Archivos para el tag ‘Nikolai Coster-Waldau’

La HBO siempre paga sus deudas

Hyde | 27 de junio de 2011 a las 19:19

Para los muy, muy, muy exigentes cancióndehieloyfuegoadictos, juegodetronianos o winterhooligans (en la atinada acepción acuñada por St. James), que llevábamos más de un año esperando con ansiedad la adaptación de la HBO de la monumental e inacabada (maldito seas, viejo gordo) obra de George R.R. Martin, hay que reconocer que se ha superado el listón de nuestras expectativas. Pasada ya la necesaria semana de digestión, reposo y análisis de la primera temporada de la serie (en España sólo quedan tres capítulos, contando el de esta noche, por emitirse), y tras las convenientes tertulias con otros fans entusiasmados, hay pocos, muy pocos ‘peros’ que ponerle a ‘Juego de tronos’.

El casting, en el que participó muy activamente el autor, curtido como guionista en ‘The Twilight Zone’, ha resultado estupendo, con la excepción de una Lena Headey que no ha estado a la altura de su personaje, la bella, fría y pérfida Cersei Lannister, pero que tampoco desentona mucho. Con ese gigante de la interpretación que es Peter Dinklage, que se ha hecho desde el minuto uno con Tyrion, verdadero protagonista de la saga (al menos el más admirado y querido por los lectores de esta historia fantástica en la que, como podrán comprobar, no se garantiza la impunidad para ningún personaje), con el siempre solvente Sean Bean como Eddar Stark y con la sorprendente Emilia Clarke como Daenerys Targaryen, otro de los puntales de la historia, apenas se puede reprochar nada a los intérpretes, muchos desconocidos hasta ahora.

Nikolai Coster-Waldau se ha convertido en un excelente Jaime, el año que viene lo comprobaremos, y los niños Stark, empezando por la Arya que borda Maisie Williams y siguiendo por el Jon Nieve de Kit Harington, han resistido bien el ‘envejecimiento’ al que han sido sometidos en la serie para evitar que la audiencia se escandalice. Y qué decir de ese bastardo (en todos los sentidos) Joffrey que borda Jack Gleeson. El chaval deberá tener cuidado al pasear por la calle, de lo odiosa que ha logrado hacer su creación.

En la lista de pequeños ‘peros’, no se ha dado demasiado juego a el Perro, aunque de momento no nos convence demasiado el actor escogido para un personaje tan complejo, ni el casting de su hermano Gregor, la Montaña que Cabalga, que debería impresionar mucho más. Otro fallo, más grande, es la caracterización de Loras Tyrell, el caballero de las Flores, que se nos presenta como un tipo más hippie que elegante y, sorpresivamente, homosexual. Habrá que releer los libros, aunque juraríamos que esta historia con Renly se la han sacado de la manga.

Todo ello se compensa sobradamente con secundarios excepcionales como Jerome Flynn como el socarrón y castigado Bronn; el imponente Charles Dance como el maquiavélico Tywin Lannister (memorable escena introductoria desollando un venado); ese fantástico y con acento mediterráneo, por aquello de su origen de las ciudades libres, Miltos Yerolemou como el maestro de esgrima Sylvio Florel, o las participaciones de lujo de James Cosmo e Iain Glen como padre e hijo Mormont.

A partir de ahora, espoilers.

Los fans de la saga, decíamos, aguardábamos con inquietud el paso de la serie televisiva por ciertos umbrales que examinarían la calidad de la adaptación. No es fácil estar a la altura de la imaginación que estimula un buen libro. El primero era la inmensidad del Muro. Prueba superada en el primer minuto. Luego el episodio la corona de oro, una escena terrible, brutal, solventada de forma sobresaliente (salvo ese oro que se funde demasiado rápido…). Aunque esperábamos que Invernalia fuera un lugar más frío e inhóspito, no está nada mal el Nido del Águila. Puede, sin embargo, los lobos huargo dejen bastante que desear. Nos han puesto lobos a secas, y no eran eso.

Y si bien la primera gran batalla se nos ha hurtado en aras de garantizar la supervivencia económica de la serie y de la cadena (una cosa es gastarse un pastizal en la obra y otra tener el presupuesto de una superproducción de Hollywood, aunque habría preferido ver algo de acción a costa de cargarnos ese costoso paseo marítimo de ‘Boardwalk Empire’, señores ejecutivos), suponemos que sí nos mostrarán algo más que cadáveres en las que se ciernen en el futuro. Por último, la ejecución, momento culminante del libro en el que el lector se siente poco menos que violado, y empieza a rezar por el resto de sus personajes favoritos, y la escena final de Daenerys y sus huevos de dragón, no recibirán demasiadas pegas del más incondicional de los freakies.

En cuanto a los desdichados que no hayan leído la saga (en julio sale en inglés el esperadísimo ‘Dance with dragons’), todavía están a tiempo. Pero seguro que aún así, están incluso más alucinados con la serie.