De la reciente ‘Sons of Anarchy’ -recomendada por el amigo St. James y de rabiosa actualidad tras la desarticulación en España de la banda Ángeles del Infierno-, a la magnífica Katie Sagal, la esposa Bundy de ‘Married with Children’. De la añorada ‘The Shield’ es obligado recordar al paleto Shane que encarnó Walton Goggins y al inspector Kavanaugh que bordó el oscarizado Forest Whitaker.

En ‘Damages’ hay que quedarse con el trabajo en la primera temporada de Zeljko Ivanek como el litigante y atormentado Ray Fiske y con el de Ted Danson como Arthur Frobisher.

Después hay otras series en las que no está tan claro que haya secundarios, sino que se trata de obras más corales. Es el caso de ‘Perdidos’ o de ‘Entourage’, en la que lógicamente despunta el Ari Gold de Jeremy Piven, o de ‘How I met your mother’, en la que hay que citar por obligación al Barney Stinson de Neil Patrick Harris. En cuanto a ‘Los Soprano’, sería incapaz de mencionar un solo secundario. Los nombres y personajes darían para otro post.

¿Cuál es tu secundario favorito?

Póngase el traje

Hyde | 11 de enero de 2009 a las 14:25

http://es.youtube.com/watch?v=zHK5oxHu5QY&feature=related Por petición popular (bueno, en realidad sólo lo ha pedido un internauta despistado, pero seguro que hay miles clamando por lo mismo…), ahí va la siguiente quiniela de los Globos de oro que se entregan esta noche. Más que una quiniela es una lista de preferencias, porque seguro que fallaremos más que una escopeta de feria.

Mejor serie:

Dexter, aunque ganará Mad Men. Nuestro querido psicópata merece un premio y los publicistas fumadores y acosadores de secretarias no me acaban de entrar, la verdad (¿será porque también han calificado a esta serie como la “sucesora” de Los Soprano?)

Mejor comedia o musical de TV:

De las nominadas, me quedo con Entourage (El séquito), Ya expuse anteriormente mis reticencias a 30 rock, la gran favorita (pero prometo tragármela entera, Matías).

Mejor actor en una serie dramática:

Michael C. Hall. Por lo mismo de antes. Pero no se descartan Gabriel Byrne y, por supuesto, Jon Hamm. Echamos mucho de menos entre los nominados a Bryan Cranston, de la magnífica Breaking Bad, y ganador del Emmy en la misma categoría.

Mejor actriz en serie dramática:

Mientras no se lo den a Anna Paquin o a Sally Field nos sentiremos satisfechos, aunque no tenemos muchas esperanzas.

Mejor actor y actriz de comedia:

Es inevitable que se lo den a Alec Baldwin y Tina Fey. Aunque sienta debilidad por Kevin Connolly y Steve Carell.

Mejor miniserie:

Sinceramente, no he visto las demás. Pero si no gana John Adams será un escándalo. :)

Mejor actor y actriz de miniserie:

Por la misma e inaceptable subjetividad ignorante anterior, todo lo que no sea la victoria de Paul Giamatti y Laura Linney me irritará bastante.

Mejor actor secundario en serie:

Aunque Jeremy Piven/Ari Gold es nuestro héroe y dan ganas de emularlo en la redacción, Neil Patrick Harris se merece el premio. Sería LEGENDARIO que se lo dieran por su irresistible Barney, lo más gracioso que hemos visto en años, como su serie, How I met your mother, que deja a Friends a la altura del betún…

Mejor actriz secundaria:

Ni la más remota idea.