Otra ocasión perdida para dar ejemplo

Javier Gómez | 8 de abril de 2009 a las 17:24

El Tribunal Supremo, últimamente tan benevolente con los jueces malagueños que delinquen, ha confirmado lo que se temía: el juez de Urquía no será condenado a prisión por aceptar sobornos de Juan Antonio Roca en Marbella. El alto tribunal, que ya anuló la condena del TSJA por prevaricación (entiende que el juez cobró del cerebro de Malaya pero no cometió actos injustos por ello), ha pegado otro recorte a la severidad que se supone que el sistema debería aplicar a quienes tienen el sagrado deber de impartir justicia y se aprovechan de ello. Así que visto que el juez de Urquía ha sido condenado a multa (casi lo que cobró) y 21 meses de inhabilitación de los que ya habrá cumplido una buena parte, dentro de poco lo tenemos dictando sentencias.

Los comentarios están cerrados.