A la contra

Javier Gómez | 9 de enero de 2010 a las 14:38

El jueves intenté publicar el artículo del día pero los duendes informáticos no me dejaron. Quizás esperaban a la entrevista de hoy en LV: Andoni Canela, fotógrafo de National Geographic, nos cuenta sus encuentros con linces copulando en la oscuridad, ballenas grises en la Baja California, un zorro ártico en la bahía helada del Hudson… Qué maravilla (y qué envidia). Ahí va el post pendiente:

La mejor página diaria de la prensa española no se escribe en Madrid, sino en Barcelona. La Contra de La Vanguardia siempre nos regala algo, nos sorprende, nos hace reír, llorar o ambas cosas a la vez, nos convence, nos ilustra y nos obliga a reflexionar. Ningún otro periódico nacional –mira que lo han intentando– ha conseguido dar con la receta mágica de esa página que siempre se acaba con la sensación de que nos ha hecho mejores. Se la reparten tres experimentados periodistas, Víctor-M. Amela, Ima Sanchís y Lluis Amiguet, un trío que parece competir por encontrar personajes cada vez más interesantes, conocidos o no, a los que hacerles preguntas cada vez más cortas pero cada vez más certeras. Porque el protagonismo de una entrevista siempre lo debe tener el entrevistado, al contrario de lo que piensa más de uno.

Hace unos días, Amela nos descubría a Eduard Biosca, un actor, autor humorista y humanista, que se presentaba como “optimista global”, un estado de ánimo sobre el que incluso ha escrito un libro. A juicio de Biosca es muy cómodo ser pesimista, mientras que el optimista tiene muy mala prensa, porque parece un ingenuo: “Al pesimista le ven con aura intelectual, crítico, y al optimista con halo de bobo. Y ya estoy harto. El pesimista no es el que sabe ver los problemas, ¡es sólo el que no sabe ver las soluciones a los problemas!”. La tesis del entrevistado, avalada con datos, es que aunque muchas cosas no van bien, el ser humano no cesa de mejorar.

Confieso que a menudo este artículo destila pesimismo. Es lo que ocurre cuando trabajas en un periódico de Málaga: o te haces crítico o una lobotomía. Pero aunque nuestra obligación es señalar lo que está mal y no dedicarnos a aplaudir lo que funciona, aunque en numerosas ocasiones y ante ciertos comportamientos de nuestros dirigentes nos den ganas de emigrar, hay que reconocer que hemos mejorado con respecto a los últimos años. Pero el balance podría haber sido mejor. Debemos ser optimistas, pero exigentes. Y en los periódicos, incluso puñeteros.

  • Pep

    Amic Gómez,te felicito por tu dardo informativo.Creo que has dado plenamente en la diana, en cuanto a la idoneidad y frescura de “La Contra”.

    Andamos un poco renqueantes y hastiados de tanto dardo envenenado un día si y otro también.

    Gracias,un abrazo.Bona nit.