Archivos para el tag ‘Walton Coggins’

Hasta el año que viene

Hyde | 12 de mayo de 2011 a las 10:48

Al filo de la navaja de la cancelación durante casi todo el año por sus serios problemas de audiencia, pese a su indudable éxito de marca, ruido mediático y la fogosidad de sus fans, trabajar como guionista de ‘Fringe’ ha debido de ser especialmente estresante esta tercera temporada. Lanzada como heredera de ‘Expediente X’ por la misma cadena (Fox) y contando con el pequeño rey Midas de la tele, J.J. Abrams, entre sus productores, ‘Fringe’ nunca se recuperó en los ratings de su errático lanzamiento. Sus creadores no tuvieron claro si se trataba de una serie de un monstruo por día o si primarían la trama de fondo, dotando a Fringe de un argumento lineal. Para cuando se decidieron por la segunda opción ya habían perdido a gran parte de los espectadores. Los afortunados que permanecieron fieles a la cita semanal con Olivia Dunham y los Bishops, uno de los mejores tríos de la televisión reciente (¿o son un sexteto?) fuimos recompensados más adelante.

En ‘Fringe’ puede pasar cualquier cosa y todas se pueden explicar, en teoría, con razonamientos pseudocientíficos. Para ello tenemos en su laboratorio de Harvard al viejo chiflado Walter Bishop, una creación memorable de ese actorazo llamado John Noble. Así que sin darnos cuenta, esta temporada nos metimos en algo tan extravagante como una guerra de universos paralelos. Como lo leen. Lejos de chirriar, la cosa funcionaba, hasta que a los guionistas, quizá agobiados ante la posibilidad de quedarse sin trabajo el próximo año (cosa que finalmente no ha pasado), empezaron a convertirse ellos mismos en un caso digno de la división ‘Fringe’ del FBI. Sin ánimo de espoilers, digamos que la pobre Anna Torv merece lo que le paguen y más.

También se ha despedido estas últimas semanas, hasta el año que viene, ‘Justified’, de FX, cadena filial de la FOX Lo ha hecho por la puerta grande. La segunda entrega de las desventuras del US marshal Raylan Givens ha sido sensacional, principalmente por la fuerza magnética de sus rivales de este año, el clan de los Bennets, liderados por Margo Martindale, cuya Mags pasará a la antología de grandes ‘malos’ de la historia de la televisión. La clave de esta magnífica temporada, que la ha colocado entre las mejores series que se pueden ver ahora mismo, es el mayor peso del casting femenino (me encanta este artículo del LAtimes) y, sin duda, esa presencia imponente, robaplanos, de Walton Coggins. Y el protagonista y productor, Timothy Olyphant, ha logrado aprovechar al máximo esa cara de palo y esa fiera mirada que Dios le ha dado para encadilarnos con el personaje.

Más polis que series

Hyde | 24 de febrero de 2011 a las 9:17

*Apr 07 - 00:03*

Si hay una temática explotada en la televisión son las series de policías. Eso no es obstáculo para que cada año la parrilla se llene de ellas, en una pelea a tiros por la audiencia de la que sobreviven muy pocas. Y no, no pienso hablarles hoy de la franquicia CSI, la churrería de forenses de Bruckheimer que hace bastantes años nos empachó. Seguramente el día que sufrimos la indigestión fue el mismo que empezamos a ver la obra maestra policiaca de la década, ‘The Shield’. Se pueden contar con una mano las series mejores que ‘Al margen de la ley’ (su ‘traducción’ española), que pese a lo trillado del género fue revolucionaria por su perfecta mezcla de realismo, acción y drama grabados cámara al hombro, con un grupo de personajes redondos, de esos que no sabemos si son buenos, malos o regulares. Los polis del ficticio distrito angelino de Farmington podían ser corruptos, ambiciosos, amorales, justicieros, preocupados padres de familia, héroes o todo eso a la vez. Pero cuando terminaba un episodio el espectador tenía la sensación de haberse metido con ellos hasta la cintura en las cloacas de la miseria humana.

