Archivos para el tag ‘Eduard Punset’

El cerebro del ‘homo politicus’

Javier Gómez | 8 de abril de 2010 a las 8:37

NO querer cambiar de opinión, a pesar de disponer de los requisitos mentales para hacerlo, tiene que ver con algunos de los grandes descubrimientos neurológicos recientes. Estamos apuntando al poder avasallador de las convicciones propias, frente a la percepción real de los sentidos. Muchas personas toman decisiones no en función de lo que ven, de lo que consideran bueno o malo, sino en función de lo que creen. Los cerebros muy evolucionados pueden cambiar de opinión. Los monos lo hacen y los humanos también pueden, pero odian tener que hacerlo.

Hay zonas activas de la neocorteza cerebral que, literalmente, se bloquean cuando se recibe información disonante, es decir, información que atenta contra las convicciones.

Gracias a la neurología, ahora hemos descubierto que el cerebro utiliza gran parte de su energía para elucubrar, simplemente para predecir, inventar e imaginar, configurando divisiones entre “ellos” y “nosotros”. La pregunta ahora consiste en descifrar si podemos controlar esa manía cerebral y evitar respuestas irracionales e injustas hacia los demás.

El último y excelente libro de Eduard Punset, El viaje al poder de la mente (Destino), esconde un manual político de referencia. Quizás sin pretenderlo, el sabio sienta las bases científicas del alejamiento entre la clase política y la ciudadanía. Sus argumentos son además la única explicación posible a tanto insulto a la inteligencia que reciben a diario nuestros oídos. Si muchas veces ha sido el PSOE, estos días los lanza el PP. Casi tan escandalosa como Gürtel es la reacción de la dirección del PP, el silencio cómplice de Rajoy. Aunque mejor calladito que decir las barbaridades que dijo Arenas.

Entre uno y otro nos han suministrado ingente información sobre el tipo de gobernante que llevan dentro. Aunque no está claro si el cerebro de muchos querrá procesarla. Habrá que concluir que el homo politicus no evoluciona. Y el que no evoluciona, desaparece.

¿Bajo qué felpudo metemos a los niños?

Javier Gómez | 25 de junio de 2009 a las 18:55

El martes, la noticia de que un niño de 7 años había sido expulsado de un colegio por pegar y escupir a su profesora escandalizaba a algunas conciencias bienpensantes. No podían creer que no hubiera forma de dominar al renacuajo, con un largo historial de conflictos con profesores y compañeros. El miércoles, condena de nueve meses de cárcel para la madre que echó de casa a su hijo de 15 años para darle un escarmiento.

En los últimos años, los castigos también han sucumbido a la tiranía de lo políticamente correcto. Si una madre da un cachete a su hijo, al calabozo con ella, luego vendrá el indulto del Consejo de Ministros porque no hay quien cuide al indomable chaval. Si un menor hace imposible la vida a sus compañeros, si bloquea su educación, lo que se cuestiona es su expulsión, y no por qué no se hizo antes.

Nuestro modelo educativo y de protección de menores se ha acabado convirtiendo en un gran felpudo feliz bajo el que se barren los elementos indeseables. No sabemos muy bien qué hacer con ellos, pero tampoco queremos verlos. Y si a lo anterior le añadimos un sistema judicial que hace aguas, que multa a jueces corruptos mientras las madres reciben condenas de cárcel por hacer, peor o mejor, su papel, nos enfrentamos al disparate.

En su estupendo blog, Eduard Punset arremete contra las actuales políticas sociales y subraya la importancia de la educación en familia de los menores de 6 años. El cariño de madre y padre determinará el tipo de personas en que se convertirán esos niños. Sin embargo, en España lo hemos apostado todo a las guarderías y aulas matinales. Se deja al niño en el colegio a las siete de la mañana y se le recoge doce horas después, esperando que los profesores nos lo hayan educado bien. Mientras, en los países nórdicos emplean el dinero público en que madres y padres pasen más horas con sus hijos y menos en el trabajo. Y no al revés. En unas décadas comparamos.

Etiquetas: