Política fast food

Javier Gómez | 31 de enero de 2010 a las 10:12

No he podido evitar pegar en el post esta canción, la versión de los Counting Crows y la original de Joni Mitchell de los 70. Tristemente, la realidad cada vez se parece más a su letra. Seguro que dentro de poco tendremos museos de árboles donde antes estaba el bosque.

http://www.youtube.com/watch?v=tvtJPs8IDgU

http://www.youtube.com/watch?v=ZgMEPk6fvpg

 Casi en la puerta de casa, en un terreno donde antes había un campo deportivo abandonado y unos cuantos arbolitos y arbustos medio secos, junto a los que los vecinos dejaban los coches, el Ayuntamiento de Málaga ha pavimentado el solar y lo ha convertido en aparcamiento en superficie. Todos los vecinos (todos no, uno aún se resiste al invasor del asfalto) están encantados. El responsable es el mismo equipo de gobierno que en Pedregalejo permitió la barbaridad de talar decenas, cientos de pinos que escolares habían plantado años atrás con dinero municipal, para construir los viales de una nueva urbanización. La baronesa Thyssen no ha debido de enterarse.

En Rincón de la Victoria, el Consistorio, en este caso socialista, acordó con la Delegación de Educación de la Juntaderribar el viejo colegio de La Cala del Moral, en el centro de este encantador pueblo antiguamente pesquero. ¿Creen que allí han construido un parque, una zona de juegos y ocio para niños y mayores en un pueblo que obviamente lo necesita? No. Al lado levantaron un enorme hotel y el Ayuntamiento, quizás agradecido por las contrataciones de personal, echó asfalto donde antiguamente se enseñaba. Y ahí tenemos un gran aparcamiento en superficie, y gratis, para que lo disfruten los automóviles. A los vecinos también se les supone contentísimos, porque nadie ha protestado. A servidor le revuelve el estómago.

En La Cala del Moral, como en Rincón, sobran niños a juicio de los lumbreras planificadores del Ayuntamiento y de la Junta. También aulas prefabricadas en sus abarrotados colegios. Pero los coches tienen su espacio preferente.

En Ronda, el alcalde neosocialista Marín Lara anunció hace poco el destino de los 6 millones de euros de los planes E y Proteja. Un buen pellizco, 600.000 euros, se ha destinado a derribar el viejo cuartel de La Concepción, que Defensa ha cedido al Consistorio, una vieja aspiración de la ciudad del Tajo. En su lugar se construirá otro aparcamiento en superficie, proyecto estrella del Consistorio para este año.

Los tres ejemplos seguro que no son los únicos en la Costa del Sol. Como una plaga, se extiende la falta de imaginación de los políticos, la demagogia barata de unos líderes que se han olvidado de liderar, que gobiernan a golpe de encuesta y de titular. Pero que no se paran a pensar en el futuro de sus municipios, ni en lo que es más conveniente. Sólo en lo que contentará de forma inmediata a los vecinos. Un fast food de la política. Pero esa alegría dura poco.

Etiquetas:

  • Jose Maria Hidalgo

    En Torre de Benagalbón han gastado un dineral transformando el parque de bomberos en la nueva “sede” de la policia local.

    Ahora los bomberos se ven relegados. Imagino que algun tipo de confrontación municipal habrá habido para hacerse con dicho espacio y marginar al consorcio de bomberos, mientras tanto, nuestros hijos acuden a aulas prefabricadas a pie de playa en pleno temporal de viento y lluvia… y sin vistas a que se cubra esa necesidad REAL de nuevos colegios DECENTES y con equipamientos conforme a la legislación.

    ¿Cuales son las prioridades de nuestra sociedad? Sin duda, las administraciones y nuestros políticos han perdido el norte.

  • Tienda Fitness

    No son los únicos ejemplos, en Málaga está por todas partes.