Archivos para el tag ‘The Pacific’

Aviso al espectador: está entrando en zona de guerra

Hyde | 31 de marzo de 2011 a las 12:49

the-pacific-parte-dois-basilone

Hace poco más de un año, un año y trece días para ser exactos, andábamos por aquí sobrecogidos, vapuleados, con la cara de quien recibe un aluvión de golpes sin saber de dónde vienen. Acabábamos de ver el primer episodio de ‘The Pacific’, la miniserie de la HBO, Spielberg y Hanks sobre la guerra contra Japón. Quienes llevábamos años esperando una segunda versión de ‘Hermanos de Sangre’, la anterior miniserie sobre la campaña europea rodada por los mismos nombres ilustres, nos llevamos una terrible sorpresa. Fuimos a coger margaritas y nos dieron de hostias.

Que nadie se equivoque: ‘The Pacific’, que estrena hoy en abierto Antena 3 tras su emisión anterior por Canal Plus, es una serie excelente, perfecta si su objetivo es transmitir al espectador los indescriptibles horrores de la guerra, aclararnos que los combates en Europa fueron un juego de niños comparados con los de las selvas asiáticas, que no hay héroes sino muertos y asesinos. Así que no tiene piedad con el espectador ni con los personajes y no da la más mínima concesión al alma desde el primer capítulo. Si acaso su capítulo final, en el que por primera vez se refleja, con bastante fidelidad, la vuelta a casa de los espectros en que se han convertido esos jóvenes que se marcharon alegremente a vengar el ataque infame a Pearl Harbor. Que nadie espere por tanto un desarrollo profundo de los personajes y sus relaciones, tramas secundarias y paralelas, que bien se hilaban en su la extraordinaria antecesora, una obra de culto sobre los paracaidistas de la 101 aerotransportada. Esto es la guerra y se viene a matar o morir, tanto a manos de los japoneses como de los mosquitos y las enfermedades de la jungla.

Ha pasado un año, como digo, y todavía siento en el estómago el puñetazo que fueron algunos capítulos, la certeza de estar ante una obra audiovisual excelente y a la vez muy desagradable, en la que a veces cuesta resistir la tentación de usar el mando a distancia para escapar de tanto horror. Sus escenas bélicas no tienen nada que envidiar a las de ‘Banderas de nuestros padres’ o ‘Cartas desde Iwo Jima’, y al terrible enemigo apenas se le ve, pero siempre está presente.

Con ‘The Pacific’ descubrimos una nómina de estupendos actores a los que hemos seguido desde entonces. Al lánguido James Badge Dale, que protagoniza la injustamente suspendida ‘Rubicon’ pero que tiene pintas de estrella, a Jon Bernthal que luego veremos en ‘The Walking Dead’, a Joseph Mazzello, que se mezclará en ‘La red social’…

En definitiva, más que una serie se trata de una experiencia para la que no existe entrenamiento previo. Como la guerra. Aunque en este caso han tenido un año de aviso para preparar el cuerpo.

Sígueme en Twitter: @elcinehamuerto

Comparaciones odiosas

Hyde | 24 de junio de 2010 a las 9:51

Si lo peor que se le puede hacer a una nueva serie es etiquetarla con el odioso tópico de ‘la sucesora de Los Soprano’ -una utopía-, lo siguiente peor es nombrarla como ‘la nueva Entourage’. Eso mismo le ocurrió este año a ‘How to make it in America’, una serie menor, pero decente, de la HBO, que no ha sobrevivido a la comparación. Ni era el nuevo séquito, ni coser vaqueros se parece a hacer películas, ni Nueva York tiene nada que ver con Los Ángeles.

El pasado octubre, qué largo se nos ha hecho, comenzábamos los artículos semanales en las páginas de televisión de los periódicos del Grupo Joly con un texto dedicado a ‘Entourage’.La serie de Doug Ellin, sobre las andanzas de la joven estrella de Hollywood Vincent Chase, su grupo de tres amigos que lo escoltan y la carrera de su histriónico agente, el histórico Ari Gold de Jeremy Piven, estaba en el trono de la parrilla televisiva. Con capítulos de apenas 20 minutos, uno de sus productores, el actor Mark Walhberg -de hecho la trama está basada en su vida-, está pensando en llevarla a la gran pantalla. Este domingo se empieza a emitir su séptima temporada, una cifra a la que sólo llegan las grandes o los culebrones tipo ‘Anatomía de Grey’.

