El cine ha muerto » Survivors

Archivos para el tag ‘Survivors’

Un banquete de lujo

Hyde | 3 de febrero de 2011 a las 11:57

maggiesmith

Como un Chateau Margaux del 85, unas trufas blancas o un pata negra de Jabugo, hay series que uno reserva para momentos especiales. No sólo tienen que ser para celebraciones. También para animarse un día difícil. Con esa mentalidad, y tras leer numerosas críticas rendidas a sus pies, hace meses reservé en mi alacena audiovisual particular ‘Downton Abbey’, la última maravilla de la televisión británica.

A menudo somos injustos con la pérfida Albión, a la que dedicamos menos atención que a las factorías yanquis de la HBO, la AMC o SHO, cuando en los últimos años ha sacado creaciones geniales y de factura impecable, como el ‘Wallander’ de Kenneth Branagh, los antihéroes ‘Misfits’, el ‘Luther’ de Idris Elba (Stringer Bell en ‘The Wire’), los apocalípticos ‘Survivors’ o la versión del siglo XXI de Sherlock Holmes.

Pero por fantásticas que sean todas las series anteriores, ninguna llega a la altura de ‘Downton Abbey’, una versión coral, televisiva, de esas películas de época victoriana tardía que evocan el principio del fin del esplendor del imperio británico. Uno no puede evitar acordarse de ‘Lo que queda del día’, ‘Regreso a Howard’s End’ o incluso ‘Sentido y sensibilidad’ cuando ve el palacio del conde de Grantham, la tropa de mayordomos, ayudas de cámara, cocineras, ama de llaves, camareras, jardineros y chófer y las pequeñas intrigas de la distinguida familia Crawley, que debe afrontar el drama de ceder el condado y su patrimonio a un primo lejano porque no se engendró un heredero varón, sino tres hijas ahora en edad casadera.

Todo, desde la música de los créditos de inicio, el vestuario, la iluminación, la fotografía y, por supuesto, las interpretaciones, es de absoluto lujo. No hace falta visionar los siete capítulos para conocer al dedillo las preocupaciones, orígenes y ambiciones de cada uno de los personajes. Basta con unos pocos para cogerles cariño o fobia. Y en un reparto magnífico, sobresale, como siempre, la excepcional Maggie Smith, la gran dama del cine británico. Sólo tiene dos Oscar y otros 25 premios a lo largo de su carrera, así que se pueden figurar la entidad de una serie que se atreve a poner su nombre por orden alfabético en los créditos. Lady Smith merece otra estatuilla dorada por su papel de vieja aristócrata, matriarca y guardiana del honor de la familia Crawley, gruñona pero entrañable, como la recordamos en películas deliciosas como ‘Té con Mussolini’. La serie, que ya ha sido renovada para otra entrega, es mérito de Julian Fellowes, guionista de otro premiado filme del mismo estilo y época, ‘Gosford Park’. El único problema de la digestión de este banquete suntuoso es el peligro de sufrir una úlcera inmediata, fruto de la tremenda envidia y frustración que nos provoca cualquier comparación con productos de época similares en la televisión española.

Más apocalipsis

Hyde | 20 de diciembre de 2008 a las 16:53

No sólo el cine vive de remakes. La BBC, otra cadena admirada y absolutamente envidiada, en este caso un ejemplo de cómo debe ser la televisión pública, lanzó en noviembre una nueva versión de su clásica serie de los 70 ‘Survivors‘.

Hablábamos en el post de ‘Dead Set’ y de lo aficionados que son los anglosajones a especular con el fin del mundo. En esta ocasión no se trata de zombies, sino de un virus más simple: la gripe. El apocalipsis en pocas horas. Sólo sobreviven unos pocos humanos y tienen que organizarse. Sin móvil, sin luz, sin televisión, teléfono, agua corriente, leche ordeñada. No hace falta estar en esta situación límite para ver lo vulnerable y frágil que es el ser humano, lo que nos ha alejado la tecnología de esa certeza y de nuestras habilidades para sobrevivir. Con que se le vaya a uno la luz en casa en uno de esos apagones invernales de Endesa, se es perfectamente consciente de lo ‘vendidos’ que estamos.

Esta mañana he visto el primer capítulo de ‘Survivors‘ y promete. Es largo, más de una hora, pero merece la pena y estoy loco por ver el segundo. Repito: qué envidia sana nos da la BBC. Es posible hacer gran televisión sin enormes presupuestos, sólo hace falta un buen guión y intérpretes decentes. Y el fin del mundo ayuda también un poco.

Etiquetas: , ,