Su creador, Shawn Ryan, no ha tenido la suerte de su discípulo y guionista Kurt Sutter (‘Sons of Anarchy’). Hace poco le cancelaron la aplaudida ‘Terriers’ y estos días su nueva criatura policial, ‘The Chicago Code’, no está teniendo la acogida esperada. Es un poco chocante ver a Jennifer Beals, que se conserva sin arrugas pese a que han pasado casi 30 años desde ‘Flashdance’ como dura comisaria jefe embarcada en una guerra contra la corrupción. También al joven Matt Lauria, quien en nuestro subconsciente acaba de salir del instituto de Dillon de ‘Friday Night Lights’, como detective. Pero sí que nos está convenciendo la interpretación de Jason Clarke como protagonista. Otra cosa es la historia central. Le daremos unos episodios más de crédito por tratarse de Ryan, pero de momento es una serie de polis como cualquier otra, y no esperábamos eso. ‘Blue Bloods’, la serie sobre una saga familiar de policías neoyorquinos, los Reagan, es otro tópico andante, empezando por los créditos de inicio más insulsos de los últimos años. De acuerdo, salen Tom Selleck y Donnie Walhberg, el hermano feucho pero talentoso de Mark, aunque de momento no es suficiente. Estos días también ha vuelto una de las sorpresas de la temporada pasada, ‘Justified’. Seguimos con el peculiar US marshal Raylan Givens en el condado de Harlan, en pleno corazón ‘redneck’ de Kentucky. Solo por las calmadas pero estremecedoras charlas con las que Timothy Olyphant reduce a los delincuentes (el tío los tiene de acero) merece la pena esta serie. También por las apariciones de Walton Coggins, el pérfido Shane de ‘The Shield’ y de Natalie Zea. Más que policiaca, es un western.

Pero si hay una serie que este año empieza a ganarse el respeto de los seguidores de ‘The Shield’ es ‘Southland’. No lo ha tenido fácil esta cruda obra coral, en la que seguimos a patrulleros y detectives por Los Ángeles, esa ciudad infernal que rodea Hollywood llena de pandilleros, narcotraficantes y todo tipo de escoria. Con problemas de audiencia, en su tercer año han dado con la clave. Y han usado un truco que siempre funciona para ganarse el respeto: se han cargado a uno de los protagonistas.

Desenfunda otra vez

Hyde | 4 de abril de 2010 a las 10:59

timothyNo se puede quejar, pero tampoco es que el actor hawaiano Timothy Olyphant haya tenido mucha suerte. Tuvo que lidiar con un personaje insuperable en el ‘Deadwood’ que supuestamente protagonizaba. El antológico tabernero Al Swearengen que interpretaba Ian Mcshane le robaba hasta la ropa interior a su atormentado y violento sheriff Bullock. Luego se pasó, con más pena que gloria, a la gran pantalla. Vale, hizo de ‘hacker’ malo malísimo en la última edición de ‘La jungla de cristal’, pero después cometió el pecado de encarnar a un videojuego en ‘Hitman’. Y además calvo. Así que desandó el camino y, a la espera de mejores oportunidades, se volvió a la tele. Primero como secundario en la prescindible segunda temporada de ‘Damages’. Tampoco lo tuvo fácil, porque si algo distingue a esa serie es su impresionante nómina de artistas invitados. Ese año bregó con William Hurt, Marcia Gay Harden, y John Doman, entre otros, y no se distinguió especialmente.

Ahora ha vuelto a un papel protagonista, y pinta bien. Parecido a ‘Deadwood’, pero en la era actual, y con otro rival difícil, Walton Coggins, el inquietante Shane Vendrell de la añorada ‘The shield’. Olyphant encarna a un duro agente de la Justicia que, tras cargarse a lo vaquero a un mafioso en Miami, es enviado a Kentucky, su paleto estado natal. Allí se las verá con viejos conocidos de la niñez, algunos convertidos en supremacistas blancos, y nos irá demostrando que no saca el arma si no es para matar. ‘Justified’ está basada en la obra del veterano y prolífico novelista de 84 años Elmore Leonard, que de momento, como la crítica, está bastante satisfecho con los dos primeros capítulos, y ha sido adaptada por el curtido guionista Graham Yost. Es otra serie más de polis pero a priori con ciertos elementos originales, como el ambiente rural y casi sureño de Kentucky y el carácter oscuro del personaje de Olyphant, que le viene como anillo al dedo.