En este tiempo ha llegado ‘Treme’, la segunda mejor opción de la HBO, pero la corona de la tele se la ha arrebatado ‘Breaking Bad’. Muy difícil lo tendrán los muchachos de Chase, con su amigo E a la cabeza, para igualar lo que ha aportado este año la tercera entrega de la bajada a los infiernos del profesor Walter White, ‘aka’ Heisenberg. Apuesten por que Cranston volverá a llevarse los premios, por que se le unirán el joven pero talentoso Aaron Paul y, sobre todo, Giancarlo Esposito, un veterano secundario que ha creado el personaje de su vida, el estremecedor narcotraficante Gus, gerente de Los Pollos Hermanos.

Como decíamos al principio, lo peor que le puede ocurrir a cualquier obra nueva, a una estrella emergente, es que la comparen antes de tiempo con otra consolidada. Quizás es lo que le ha ocurrido a ‘Rubicon’, la nueva serie de la AMC que se preestrenó coincidiendo con la emisión del capítulo final de ‘Breaking Bad’. Oscuras conspiraciones que deberán ser descubiertas por el melancólico James Badge Dale, el protagonista de ‘The Pacific’. Te lo han puesto muy difícil, Jimmy.

Ánimos

Hyde | 27 de mayo de 2010 a las 10:15

No hay motivos para sentirse huérfanos, tras el final de ‘Lost’, en la que está siendo una de las mejores temporadas televisivas de la historia, si no la mejor. Hagamos un repaso rápido. Tenemos por un lado ‘Breaking Bad’ y ‘Treme’. La primera, obra maestra que puede mirar a la cara a los mismísimos Soprano; la segunda acaba de empezar, pero si sigue así, también marcará época. En diciembre dejamos otras dos series de altísimo nivel: ‘Sons of anarchy’, la banda de moteros del incorregible Kurt Sutter, y ‘Dexter’, con un final de temporada brutal y antológico, valiente y desgarrador. La desconocida, a este lado del Atlántico, ‘Friday Night Lights’, volvió a regalarnos un complejo abanico de emociones, un preciso cuadro de cómo es la vida, las ambiciones y fracasos en un pequeño pueblo cualquiera. Sin llegar a ese nivel, también tenemos la digna ‘Justified’, el US Marshall del siempre duro Timothy Olyphant.

En el terreno de las nuevas apariciones, han sorprendido la fresca ‘Glee’, con sus altibajos, y la estupenda ‘The Good Wife’. Sí, echa para atrás que sea otra de abogados, pero es mucho más que eso. ¿Y quién demonios querría ponerle los cuernos a Julianna Margulies? La miniserie ‘The Pacific’ nos ha llevado a la guerra con una brutalidad inusitada. No puede ser bonita. Y la BBC ha vuelto a dejar el listón altísimo con la última entrega de ‘Wallander’, tres minipelículas que nos reconcilian con Kenneth Branagh.

En el campo de la comedia, las veteranas ‘How I met your mother’ y, sobre todo, ‘The Big Bang Theory’, nos siguen ofreciendo momentos de gran hilaridad. Pero si hay una serie desternillante, original y genial, es ‘Modern Family’. Con Ed O’Neill de patriarca, y rodeado de un casting inmejorable, perfecto, ¿qué otra cosa se puede esperar?

Y por último, pero no menos importante, tenemos ‘Fringe’. La criatura del inquieto J.J. Abrams decepcionó a muchos en sus erráticos y titubeantes comienzos. Pero tienen que volver a darle una oportunidad. Ha madurado y se ha convertido en una de esas series que no hay que perderse. Es la heredera natural de ‘Expediente X’, a veces incluso mejor. La guerra entre los dos universos alternativos (¿les suena de algo?) está acercándose, y los vínculos de los tres principales protagonistas, ¿o son seis? cada vez son más complicados. John Noble vuelva a sentar cátedra como el loco doctor Bishop, y Anna Torv se ha consolidado como la heroína más bella de la tele.

