Archivos para el tag ‘Pepe Sancho’

¡Podemos!

Hyde | 28 de abril de 2011 a las 10:24

Nada será igual después de ‘Crematorio’. En este espacio, por ejemplo, no podremos volver a meternos con saña con las series españolas en general. Ya hay una honrosa excepción. Una serie que tiene poco o nada que envidiarle a las mejores producciones de culto americanas. Si acaso hay un solo ‘pero’ que ponerle a Canal Plus en su primera gran apuesta por la ficción televisiva de calidad es su escaso entusiasmo promocional. Esta excelente miniserie basada en la novela homónima de Rafael Chirbes y dirigida con sobriedad y buen gusto por Jorge Sánchez-Cabezudo no ha recibido el apoyo de marketing que merecía, algo que cuesta entender tratándose del primer grupo de comunicación de habla hispana. Tras una campaña inicial que tampoco fue para tirar cohetes, la serie se quedó de la mano de Dios. Pero hasta aquí llegan los reproches.

‘Crematorio’, que acabó el lunes tras ocho episodios de altura, es un retrato fidelísimo de la corrupción política, urbanística y moral instalada en el litoral mediterráneo español al calor del boom inmobiliario. Puede que a un alemán, a un holandés o a un tipo de Burgos le sorprendan algunas de las cosas que ocurren. Pero créanme y tiren de memoria o de hemeroteca: por aquí han pasado todas. Un promotor, un mafioso ruso dueño de un equipo de fútbol, el concejal de Urbanismo, el abogado experto en tapaderas, la familia casi aristocrática que prefiere no saber de dónde sale tanto dinero mientras todo el mundo les hace reverencias, los matones, los fontaneros, los testaferros, la novia más joven que la hija, los coches, los hoteles, los puticlubs, los pisos en primera línea de playa… ¿Les suena de algo?

De ‘Crematorio’ hay que aplaudir casi todo: el magnífico casting, su excelente fotografía y localizaciones, su perfecta música, tanto en los créditos de inicio como de salida (casi más importantes para dejar buen sabor de boca) y, especialmente, los diálogos. Son crudos, duros, cínicos, inmisericordes. Como la trama. Y la magistral interpretación de Pepe Sancho, puede que en el papel de su carrera, es de una intensidad abrumadora. Su Rubén Bertomeu se adueña de la pantalla en cada escena. No se queda muy atrás el trabajo del ruso Vlad Ivanov como el frío pero temible Traian, ni el de Pau Durà como el letrado Zarrategui, a lo ‘consiglieri’ Tom Hagen, o el de la colombiana Juana Acosta. Este artículo se queda corto, muy corto, para enumerar los méritos de esta serie. Que no sea una raya en el agua.

Estoy hay que celebrarlo

Hyde | 24 de marzo de 2011 a las 10:40

crematorio

Lo primero que llama la atención de ‘Crematorio’ es la colaboración, bien destacada en los créditos, de la Comunidad Valenciana en la producción de Canal Plus. ¿Una serie sobre la corrupción del litoral español, concretamente el levantino, financiada por la institución que preside Francisco Camps, imputado en el caso Gurtel? Suena a broma. Pero inmediatamente después se descubre que esta serie va muy en serio -a veces incluso demasiado, porque si hay algo que reprocharle es la absoluta ausencia de humor, aunque sea negro- , y que por fin la cadena de pago se ha dignado a gastarse el dinero en algo que no sea fútbol, a arriesgarse con la adaptación de una buena novela como es la de Rafael Chirbes, a mirar a la cara, sin complejos, a sus homólogas americanas y británicas.

Tengo muchos prejuicios con la televisión española. Se los ha ganado a pulso. Pero ‘Crematorio’ me ha devuelvo la fe, es posible hacer aquí ficción televisiva de gran calidad. Sólo hay que creérselo, buscar una buena historia, dejarse de sotas, caballos y reyes. Basta ese magnífico monólogo inicial de Pepe Sancho, tomando una copa en una lujosa terraza frente al Mediterráneo, para caernos del caballo como san Pablo: “Ya hace tiempo que se acabó la gran comilona, eso de comérselo todo muy deprisa antes de que te lo quiten del plato. Ahora ha llegado el momento de la moral pública. Cuando uno se civiliza hay que aprender nuevas cosas. A servir el banquete, elegir las etiquetas de los vinos, saber manejar los cubiertos. Estamos en la vieja Europa, y la vieja Europa es limpia, por principio. Habrá que hacer las cosas de otra manera”. Toda una declaración de intenciones sobre lo que vamos a presenciar a continuación.

Canal Plus ha tirado la casa por la ventana en esta producción. Se nota en la factura, en la fotografía, en el medido casting -aunque personalmente me chirría un poco Alicia Borrachero-, en esos excelentes créditos con música de Loquillo. Me contaba ayer un amigo argentino que los recientes éxitos del cine de su país se deben a su compromiso con lo más trágico de su historia reciente. ‘Crematorio’ es desde luego una radiografía, bastante fiel, de la locura de ambición de la que enfermó España, y especialmente su costa, durante la última década. Lo de las funerarias enterrando muertos a escondidas para ahorrarse los costes de incineración, ocurrió. Lo de la mafia rusa, los negocios vinculados al fútbol, las licencias, los incendios para recalificar, la vinculación de la droga y el ladrillo, también. Y sigue ocurriendo. Pero estamos de enhorabuena por una serie excelente que retrata por fin la miseria ética y moral de parte de una generación.