El falso parque y los árboles que talarás mañana

Javier Gómez | 18 de agosto de 2009 a las 10:54

Tiene razón el Ayuntamiento cuando alega que conserva el parque Guadalmedina tal cual se lo entregó el Gobierno central. Es lo que tienen los eriales, que son muy fáciles de mantener. Basta con no hacer nada. Pero no carguemos las tintas sobre el Consistorio, que no se distingue por su faceta verde. Ni sobre la Junta, que promete parque aquí y allá -cinturón verde hace doce años, ahora Arraijanal- para que luego se le olviden. Es el Ministerio de Medio Ambiente el que, además de aclararse con las casas de El Palo y los chiringuitos, le debe a esta ciudad un parque forestal, es decir, con árboles. Del último han pasado sesenta años y la chapuza que hay junto al Limonero no se puede considerar tal.

Con lo puntilloso que es el alcalde, Francisco de la Torre, con el resto de las administraciones, sorprende que el Consistorio recepcionara sin pega semejante fiasco. Bueno, no sorprende tanto: se trataba de un Gobierno del PP y no del PSOE. Además, visto lo ocurrido en Ronda, en Torremolinos y en Pedregalejo, donde las instituciones talan sin reparo los mismos pinos que ellas repoblaron, quizás lo más sensato sea hacer un parque sin árboles. Así dará menos reparo cruzarlo con carreteras y urbanizaciones en el futuro.

Hay ecologistas que han solicitado otro plan ZP dedicado a los montes y no a renovar improductivas aceras. Además de prevenir incendios y riadas, se crea empleo, zonas de ocio y pulmones que absorben el CO2. Pero un árbol tarda décadas en crecer, demasiado para sacarle rentabilidad electoral. A pesar de ello, cada cuatro años los partidos nos prometen plantar millones de ejemplares, la leyenda clásica según la cual una ardilla podía recorrer la península de copa en copa sin tocar el suelo. Por el bien de la ardilla espero que no visite Málaga. Le daría una depresión.

  • JDRS

    Rogaria que no se denominase parque a un intento fallido de reforestación. Un parque es algo mas que plantar 200 pinos.