Por si fuera poco, en junio vuelven ‘Entourage’ y ‘True Blood’. Permanezcan sintonizados.

Nada de pacífico

Hyde | 13 de mayo de 2010 a las 11:19

the pacific

‘The Pacific’ no es una miniserie. Es un tratado sobre los horrores de la guerra. Quienes esperábamos una versión asiática de la estupenda ‘Hermanos de Sangre’ seguimos en estado de shock cuando sólo queda un capítulo para el final. Spielberg y Hanks no sólo se han fundido el presupuesto de la HBO para este año, como se quejaba irónicamente David Simon por los recortes que ha sufrido su excepcional ‘Treme’, también están dispuestos a acabar con la moral del telespectador. ¿Quién dijo que la guerra puede tener un final feliz? Si en los primeros capítulos nos quejamos de que no había desarrollo de los personajes, ahora nos arrepentimos de que los guionistas se atrevieran a darles un poco de cuerda. Total, para pasarlos después a cuchillo sin misericordia…

Al terminar esta obra, el espectador tendrá la sensación de haber completado la campaña, de haber perdido a amigos que no llegó a conocer, de haber presenciado escenas de pesadilla, como los marines sacando a cuchillo los dientes de oro de los enemigos caídos, esa toma cenital que cierra el capítulo de Iwo Jima, un infierno que parece sacado del pincel de El Bosco, el cadáver del carismático capitán retirado del frente entre las lágrimas de los marines. No vemos su fin a manos de un francotirador, simplemente se lo cargan y se acabó. Es una de las claves de esta obra: como en la guerra real, casi nunca se ve al enemigo hasta que es demasiado tarde. ¿Y qué me dicen del ataque de nervios, del pánico del soldado veterano que parecía Clint Eastwood? Sin duda esta serie nos ha proporcionado momentos para la memoria, como ese regreso fúnebre de lo que queda del batallón al campamento.

Después de ‘The Pacific’, que no tiene nada de pacífica, cualquier director tendrá que pensárselo muy bien antes de rodar una película bélica. Hanks, Spielberg, Graham Yost, no han dejado un resquicio libre, ni un palmo de terreno sin conquistar en lo que se refiere a la violencia, física y mental, de la guerra. Aunque Spielberg no se arredra: acaba de anunciar una cinta sobre la Primera Guerra Mundial. Nos da pánico.

Poco entrenamiento

Hyde | 18 de marzo de 2010 a las 11:38

ThePacific-1“No sé por qué te empeñas en que veamos cada película y serie de guerra que sale nueva. ¡Con lo desagradable que es ésta!”. Mrs. Hyde me expresaba la otra noche su disgusto e incomprensión femenina ante el primer capítulo de ‘The Pacific’. Al contrario que su hermana mayor, ‘Hermanos de Sangre’, la nueva obra bélica de la HBO, Hanks y Spielberg, no da ninguna concesión. El piloto no nos lleva a los campos de entrenamiento de los marines, un recurso fácil y recurrente pero siempre enormemente atractivo. Desde ‘La chaqueta metálica’, hacerlo es casi obligatorio, una buena forma de introducir a los personajes centrales, sus orígenes y sus principales atributos. Sin embargo, ‘The Pacific’, nos mete de lleno en la batalla de Guadalcanal, tras unos minutos introductorios de arranque en los que hay que destacar la cena navideña de la familia italoamericana despidiendo a uno de sus hijos, el movido rancho en el interior de uno de los buques de transporte. A partir de ahí, no hay nada parecido al escenario europeo, donde todo podía resultar familiar a los soldados. Aquí se enfrentan desde el principio a la jungla, a un enemigo del que sólo se ven sus rastros: los cadáveres brutalmente torturados de unos compañeros, el verde de la selva moviéndose por el viento y haciendo infinidad de ruidos sospechosos.

