Locomotoras en el puerto

Javier Gómez | 6 de mayo de 2010 a las 8:32

La locomotora que se hundió con el Thistlegorm, en el Mar RojoLa web de Cushman&Wakefield, consultora inmobiliaria que comercializa el muelle uno del plan del puerto, nos recuerda que es un gran multinacional del sector, con un siglo de historia y más de 15.000 empleados en 59 países. También nos pone en nuestro sitio. En su portada destaca su “producto estrella”. No, no es el puerto de Málaga. Es el centro comercial Diagonal Mar de Barcelona. Así que hay que pinchar en el listado de otras propiedades ofertadas. Allí nos encontramos con el centro comercial y de ocio Puerto Venecia de Zaragoza, el complejo más grande a desarrollar en Europa. También el Parque Miramar de Fuengirola, el As Cancelas de Santiago de Compostela, el Espacio Buenavista de Oviedo, el Sant Boi y el Llobregat Centre barceloneses y, en el penúltimo puesto de la lista, el Muelle Uno Sea Shopping de Málaga, barato nombre en que se resumen tres décadas de debate para transformar la mejor zona de la ciudad. Las empresas no entienden de lugares emblemáticos, de aspiraciones ciudadanas, de sueños. Simplemente se limitan a venderlos, como hace Disney, dirigida por un montón de tipos que se parecen más a la bruja que a Blancanieves.

Al final del día lo que importa es la cuenta de resultados, y así el muelle de la Farola se ha visto reducido a un frío número, los metros cuadrados de uso comercial. Uno pensaba que íbamos a hablar de cruceros, no de locomotoras. Para el portavoz de la empresa concesionaria, el supermercado Carrefour es la locomotora sine qua non que hace rentable la operación. Lo podía haber dicho antes y nos habríamos ahorrado el enésimo descarrilamiento del plan del puerto. Da igual que en su web Marinas de la Farola prometa “comercios de prestigio”, de que se haya insinuado la llegada de la Fnac, porque nos han dado gato por liebre con este cambio de una multinacional francesa por otra. Si hace una década no se consideraba digno un multicine para esos muelles, ¿cómo puede serlo una hilera de carritos llenos de cebollas, patatas y pimientos?

En este asunto, diría que María Gámez se ha marcado su primer tanto, al mostrarse en contra de un supermercado que “rebaja el listón”. De la Torre, mientras, sigue buscando su criterio y la Autoridad Portuaria, su autoridad.

  • María Gámez

    Efectivamente, Javier, estamos ante un proyecto de puerto nuevo de primera categoria. Pretendemos que sea una entrada de cruceristas de alta calidad, y a ese marchamo no debemos renunciar. No olvidemos que al otro lado hay una inversión de 28 millones, en el Palmeral de las Sorpresas, de la Junta de Andalucia, que quedaría desmerecida con ofertas comerciales como esa. Ya hemos tenido la experiencia de degradar Puerto Banús, ahora no nos equivoquemos en la capital.
    María Gámez
    Un saludo