Archivos para el tag ‘Wallander’

Un banquete de lujo

Hyde | 3 de febrero de 2011 a las 11:57

maggiesmith

Como un Chateau Margaux del 85, unas trufas blancas o un pata negra de Jabugo, hay series que uno reserva para momentos especiales. No sólo tienen que ser para celebraciones. También para animarse un día difícil. Con esa mentalidad, y tras leer numerosas críticas rendidas a sus pies, hace meses reservé en mi alacena audiovisual particular ‘Downton Abbey’, la última maravilla de la televisión británica.

A menudo somos injustos con la pérfida Albión, a la que dedicamos menos atención que a las factorías yanquis de la HBO, la AMC o SHO, cuando en los últimos años ha sacado creaciones geniales y de factura impecable, como el ‘Wallander’ de Kenneth Branagh, los antihéroes ‘Misfits’, el ‘Luther’ de Idris Elba (Stringer Bell en ‘The Wire’), los apocalípticos ‘Survivors’ o la versión del siglo XXI de Sherlock Holmes.

Pero por fantásticas que sean todas las series anteriores, ninguna llega a la altura de ‘Downton Abbey’, una versión coral, televisiva, de esas películas de época victoriana tardía que evocan el principio del fin del esplendor del imperio británico. Uno no puede evitar acordarse de ‘Lo que queda del día’, ‘Regreso a Howard’s End’ o incluso ‘Sentido y sensibilidad’ cuando ve el palacio del conde de Grantham, la tropa de mayordomos, ayudas de cámara, cocineras, ama de llaves, camareras, jardineros y chófer y las pequeñas intrigas de la distinguida familia Crawley, que debe afrontar el drama de ceder el condado y su patrimonio a un primo lejano porque no se engendró un heredero varón, sino tres hijas ahora en edad casadera.

Todo, desde la música de los créditos de inicio, el vestuario, la iluminación, la fotografía y, por supuesto, las interpretaciones, es de absoluto lujo. No hace falta visionar los siete capítulos para conocer al dedillo las preocupaciones, orígenes y ambiciones de cada uno de los personajes. Basta con unos pocos para cogerles cariño o fobia. Y en un reparto magnífico, sobresale, como siempre, la excepcional Maggie Smith, la gran dama del cine británico. Sólo tiene dos Oscar y otros 25 premios a lo largo de su carrera, así que se pueden figurar la entidad de una serie que se atreve a poner su nombre por orden alfabético en los créditos. Lady Smith merece otra estatuilla dorada por su papel de vieja aristócrata, matriarca y guardiana del honor de la familia Crawley, gruñona pero entrañable, como la recordamos en películas deliciosas como ‘Té con Mussolini’. La serie, que ya ha sido renovada para otra entrega, es mérito de Julian Fellowes, guionista de otro premiado filme del mismo estilo y época, ‘Gosford Park’. El único problema de la digestión de este banquete suntuoso es el peligro de sufrir una úlcera inmediata, fruto de la tremenda envidia y frustración que nos provoca cualquier comparación con productos de época similares en la televisión española.

Ánimos

Hyde | 27 de mayo de 2010 a las 10:15

No hay motivos para sentirse huérfanos, tras el final de ‘Lost’, en la que está siendo una de las mejores temporadas televisivas de la historia, si no la mejor. Hagamos un repaso rápido. Tenemos por un lado ‘Breaking Bad’ y ‘Treme’. La primera, obra maestra que puede mirar a la cara a los mismísimos Soprano; la segunda acaba de empezar, pero si sigue así, también marcará época. En diciembre dejamos otras dos series de altísimo nivel: ‘Sons of anarchy’, la banda de moteros del incorregible Kurt Sutter, y ‘Dexter’, con un final de temporada brutal y antológico, valiente y desgarrador. La desconocida, a este lado del Atlántico, ‘Friday Night Lights’, volvió a regalarnos un complejo abanico de emociones, un preciso cuadro de cómo es la vida, las ambiciones y fracasos en un pequeño pueblo cualquiera. Sin llegar a ese nivel, también tenemos la digna ‘Justified’, el US Marshall del siempre duro Timothy Olyphant.

En el terreno de las nuevas apariciones, han sorprendido la fresca ‘Glee’, con sus altibajos, y la estupenda ‘The Good Wife’. Sí, echa para atrás que sea otra de abogados, pero es mucho más que eso. ¿Y quién demonios querría ponerle los cuernos a Julianna Margulies? La miniserie ‘The Pacific’ nos ha llevado a la guerra con una brutalidad inusitada. No puede ser bonita. Y la BBC ha vuelto a dejar el listón altísimo con la última entrega de ‘Wallander’, tres minipelículas que nos reconcilian con Kenneth Branagh.

En el campo de la comedia, las veteranas ‘How I met your mother’ y, sobre todo, ‘The Big Bang Theory’, nos siguen ofreciendo momentos de gran hilaridad. Pero si hay una serie desternillante, original y genial, es ‘Modern Family’. Con Ed O’Neill de patriarca, y rodeado de un casting inmejorable, perfecto, ¿qué otra cosa se puede esperar?