De momento ‘The Pacific’ parece también una obra sobre Vietnam, una reflexión sobre la rápida degradación de la condición humana en la guerra, la crueldad, el miedo, el cambio irreversible que sufre quien ha visto el horror. Es tan realista que bien podría pasar por ‘Cartas desde Iwo Jima’ o ‘La delgada línea roja’, aunque todavía es pronto para hacer un análisis. Principamente nos ha sobrecogido. Ese amanecer con la playa y el rebalaje lleno de cadáveres, que nos recuerda un poco a ‘Salvar al Soldado Ryan’, ese japonés que se enfrenta sin armas a todo un pelotón estadounidense, una muerte que no resulta inútil: los marines descubren el terrible enemigo al que tendrán que enfrentarse a partir de ahora. De momento, el primer episodio de ‘The Pacific’ es como un desembarco para el ansioso espectador que lleva años aguardando esta serie. No importa lo que esperáramos: está claro que no estábamos preparados.

Regalitos del nuevo año

Hyde | 8 de enero de 2010 a las 13:13

http://www.youtube.com/watch?v=9ZDuVJQ7pDI&feature=related El tradicional parón navideño, que nos deja sin alpiste televisivo, nos obliga a echar la vista tanto hacia atrás como adelante, a revisar series que dejamos escapar en su momento y a esperar con impaciencia el inicio de las nuevas. Estos días, para escapar un poco de tanta yanquifilia, ha caído en nuestras manos una serie europea. Y no, no se trata otra vez de un producto de la exquisita BBC, sino de una serie italiana. Sí, lo han adivinado: estamos viendo Roma criminal. Canal Plus comenzó a emitir en noviembre la adaptación televisiva de la novela y película homónimas, producida por la privada Sky cinema. Narra el ascenso -de momento no hemos visto la caída- de la banda de la Magliana, un grupo de jóvenes rateros que logra hacerse con el control de los bajos fondos de la ciudad eterna. Una serie realista, a ratos brutal, con un magnífico casting y bastante entretenida para quienes añoramos un poquito de mafia desde el fin de Los Soprano. En cuanto a este año, siguiendo en Europa y con adaptaciones de novelas, aguardamos con ansiedad las tres nuevas entregas del inspector ‘Wallander’ de la BBC y de una de nuestras debilidades: Kenneth Branagh. Los primeros tres episodios fueron sencillamente magistrales. Si TVE quiere realmente emular a su homóloga británica, ya puede empezar a apostar fuerte por la ficción televisiva. Y que no sean telenovelas, señora.

Si cruzamos el charco, hay varios platos fuertes esperando en la nevera. Gracias a dios, el 2 de febrero por fin llega la última temporada de ‘Perdidos’. La criatura de J.J. Abrams, Lindelof y Lieber es fascinante, pero incluso las montañas rusas llegan a aburrir. Lost ha tenido muchos altibajos, si bien es cierto que ha hecho historia en televisión por su original trama, su uso del flashback y el misterioso mundo en el que mete al espectador. Nunca olvidaremos las emociones que nos regaló la isla. Pero todo debe llegar a su fin. ¡Y por todos los diablos, que la explicación a este lío sea creíble!

En marzo debe comenzar la tercera temporada de ‘Breaking Bad’. Ya hemos escrito alguna vez de esta joya de Vince Guilligan, que empezó como comedia ácida y que cada vez se pone más tenebrosa. Pero sigue igual de brillante y diferente. Su protagonista, Bryan Cranston, es un actor fabuloso, y ya le ha birlado los dos últimos Emmy a Jon Hamm y Michael C. Hall.

Pero si hay un estreno esperado, desde hace casi una década, es la miniserie gemela de ‘Hermanos de Sangre’. Spielberg y Tom Hanks se vuelven a juntar con la HBO para nos olvidemos de Normandía, las Ardenas y el Nido de las Águilas, y nos vayamos a Guadalcanal, Iwo Jima. Todo con un presupuesto espectacular de 150 millones de dólares que multiplicará el batacazo si la serie fracasa. Porque ‘El Pacífico’ tiene el listón altísimo.