Archivos para el tag ‘Sexo en Nueva York’

Talentos múltiples

Hyde | 9 de marzo de 2009 a las 18:17

¿Qué ocurre cuando se unen Steven Spielberg como productor, Diablo Cody, autora de Juno, como guionista, una gran actriz como Toni Collette como protagonista y un buen actor de reparto como John Corbertt (Doctor en Alaska, Mi gran boda griega, Sexo en Nueva York)?  Pues que sale una serie divertida, original, innovadora y fresca como ‘The United States of Tara’. Resumen rápido de la trama: una familia media americana en la que el pilar de la casa, la madre (como siempre), tiene un trastorno de personalidad múltiple que la convierte de vez en cuando en huraño redneck, dulce y tradicional ama de casa de los 50, o loca adolescente, por citar los ejemplos vistos por este bloguero.

No las soporto

Hyde | 27 de diciembre de 2008 a las 21:10

http://es.youtube.com/watch?v=zeuXBgAY7hg&feature=related.  Ninguna entra dentro de mis favoritas, pero es curioso cómo algunas series tienen un éxito tremendo a pesar de que sus protagonistas son absolutamente insoportables. No es cuestión de ser un machista -quizás lo sean los guionistas al crear esos personajes-, pero sospechosamente coinciden siempre perfiles parecidos: el de la relamida, histérica, reflexiva, sensible y enamoradiza mujer profesional liberal que martiriza a los espectadores con sus cursis pensamientos en off. Cualquier análisis de lo que nos cuentan estas protagonistas, sin la musiquita emocional paralela, suele resultar ridículo, y por lo general el resto de personajes secundarios son mucho, mucho más interesantes. Tampoco resisten la comparación con narraciones en off bien, bien resueltas, como las de Dexter o con personajes femeninos excepcionales, como la Patty Hewes que compone Glenn Close en Daños y perjuicios o cualquiera de las mujeres de A dos metros bajo tierra o Los Soprano.

Es el caso de Sexo en Nueva York, con la supuesta periodista-filósofa Carrie Bradshaw, a la que deben de pagar una pasta gansa con sus columnitas pastelosas para poder estar todo el día comprando zapatos de Manolo Blahnik. Cualquiera de sus tres amigas o los amiguetes gay, son más divertidos y menos coñazo que el personaje de Sarah Jessica-Parker, que está encantada de haberse conocido y de marcar tendencias en la Gran Manzana.

Como Ally McBeal, que se lleva la palma. Hasta el bebé bailarín actuaba mejor que la anoréxica de Calista Flockhart. Esa mujer ha sido capaz hasta de fastidiarnos a Indiana Jones, no hay más que ver la calavera de cristal de su marido. Las historias estaban bien, los personajes más o menos desarrollados, y había bastantes momentos ciertamente cómicos. Lo peor sin duda de la serie era la puñetera protagonista, que no ha mejorado en Cinco Hermanos.

Algo parecido ocurre con Anatomía de Grey, que hasta se cachondean de ella. La actriz Ellen Pompeo pone unas caritas de puchero y tiene unas reflexiones tan profundas que dan ganas de aplicarle un electroshock o de, como decíamos en el anterior post, hacer un crossover y mandarle al doctor House. Es tan repipi que no es de extrañar que a los pacientes les suba la bilirrubina (que no otra cosa) con sólo oirla.

En el caso de Mujeres Desesperadas, sin embargo, como la narradora hace tiempo que murió, no tenemos nada que alegar.