Y por último, pero no menos importante, tenemos ‘Fringe’. La criatura del inquieto J.J. Abrams decepcionó a muchos en sus erráticos y titubeantes comienzos. Pero tienen que volver a darle una oportunidad. Ha madurado y se ha convertido en una de esas series que no hay que perderse. Es la heredera natural de ‘Expediente X’, a veces incluso mejor. La guerra entre los dos universos alternativos (¿les suena de algo?) está acercándose, y los vínculos de los tres principales protagonistas, ¿o son seis? cada vez son más complicados. John Noble vuelva a sentar cátedra como el loco doctor Bishop, y Anna Torv se ha consolidado como la heroína más bella de la tele.

Por si fuera poco, en junio vuelven ‘Entourage’ y ‘True Blood’. Permanezcan sintonizados.

La reina de enero

Hyde | 21 de enero de 2010 a las 12:22

http://www.youtube.com/watch?v=4AlFC9380o0 En este mes de transición entre series y espera de los platos fuertes de la televisión estadounidense que comienzan en febrero y marzo con ‘Lost’ y ‘Breaking Bad’, la BBC británica ha dado un puñetazo en la mesa y demostrado que tiene mucho que decir y con lo que competir al mismo nivel que cualquiera. En los últimos días, mientras en EEUU no se habla de otra cosa que la enorme metedura de pata de la NBC con Jay Leno y Conan O`Brien, en la cadena pública europea se ha estrenado el cuarto episodio (más que un episodio es una película, pues dura hora y media) de la excepcional miniserie dedicada al detective Wallander creado por el maestro de la novela negra sueco Henning Mankell. No es la primera adaptación de la saga pero sí la mejor. La calidad de la fotografía es sublime, y no se nos ocurre nadie mejor que un envejecido Kenneth Branagh para interpretar al curtido y sensible investigador. No para de ganar premios y será curioso ver su versión de Thor como director. Lo hemos dicho alguna que otra vez e insistimos: a pesar de sus múltiples pifias, de su alocada carrera en Hollywood, de cambiar a Emma Thompson por la insufrible Helena Bonham-Carter (¿por qué lo hiciste, Ken?), Branagh es uno de los niños bonitos de este blog. Le perdonamos casi todo, hasta las 4 horas de su Hamlet y que de vez en cuando se crea Olivier…

También ha vuelto a las pantallas, tras un largo parón a la espera de ver cómo evolucionaba la pandemia de la gripe A, ‘Supervivientes’. Es otra revisión de un clásico, en este caso el realizado en los 70 por Terry Nation. La serie cuenta el caos al que se enfrenta la pequeñísima minoría que ha sobrevivido a un virus de la gripe diseñado en laboratorio que ha aniquilado en cuestión de horas a la población. ¿Estimulante, verdad? En una decisión responsable pero con poca vista comercial, la cadena pública británica decidió posponer la segunda temporada para no contribuir a la alarma generalizada, a pesar de que obviamente se benefició en términos de audiencia cuando estalló la crisis sanitaria en el mundo real.

Dentro de la obsesión bretona por el apocalipsis, los zombies y las amenazas que llegan de los laboratorios y las grandes corporaciones, hace semanas se estrenó otra nueva versión de un clásico, ‘El día de los trífidos’. Pese al innegable gusto de la BBC, la pasta que se gasta en producción y casting (los dos episodios están protagonizados por Dougray Scott y Joely Richardson), y el indudable don de la oportunidad que tienen sus directivos (la nueva versión incide en el cambio climático), la verdad es que más que inspirar terror, los trífidos provocan la risa. ¿Unas plantas devoradoras de hombres que caminan lentamente y parecen monjes? Me da más miedo el aloe vera que tengo en la terraza.

El lado oscuro de los suecos

Hyde | 17 de enero de 2009 a las 20:37

No me extraña que haya tantos crímenes horrendos, o que al menos se escriba últimamente tanto bestseller sobre ellos, en la que creíamos modélica sociedad del Estado del bienestar. Es lo que ocurre cuando uno se pasa todo el día montando muebles de Ikea: afloran los peores instintos. La nueva versión del famoso investigador sueco,  Wallander, realizada por la BBC británica de nuestras envidias, cuenta con un protagonista de lujo: Kenneth Branagh.

Aquí lo queremos y criticamos por igual. Su trayectoria de niño prodigio del cine británico, de nuevo apóstol de Shakespeare, hasta convertirse en un muñeco comercial de Hollywood y acabar en la ahora redentora televisión es digna de estudio. El norirlandés nos regaló pequeñas joyas como ‘Los amigos de Peter’ (en la que compartía pantalla con un Hugh Laurie muy diferente, por cierto), ‘Mucho ruido y pocas nueces’ o ‘En lo más crudo del crudo invierno’. Pero después llegaron las superproducciones, la muy entretenida pero muy tramposa ‘Morir todavía’, la pretenciosa ‘Frankenstein’, nunca bien comprendida y demasiado cercana al ‘Drácula’ de Coppola, la infumable ‘Hamlet’… Nuestro admirado y fracasado Branagh se nos ha hecho viejo (tiene ya 48 años, pero aparenta más) y por eso encarna perfectamente al detective creado por Mankell. La serie, más bien la sucesión de minipelículas, está grabada con sobriedad, con distancia, con calidad, con frío. Como si fuera sueca. Buena, buena televisión.